Relativizando lo de Copenhague: carbón para todos.

El regalo de reyes de Richard Heinberg es una lúcida reflexión sobre el significado de Copenhague, aquella reunión, ¿se acuerdan? Pues no es para tanto que fuese un rotundo fracaso, lo dice el propio Richard, con más razón que un santo (en inglés, claro):

Once again: it’s no wonder more wasn’t achieved in Copenhagen.

¿Por qué no importa? Pues la respuesta no es corta, un pdf con 12 folios de los que extracto, en una adaptación libre y desordenada, las siguientes ideas (no dejen de leer el original):

Después de una breve introducción el autor (en adelante Richard) habla sobre lo que se acordó y lo que no se acordó en la cita. Así pues, los acuerdos se ciñen a sistemas para marcar objetivos de reducción de emisiones por parte de los países industrializados, aceptar sistemas transparentes para el seguimiento de las emisiones, pagos para evitar la deforestación en países pobres y ayuda a la adaptación de las naciones más vulnerables al cambio, limitar el calentamiento en dos grados Celsius hasta 2050 y acelerar el desarrollo de tecnologías bajas en carbono. A continuación Richard expone los argumentos de por qué este regalito hipoteca el futuro de Daniela.

El segundo apartado es una reflexión sobre por qué era y seguirá siendo difícil alcanzar algún acuerdo. Hace un interesante repaso por países y grupos de interés en relación a lo que cabría haber esperado y lo que aportaron al acuerdo de Copenhague. No lo reproduzco, pero que traigo este párrafo que viene diciendo algo así como que no se puede esperar mucho si los únicos políticos que pueden prosperar son aquellos que prometen crecimiento económico:

If all of this sounds shamefully self-interested and corrupt, just put yourself in the shoes of a high-level politician. No would-be leader who fails to promise economic growth is taken seriously to begin with, so the only politicians we have are ones committed to producing growth. Those who succeed at this are rewarded; those who fail are sidelined and forgotten.

Should we ever seriously have expected a much different outcome from Copenhagen?

El siguiente punto del artículo trata de lo que no se habló durante la cubre de Copenhague. Efectivamente, el cambio climático es un asunto importante, pero solo es uno de los muchos dilemas (que no problemas) interrelacionados que componen un proceso de cambio global al que nuestra especie va a tener que hacer frente durante los próximos años. Entre otros destacan:

  • La pérdida de suelo fértil
  • Aumento de la escasez de agua potable
  • La muerte de los océanos
  • Continuo aumento de la población y superpoblación
  • Acelerada y catastrófica pérdida de biodiversidad

Sumados al cambio climático y a otros elementos catalizadores operando a corto plazo como son el colapso del económico y  el agotamiento de los combustibles fósiles (incluido el peak oil), la combinación de factores puede desencadenar una crisis alimentaria que dejaría en lo anecdótico cualquier hambruna conocida por la humanidad.

As events are unfolding now, these problems, together with climate change, will combine over the next few years or decades to trigger a food crisis of a scale and intensity that will dwarf to insignificance any famine in human history.

To make matters even more grim, there are two near-term dilemmas that may make climate change and these other problems much harder to address: peak oil and economic collapse.

En resumen, este apartado del artículo aborda la idea de que las discusiones en la capital danesa se han llevado a cabo desde una visión miope del cambio global, dejando de lado una serie de aspectos que dependen íntimamente unos de otros y, sobre todo, obviando la crisis del modelo de desarrollo occidental, basado una riqueza financiera que se ha evaporado y en la abundancia de combustibles fósiles baratos que se están agotando.

El último apartado, descartando que los acuerdos internacionales puedan resolver por si mismos los desafíos ambientales a los que se enfrenta nuestra especie, invita a la acción local y enumera algunos ejemplos de iniciativas concretas para afrontar los impactos que llegarán inevitablemente y con independencia de que seamos capaces de averiguar cuando y cómo nos afectarán.

If such impacts are unquestionably coming, then we should be doing something to prepare. Since we don’t know exactly what the impacts will be, or when or where they will land, the most sensible strategy is simply to build resilience throughout the system. Resilience implies dispersed control points and dispersed inventories, and hence regional self-sufficiency—the opposite of economic efficiency, the central rationale for globalization—and so it needs to be organized primarily at the local level.

Así pues, la adaptación pasa por construir un sistema con la resiliencia necesaria para que los efectos del cambio global sean lo menos traumáticos que sea posible.

¿Has elegido bien tus regalos de reyes?

3 comentarios

  1. La clave está en lo de “obviando la crisis del modelo de desarrollo occidental”. Mientras mucha gente siga ganando mucho dinero con el sistema esto no tiene solución. Salvo que se produzca una catástrofe y entonces será demasiado tarde.

  2. así estamos eulez, así estamos… si los que toman las decisiones se benefician con este modelo… difícilmente lo vamos a cambiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *