Categorías
Ocio

King Kong 2005: visite Nueva York.

Cuando salí del cine después de ver la versión de 2005 de King Kong, me prometí a mi mismo que tenía que luchar contra el bombardeo subliminal que había recibido. Pero acabé sucumbiendo y, a pesar de un esfuerzo activo por reprimir el impulso, tiempo después acabé visitando la ciudad de los rascacielos.

Porque esa es la triste realidad sobre esta «película»: no es más que un experimento para inducir en la mente de los espectadores la necesidad de visitar la ciudad de Nueva York. No hay una historia original, no hay una revisión o actualización de una película anterior… sólo una serie de planos y secuencias cuyo objetivo es forzar la voluntad y buen criterio de personas normales y corrientes, de modo que cambien moneda local en dólares y se los gasten en la gran manzana.

Por supuesto, nadie se sometería a tal tortura voluntariamente, así que había que disfrazarlo. Qué mejor reclamo que un remake de un título clásico: capta la atención de cinéfilos y profanos, atrae a distintas generaciones… y, sobre todo, oculta perfectamente la intención real de la cinta: hacer llegar el mensaje a toda la humanidad de que, sea cual sea tu condición, en Nueva York siempre estarás mejor.

¿No me creen? Reflexionen ¿Han visto la película y posteriormente han viajado a la ciudad del Empire State Building? ¿Creen que es una casualidad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.