¿De qué me sirven tu RC y Sostenibilidad si me dejas la calle llena de mierda?

Las fotografías que ilustran esta entrada se repiten cada tarde en alguna acera de mi barrio desde hace un par de semanas. Me hubiese gustado cursar una denuncia formal y efectiva ante la Administración competente, pero la policía municipal no interviene si no estoy delante en el momento en el que se producen los hechos y el documento que voy a presentar por registro se tramitará cuando ya no queden rastros de la fechoría. Así que soltaré el vómito por aquí de modo que pueda dormir tranquilo y, por lo menos, quede constancia en algún sitio de otra de las muchas prácticas de greenwashing, en este caso directamente bluewashing, que podemos documentar. Ustedes me disculpen.

rc y sostenibilidad de telefónica: residuos en tu acera

Hace unas días Telefónica de España S.A.U. notificó a la comunidad de vecinos que procedería a la instalación y reparación de cables y equipos de distribución de telecomunicaciones. De unos días a esta parte operarios de alguna subcontrata de la compañía se dejan ver con la escalera apoyada en las fachadas del barrio haciendo sus labores. Los restos que quedan aparecen desparramados por el suelo como muestra la imagen: restos de goma, varillas metálicas, bolsas con bridas, esa pelusa amarilla…

Todo una muestra de sensibilidad social y ambiental:

  • Esta compañía líder en innovación que se descuelga con perlas “Europa necesita urgentemente una llamada de atención en materia digital” se olvida que sin una buena gestión en lo analógico lo digital anda en riesgo: si para llevar Internet a mi barrio dejan la calle llena de mierda, no quiero pensar qué hacen para llevar los servicios de telecomunicaciones a lugares recónditos del planeta donde no les ve nadie.
  • Está muy bien identificar que las personas con discapacidad y su entorno suponen un mercado de 5,8 billones de euros, supongo que parte de esta cifra de negocio vendrá de las roturas de crisma de los invidentes que tropiecen con los restos de cables ¿es necesario sembrar de obstáculos las ya de por sí difícilmente transitables calles de la ciudad para llevar la banda ancha a los que pueden pagarla?
  • Para con la infancia tres cuartos de lo mismo, que los niños se queden jugando en su casa con el tablet, no sea que corriendo despreocupadamente por la calle se enreden los pies con esas asquerosas fibras amarillas y se dejen un piño en el bordillo. O les dé por meter la cabeza en una de esas bolsas de plástico, se hagan un torniquete con una brida o a saber qué trastada se les pueda ocurrir con el surtido de nuevos elementos abandonados al azar.
  • Eficiencia energética: transportamos bridas “de sobra” y las dejamos tiradas en la calle, que la tormenta de la tarde las arrastre a la alcantarilla o que el barrendero las lleve a vertedero a la mañana siguiente. Dentro de un par de años volvemos a reparar los cables descolgados y listo. Muy eficiente: smart city sostenible se llama.
  • Educación y sanidad: echar balones fuera contratando personal al que ni se le forma ni se le informa. Mano de obra barata que ni conoce ni entiende que existe una normativa que cumplir. No entro en cuestiones de seguridad y salud en el trabajo, pero a la vista de las evidencias en orden y limpieza también se suspende. Y, sobre todo, dar ejemplo. La tendencia es digital: quédate en casa consumiendo banda ancha y no mires por la venta, no sea que te pase algo.
  • Stakeholder engagement: esto sí que lo han hecho bien, que el Ayuntamiento esté recogiéndoles gratis los residuos a cuenta de la tasa de basuras que religiosamente pagamos todos los vecinos tiene mérito. Como es una experiencia abierta y segura para todos, voy a ver si encuentro en su web el secreto y lo comparto con mis clientes, que estarán encantados de ahorrarse una pasta en gestión de residuos.
  • Sostenibilidad: Juntos podemos impulsar un Internet más green, pero estaría bien que el responsable de hacer posible ese Internet verde tuviese el detalle de, al menos, gestionar los residuos que genera la instalación del cableado: si en lo que puedo ver evidencio una patética gestión de gestión de residuos ¿cómo me voy a creer una palabra de las declaraciones corporativas sobre emisiones de efecto invernadero? A ver si la asociación ecologista que nos hemos buscado de compinche nos recuerda aquello de piensa globalmente y actua localmente, que falta nos hace.
  • Pero todo tiene su lado bueno, con lo que se ahorra esta gente en gestión de residuos (o con lo que pagamos de tasa de basura los madrileños, según se mire) se llevan a los diabéticos a subir el Everest. Eso está muy bien, ya que pasear por el barrio entre tanta basura resulta incómodo, pues que puedan hacer ejercicio en alguna parte.

Lo dicho, no soy cliente de Telefónica y cada vez encuentro más motivos para seguir así: ahora me dan unas cuantas razones para pensar que su política de responsabilidad corporativa y sostenibilidad es una tomadura de pelo con la que se ríen de clientes, inversores y otras partes interesadas si las hubiera o hubiese.

rc y sostenibilidad de telefónica sus residuos en tu acera

Sí, el post es un poco melodramático, pero es lo que toca, hoy no me apetece chuparme el dedo. Por cierto que si pasan por tu barrio haciendo lo mismo y tienes un ratillo para esperar a los municipales al final del turno de los operarios que abandonan los restos de cable llama al 092, a ver si conseguimos que Telefónica haga realidad su política corporativa y se ocupe de su basura (al menos en el sentido más literal de la expresión).

 

4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *