Más contento que un profesor con maletín nuevo.

portadocumentos nuevo

Tengo maletín nuevo. Después de 15 años de servicio, mi viejo maletín necesitaba un sustituto. Y ya ha llegado. Se trata de una obra de arte de Natalia Miguel. Un maletín artesano hecho a capricho: grande, con muchos compartimentos, con espacio para tarjetas y para bolígrafos y cremalleras y un asa fuerte y una cinta para colgarlo del hombro y, y, y,… y así de bonito ha quedado.

portadocumentos

La decisión no fue del todo fácil. El mercado ofrece muchas alternativas y materiales. Quizá me podría haber decantado por una cartera de plástico reciclado de redes de pesca abandonadas. Pero me gustaba la idea del maletín de cuero: la experiencia me ha demostrado que es un material resistente y duradero para el tipo de uso al que lo voy a dedicar. Y tiene ese punto elegante pero informal que lo hace todo terreno. Hay maletas portadocumentos que quedan muy bien cuando se va de traje a visitar una empresa, pero imponen demasiado como para llevarlas a una actividad de educación ambiental.

portadocumentos_correa

Podría haberme decantado por una de las muchas ofertas que hay en internet de productos similares a un precio mucho más competitivo. Cientos de bolsos del mismo modelo puestos a la venta en un portales que dicen comprar a familias que los hacen a mano en la India. Si por poco más de 60 de euros una empresa internacional te hace llegar el bolso a casa ¿Cuánto le queda al ganadero que crió la vaca? ¿y a la familia que curte el cuero? ¿a la persona que lo cose? Quizá podría haberme ahorrado un pico, generando pobreza en otras partes del mundo y causando un montón de emisiones de efecto invernadero en el transporte de materiales de una parte para otra. Esta vez me lo pensé mejor, a pesar de que no estoy libre de pecado.

portadocumentos_cremalleras

Mi nuevo maletín está totalmente cosido mano, -y me consta que con mucha paciencia por una persona adulta, experimentada y en edad de trabajar-, lo que supone un ahorro energético frente a otras opciones industriales. Y un acabado mucho más preciso, al poder tensar cada puntada adaptándose a las irregularidades del cuero. Pero requiere más tiempo, dedicación y trabajo duro para conseguir el resultado final.

portadocumentos_tarjetas

El cuero es ternera engrasada de curtido vegetal de Villaramiel, Palencia. La materia no ha tenido que hacer un largo recorrido hasta llegar al lugar donde se ha manufacturado el producto. El curtido vegetal también es más caro que un procesado industrial, pero el cuero dura mucho más y la ausencia del cromo que se emplea en el curtido mineral reduce significativamente el impacto ambiental.

Sí, podría haber sido más barato, pero si demando paisajes tradicionales, quiero que exista una población rural que los cuide, me preocupa reducir las emisiones de efecto invernadero de los productos que compro, exijo condiciones laborales justas… tengo que pensar que merece la pena invertir en un producto que voy a amortizar y contribuye a hacer el mundo un lugar mejor. Y si añadimos que esta opción ha puesto en mis manos un producto único y exclusivo… eso no está pagado.

Os dejo con la magia de Natalia (y Rubén, gracias por las fotos) que hacen cosas tan chulas como estas:

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *