Uno de los principios preventivos básicos a considerar en la gestión industrial habla de eliminar los productos peligrosos o, cuando esto no sea posible, tratar de sustituirlos por otros menos peligrosos. No es una tarea fácil: cambiar un producto del que sabemos por experiencia qué resultado obtenemos siempre es un riesgo. Pero merece la pena…