¿Dónde tiro unos zapatos?

Materiales recuperados

Volvemos al tema de los residuos. La pregunta ayer en el café era ¿dónde tiro unos zapatos? Tengo varias respuestas, es un tema que admite varios tipos de análisis: el técnico, el jurídico, el monetario… así que replanteo la pregunta ¿dónde van a ir tus zapatos usados? Salvo que, en un caso hipotético, se destinasen a la reutilización (tal vez si los depositas en la parroquia del barrio o en un contenedor destinado a ropa usada puede que pasen por un taller de manualidades y acaben teniendo una nueva vida en los pies de otra persona, aquí o en cualquier parte del planeta), lo más probable es que los zapatos salgan de cualquier flujo de tratamiento de residuos. Los residuos considerados como “impropios” son descartados en los procesos destinados a la valorización de residuos ¿cómo va esto?

Si tiras los zapatos al contenedor “amarillo”, antes o después serán descartados por no ser un envase. Dependiendo la talla de pié que calces esto ocurrirá al principio o al final de proceso. Unos zapatos grandes serán descartados al principio del proceso, seguramente por una persona que trabaje en una cinta transportadora retirando todo aquello que, de forma evidente, no es un envase. Si son pequeños pueden escapar este primer control, pero atendiendo a las propiedades físico – químicas del calzado, seguramente no pasarán a ocupar ningún sitio entre los metales, plásticos ligeros ni otro material retirado por imanes, corrientes de aire ni otros procedimientos mecanizados. En cualquiera de los dos casos, casi de forma inevitable, junto con otra cantidad cercana al 60 % de lo que entró en la planta de tratamiento saldrá, en la fracción considerada como “rechazo”, camino de algún vertedero o incineradora.

Si los depositas en el contenedor “resto” ocurrirá algo similar. Tal vez porque no pase el agujero de alguna criba, destinada a separar materia orgánica pastosa (susceptible de ser compostada), del resto de materiales que la acompañan. O tal vez porque, después de algunos meses dando vueltas en montones de materia en proceso de fermentación, acabe por ser retirado (formando parte del rechazo) camino del vertedero.

¿Dónde te gustaría que acabasen tus zapatos? esa es una buena pregunta. Las posibilidades de valorizarlo seguramente pasen por decomponerlos en los materiales que los forman y destinar cada uno de ellos a un uso concreto: goma para pistas deportivas o asfalto, textil para sacar fibras que puedan incluirse en nuevos procesos industriales, cuero… Aunque el poder calorífico del conjunto también podría ser, con las pertinentes medidas destinadas a evitar la contaminación atmosférica, incinerado con recuperación de energía. Si quisieras conocer el criterio de los fabricantes de envases podrías seguir este enlace.

6 comentarios

  1. Me parece una cuestión muy importante, sobre todo para los que trabajamos en el sector del calzado, si hubiese voluntad y conciencia medioambiental se podrían aportar más soluciones a la hora de reciclar cualquier tipo de producto, creo que se ha abanzado algo en este sentido aunque todavia queda mucho camino, una idea que podría servir sería el utilizar puntos de recogida dentro de los mismos distribidores, un sistema que funciona muy bien en otros sectores, premiando con descuentos en nuevos productos por reciclar los antiguos, así seria más facil realizar una gestión correcta de los materiales. Un saludo

  2. Seguramente, como planteas sería la mejor solución, un sistema de devolución y retorno que permitiese al fabricante asumir su responsabilidad de productor y garantizase la gestión por parte de los que saben qué es un zapato.

    El problema viene de las “ventas difusas”, como las que promocionas con tu enlace (he estado tentado de borrarte por spam) ¿cómo hacemos para devolverle los zapatos a un distribuidor que vende por internet? ¿estaría dispuesto a llevarse cualquier zapato viejo que le entreguemos a través del transportista que nos trae los nuevos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *