Categorías
Consumo sostenible

ReMAD: reutilización en los puntos limpios de Madrid.

Hace algún tiempo el Ayuntamiento de Madrid puso en marcha ReMAD, una iniciativa para favorecer la reutilización mediante el intercambio entre ciudadanos. Opera sobre la red de puntos limpios de la ciudad, donde cualquier persona puede dejar objetos que no utiliza o recoger los depositados por otros usuarios y darles una segunda vida.

Funciona mediante una página web en la que hay que estar registrado tanto para aportar objetos como para retirarlos. Durante el proceso de alta de un nuevo usuario se piden los datos e indicar un punto limpio de referencia.

Para poner nuestros objetos a disposición de otras personas los añadimos al sistema a través de un formulario en el que podemos cargar una fotografía, una descripción, asignarlo a alguna de las categorías y al punto limpio donde vamos a dejarlo. Por defecto saldrá el punto limpio de referencia que indicamos al registrarnos. El detalle es importante porque cuando acudamos con el objeto al punto limpio el operario que lo valida podrá incorporarlo sí estamos en la instalación que hemos seleccionado al incorporar el objeto.

Se participa con un sistema de puntos. Cada nuevo usuario recibe inicialmente 100 puntos. Se consiguen 100 más cada vez que se entrega un objeto. Cada vez que retiramos algo se nos quitan 50 puntos. Se trata de que los usuarios estén en disposición de retirar más cosas de las que aportan. Y es que el espacio reservado para ReMAD en los puntos limpios es bastante limitado. Y su objetivo no es tanto acumular cosas como conseguir que efectivamente sean reutilizadas.

El catálogo de ReMAD se organiza en tres categorías. Cuando cargamos objetos comprobamos que se pueden asignar a subcategorías dentro de cada una de ellas, pero no están disponibles para la búsqueda:

  • Hogar: Muebles; Muebles Voluminosos; Menaje; Bricolaje – herramientas; RAAES; Otros.
  • Niños y bebés: Juguetes; Accesorios bebés (carritos, sillas, coche..); Otros; Carritos, sillas…; Muebles.
  • Deportes y ocio: Juego de Mesa; Instrumentos Musicales; Libros, revistas y comics; Videojuegos; Música; Cine; Colecciones; Material deportivo; Otros.

Podemos encontrar prácticamente de todo. Menos aparatos eléctricos y electrodomésticos. Sí hay algunos juguetes a pilas, pero, salvo alguna excepción muy puntual, no se admiten cosas que se tengan que enchufar para funcionar. Tampoco hay ropa y calzado, pero sí algunos complementos como bolsos.

Hay todo tipo de juguetes, elementos de decoración, equipamiento deportivo… Es fácil encontrar juegos de mesa, vinilos, cuadros, espejos, sillas, taburetes, patinetes, patines o monopatines, pelotas, balones y raquetas de tenis o bádminton… Cualquier cosa que alguna vez has comprado y al poco tiempo te has arrepentido está allí. Nuevo o usado. Es fácil encontrar marcos de fotos en su embalaje original, sin desprecintar.

En ReMAD también hay cosas que te pueden sacar de un apuro. Como la sillita para el coche o la cuna de viaje que ya no tienes pero te siguen pidiendo prestadas cuando vienen de visita los amigos de no sé quién que tienen un bebé. O un par de muletas. También hay cunas de madera y bastones. En general cualquier cosa que utilizamos durante un periodo más o menos limitado de nuestra vida y que suele quedar plenamente funcional. Andadores, para bebés y para personas mayores, tronas, carros de paseo, bañeras para bebés, bancos de abdominales, bolsos para ordenadores portátiles y fundas para tabletas…

Libros, CDs y DVDs tienen una presencia destacada en ReMAD. Desde enciclopedias completas que cambian de manos a una velocidad sorprendente a novelas, colecciones de libros infantiles o diccionarios y libros de texto pasan rápidamente de unos usuarios a otros. Películas, videojuegos y música de cualquier época en todo tipo de soportes.

En el apartado de muebles se han visto desde baúles antiguos a baldas de una famosa cadena sueca. Mesas, mesillas, estanterías… merece la pena echar un vistazo antes de acudir a buscar un sifonier nuevo.

Entre los más demandados y más difíciles de conseguir, a pesar de que aparecen con frecuencia, están juguetes de Lego y figuras de Playmobil. También las muñecas como Barbie y sus accesorios o los de Pinypon tampoco duran mucho en el catálogo. Lo mismo pasa con las bicicletas, quizá el objeto que menos dura en el escaparate de ReMAD.

Porque para poder reutilizar algo tienes que encontrarlo libre en el catálogo. En caso de que esté así, aparece un botón de reservar con el que nos asignamos el objeto durante el plazo de una semana. Si pasado ese tiempo no lo hemos recogido, del punto limpio en el que se encuentre, queda disponible para nuevas reservas. También podemos marcar los objetos como favoritos. Esto nos sirve para hacerles un seguimiento y no desistir de ellos. Podrían volver a estar disponibles en caso de que el usuario que los tiene reservados los libere o no los retire en plazo.

He de reconocer que desde que sé de su existencia soy usuario asiduo de ReMAD. He conseguido una bicicleta para uno de mis hijos y otra para un vecino. Un monopatín, raquetas, un balón de baloncesto, un juego de magia de Jorge Blass y unos marcos para unas fotos que (si me dejan) en breve colgarán de alguna pared. A cambio hemos dejado varios vehículos que se nos quedaban pequeños, como algún corre pasillos y una bicicleta sin pedales. También hemos metido y sacado varios libros. Y una colección, parcial, de DVDs de Tintín que, una vez vista, depositamos nuevamente en ReMAD.

Con la excusa de llevar o recoger objetos, expresamente o de camino a alguna otra parte, he visitado una parte importante de los puntos limpios de la ciudad de Madrid. Una experiencia más que recomendable para entender las circunstancias en las que trabajan las personas que atienden estas instalaciones. Si bien algunos están estupendamente ubicados en zonas bien comunicadas por transporte público hay otros a los que no volvería. Ni si tuviesen disponible para recoger la mismísima bicicleta con la que Perico Delgado ganó el Tour de Francia.

En cualquier caso cabe destacar que el sistema es muy interesante. Tiene muchas oportunidades de mejora, pero es suficiente para crear el hábito de entregar cosas que están en situación de ser reutilizadas. Quizá lo primero que habría que reforzar es el factor humano: harían falta más operarios atendiendo el servicio en exclusiva y durante todo el horario de apertura de los puntos limpios.

Esto es algo que debes consultar antes de acercarte a un punto ReMAD. A día de hoy todos los centros ReMAD tienen el mismo horario de atención al Público donde se realizará la recepción, validación y entrega de los objetos:

  • De lunes a viernes de 15:00 a 20:00 horas
  • Sábados de 08:00 a 20:00 horas
  • Domingos y festivos de 09:00 a 14:00 horas
  • Cerrado 25 de diciembre y 1 y 6 de enero

Tampoco estaría mal que se unificasen criterios sobre objetos admisibles. Me ha ocurrido que no me han admitido cosas en perfecto estado, por ser de una categoría que supuestamente no podían recoger, y a los pocos días ver objetos similares, con peor estado aparente, anunciados en otro punto limpio.

La web es muy básica y no favorece el seguimiento de los objetos y su disponibilidad. Esto juega en contra del tiempo que pasan algunos de ellos sin retirar de los puntos limpios. Hay objetos que aparecen meses como reservados y que, aparentemente, nadie retira. Quizá un sistema de alertas sobre objetos marcados como favoritos o por subcategorías de interés, incluso una reserva limitada en el tiempo en función de una lista de espera ayudarían a agilizar las retiradas de estos objetos.

En conclusión creo que ReMAD es una gran iniciativa. Espero que se mantenga en el tiempo y que siga creciendo, tanto en usuarios que aportan y retiran objetos, como en recursos para mejorar su mantenimiento. Ya sabes. Si tienes algo que no utilizas puedes conseguir 100 puntos para retirar de ReMAD cosas que otras personas han dejado de utilizar. Haz hueco en casa y feliz a alguien que está deseando eso que tienes cogiendo polvo.

4 respuestas a «ReMAD: reutilización en los puntos limpios de Madrid.»

Muchísimas gracias Alberto! Es una iniciativa que llevamos mucho tiempo mi pareja y yo echando de menos, y nos encanta que ya haya empezado en Madrid!! Hasta ahora solo lo conocíamos fuera de España.
Vamos a proonerlo al ayuntamiento de nuestro pueblo, a ver si hay suerte y y se apuntan!
Gracias de nuevo!

Buen día.
Escribo desde Cantabria, al hilo de esta info que nos facilitas, comentar que las pocas veces que voy al Punto Limpio, a dejar algo, sin esforzarme lo más mínimo, veo cosas varias que me son útiles, y pregunto si las puedo coger.
Pues no. No dejan sacar nada. Por lo visto, tienen cámaras, y el operario se juega su puesto de trabajo, si permite sacar cualquier cosa.

Gracias por tu comentario Lara,

Espero que se ayuntamiento os escuche y tome nota. No es tan difícil poner en marcha algo así y desde luego que es todo un acierto.

Saludos,

Alberto

Jsus,

Es un problema. Deberían facilitar la reutilización de todas esas cosas que alguien podría aprovechar. Siempre lo he pensado. Pero supongo que entre la normativa mal entendida y los contratos con las empresas que retiran esos residuos de los puntos limpios, los operarios están atados de pies y manos. Una lástima porque hay muchas oportunidades que se pierden por culpa de esa gestión que no mira a la reutilización.

Saludos,

Alberto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.