Categorías
Gestión de residuos

Propuestas para el reciclaje de envases de plástico

Con el título A realistic material flow analysis for end-of-life plastic packaging management in Spain: Data gaps and suggestions for improvements towards effective recyclability, la publicación Sustainable Production and Consumption nos presenta el trabajo científico de Jose F Lopez-Aguilar, Eva Sevigné-Itoiz, Mª Lluïsa Maspoch y Javier Peña sobre las carencias y las necesidades de mejora para la reciclabilidad del plástico envase en España.

Partiendo de la investigación de la legislación vigente, las tecnologías disponibles para la gestión de residuos, distintas fuentes de datos y estadísticas sobre reciclaje… el equipo dibuja la situación actual de la recogida y tratamiento de residuos de envases de plástico en España, identifica carencias importantes y hace una serie de propuestas dirigidas a alcanzar los objetivos europeos en la materia.

El estudio tiene dos objetivos:

  • Contabilizar el flujo material de residuos de envases de plástico y comparar el resultado con datos oficiales.
  • Realizar un análisis de circularidad teniendo en cuenta tanto recogida y tasas de reciclaje como sus usos para entender la realidad específica de cada tipo de plástico.

Siendo un material relevante para la economía, el plástico supone desventajas para nuestra salud. Dado que los envases son la mayor parte de los residuos plásticos, representando un 60% en Europa, la actuación sobre este flujo tendría una influencia significativa sobre el resultado final.

Entre las medidas adoptadas para atajar el problema de la producción y consumo de plásticos de usar y tirar la Unión Europea establece una tasa efectiva de reciclaje del 55% de los residuos de envases para 2025 y que para 2030 todos los envases de plástico se deberían poder reciclar.

Según Cicloplast España ya estaría reciclando el 48% de los envases de plástico. Por su parte, Ecoembes presenta una tasa de crecimiento interanual del 12% en sus datos sobre reciclaje de plástico situándola en torno al 77%, cifra que superaría los objetivos europeos.

Sin embargo, varios estudios de los últimos años han demostrado cómo las diferentes entidades que gestionan el reciclaje de envases en diferentes países exageran sus datos y utilizan una contabilidad opaca. Según estos estudios, las tasas de reciclaje rondan el 15 % en Europa incluso en los mejores casos.

En el caso de España, junto con la gestión de residuos de envases, Ecoembes se encarga de facilitar las cifras oficiales del estado al Gobierno español, que luego envía las cifras a la oficina de Eurostat, organismo encargado de registrar si se cumplen los objetivos. El hecho que Ecoembes está formado por las empresas encargadas de producir estos residuos es objeto de controversia. Si las empresas obligadas a cumplir con los objetivos establecidos por la Unión Europea son los responsables últimos de proporcionar los datos, supuestamente independientes y objetivos, el principio de neutralidad que debería regir el proceso desaparece. Por esa condición de juez y parte entidades como Greenpeace han cuestionado recientemente la veracidad de los datos de reciclaje en España.

Antes de pasar al análisis de datos los autores del estudio reflexionan sobre la importancia de considerar el plástico como un conjunto de materiales diferentes con distintos usos. Para comprender la reciclabilidad del plástico envase es esencial entender la realidad de las diferentes familias de plásticos: PET, LDPE, HDPE o PP.

Para superar la falta de transparencia y llegar a una mejor comprensión de las potencialidades y limitaciones de la circularidad de los residuos plásticos y sus impactos en los objetivos y políticas europeos los autores proponen aplicar el análisis de flujo de materiales mediante una contabilidad detallada de los residuos plásticos de envases post-consumo y el comportamiento de los diferentes residuos.

El problema desde el punto de vista de la circularidad residiría en los objetivos de recogida más que en el reciclaje final. Las pérdidas de material en instalaciones de clasificación y procesos de reciclaje condiciona la tasa efectiva de reciclaje, que varía significativamente en comparación con las tasas de recogida. Destacan el contacto con alimentos o no como uno de los factores a considerar para evaluar la reciclabilidad de los envases de plástico.

El análisis de flujo de materiales se calcula para envases ligeros de plástico, desde su producción a la gestión de residuos, a partir de datos publicados por Ecoembes, Cicloplast y el Centro Español de Plásticos (CEP). Los flujos incluidos en el análisis se clasifican en cinco grupos:

  • Cantidad de plástico virgen utilizado para envases.
  • Tipos de plástico envase según su uso.
  • Cantidad de material recogido por tipo de recogida.
  • Materiales recuperados después de su clasificación en plantas de tratamiento.
  • Cantidad de materiales recuperados para reciclaje.

Igualmente, como la fuente estadística más objetiva, se toman los datos de generación de residuos del Instituto Nacional de Estadística (INE), para analizar:

  • La magnitud de residuos sólidos municipales generados.
  • Cantidad de residuos de envases ligeros recogidos selectivamente.
  • Residuos de envases de plástico recogidos mezclados con otros residuos.

Los cálculos realizados por los investigadores partiendo de estos datos dan como resultado que la recogida de residuos de envases ligeros llega al 15.3%. Una cifra que se aleja de los informes de Cicloplast y Ecoembes en los que se publican tasas entre el 48% y el 75%. Un resultado en línea con las estimaciones de la Fundación Ellen MacArthur, que calcula un reciclaje global del 14% de los envases ligeros de plástico.

Los autores del estudio plantean que las diferencias en los resultados pueden estar en la falta de transparencia en la contabilidad. Para calcular la tasa de reciclaje de envases, la cantidad recolectada y reciclada es tan importante como la cantidad total de residuos generados. En este sentido, detectan una inexplicable subestimación de los envases supuestamente producidos y, por tanto, transformados en residuos. Según Cicloplast al año en España se consumen 1.607.979 toneladas de envases plásticos y se generan 1.608.424 toneladas de residuos. La diferencia de menos del 1% entre consumo y desperdicio se considera completamente lógica.

La cuestión es que esta cifra difiere injustificadamente de las cifras publicadas por el INE sobre la recogida de residuos tanto mixtos como clasificados. Este desperdicio asciende a 2.278.882 toneladas. Esta la cifra coincide con la del Centro Español de Plásticos (CEP)sobre el consumo de plásticos destinados a envases en España, unas 2.262.648 toneladas.

Comparando la circularidad de distintos tipos de plásticos muestran que el plástico film representa la mayor cantidad de material consumido. Pero solo el 3% de los residuos de este flujo se recicla. El polietileno de alta densidad (HDPE) sería el material menos utilizado pero con la mejor tasa de reciclaje, estimada en un 28.5%. Igualmente presenaría la menor diferencia entre recogida y reciclaje.

El estudio hace énfasis en esa cuestión con un apartado dedicado a la diferencia en las tasas de recogida y de reciclaje efectivo. Allí se indica que la asociación entre ambos conceptos está distorsionando la contabilidad y la comunicación sobre estimando y simplificando la realidad del reciclaje. Desde la recogida del residuo hasta que se convierte en una nueva materia prima sufre varios procesos de clasificación, con eficacias que varían entre el 50 y el 80%, resultando en que apenas la mitad de lo recogido acaba efectivamente reciclado.

Los investigadores concluyen que los datos de las entidades responsables de la gestión de residuos de envases de plástico en España son arbitrarias, exageradas, utilizan una contabilidad confusa y no reflejan la realidad. Sus resultados evidencian que la recogida selectiva de residuos de plástico en España sólo llega al 15%. Lejos del 48% declarado por Cicloplast o el 70% de la entidad a cargo de su gestión, Ecoembes. Diferenciar recogida selectiva y reciclaje implica reducir ese 15%. Los rechazos en plantas de clasificación dejarían la cifra en un 11% de material reciclable. Por ello:

  • No es posible alcanzar los objetivos europeos de circularidad sin reconsiderar el diseño y los materiales de los envases.
  • No se alcanzarán las metas de reciclaje o incorporación de materiales reciclados únicamente mejorando las tasas de recogida.
  • El plástico film representa el 48% del residuo y solo se recicla en un 3%, con un rechazo en planta de tratamiento del 50%.
  • Si los materiales no se normalizan en función de su uso no se podrá alcanzar el objetivo de incorporación de materiales reciclados.
  • Las diferencias entre distintas fracciones sugieren que proponer una tasa global no considera la realidad técnica y científica de los distintos materiales.

Entre las propuestas para mejorar la recogida y el reciclaje, los autores recogen que para garantizar el contenido de material reciclado en los envases en contacto con alimentos el PET debería utilizar un sistema diferente de recogida, por ejemplo mediante sistemas de depósito, devolución y retorno.

Referencia:

Jose F Lopez-Aguilar, Eva Sevigné-Itoiz, MA Lluïsa Maspoch, Javier Peña (2022) A realistic material flow analysis for end-of-life plastic packaging management in Spain: Data gaps and suggestions for improvements towards effective recyclability. Sustainable Production and Consumption

DOI: 10.1016/j.spc.2022.02.011.

2 respuestas a «Propuestas para el reciclaje de envases de plástico»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.