Categorías
Literatura

La aventura de publicar “Contenedor Amarillo S.A.”

Ahora que lo tienes disponible en librerías y puedes conseguirlo a golpe de ratón, tanto en Todostuslibros.com como en Amazon, te voy a contar la aventura que ha terminado en la publicación del libro “Contenedor Amarillo S.A.”

Empezó en 2017. Se cumplían los primeros 10 años del blog “Productor de Sostenibilidad” y, para celebrarlo, recopilé algunos de los artículos que me parecían más interesantes con intención de publicarlos en un libro. La cosa no fluía y a la vista de lo que leía de autores autopublicados, en particular las experiencias editoriales de Yersey Owen.com, me lancé. Entregué mi trabajo al demonio. Me documenté sobre el proceso, monté un documento adaptado a las condiciones del distribuidor y lo puse a la venta en Amazon. Eso sí, bien rodeado de prólogo, epílogo y portada de tres amigos que se animaron a acompañarme en aquella aventura.

Al poco tiempo empezaron a llegar críticas… ¿cómo se te ocurre escribir un libro sobre sostenibilidad y comercializarlo de una forma tan insostenible? Pedí ayuda y acabo llegando. Alguien me puso en contacto con una editorial a la que envié el texto y con la que tuve la oportunidad de hablar sobre el libro. Y la posibilidad de reeditarlo. Para entonces debía de haber casi 200 copias de “Pero… ¿tiene arreglo?” dando vueltas por el mundo y no pensaba que algo tan personal tuviese mucho más tirón, así se lo hice saber a la editorial. Y nos emplazamos a seguir en contacto y explorar la posibilidad de hacer un libro sobre una temática más concreta.

En algún momento planifiqué la estructura de un libro sobre residuos, pero me despisté en el camino y, tocado por la curiosidad de explorar las posibilidades de las tecnologías de la información y de la comunicación aplicadas a la formación, saturé mi agenda con un máster para profundizar en la materia. Cuando estaba en el fregado de cerrar un proyecto de final de máster la editorial se volvió a poner en contacto conmigo. Le envié lo que había progresado en la idea de escribir un libro sobre residuos y pedí el tiempo que necesitaba para acabar el trabajo final de máster (que, tal y como salió de la cocina, también entregué al insostenible modelo de negocio de Amazon).

En estas llegamos a finales de 2019, muy a finales. Justo antes de salir a alguno de los eventos navideños en casa de mi suegra recibí la llamada del que finalmente estaba a punto de convertirse en mi editor. Para entonces había hecho el esfuerzo de recopilar todos los artículos sobre gestión de residuos que llevaba publicados en diversos medios y los tenía listos para hacer algo con ellos. Así que me puse a trabajar dando forma a un libro que explicase cómo funciona el reciclaje de residuos de envases. Una pregunta a la que he dedicado miles de horas en mi vida y que estaba listo para abordar en un libro.

La ocasión, en pleno proceso de revisión de la legislación sobre residuos, ofrecía a la vez un reto y una amenaza. Pero tenía que aprovechar la oportunidad única que se me presentaba desde una editorial nacida para fomentar el pensamiento crítico.

Así pues, paso a paso, fuimos configurando un índice de preguntas sucesivas para dar respuesta a las cuestiones que asaltan a cualquiera que tenga relación con el contenedor amarillo. Desde qué es y para qué sirve, dónde acaban los residuos que depositamos en él… pasando por las responsabilidades de los distribuidores de productos envasados o de las administraciones locales que intervienen en su gestión.

En marzo de 2020 estaba prácticamente listo, pero llegó la pandemia, el estado de alarma y las posibilidades de materializar el libro quedaron aplazadas. Empezó un interesante proceso de revisión, corrección y mejora de aquel diamante en bruto que fuimos puliendo hasta conseguir algo digno de ser leído.

El equipo de la editorial, Fuera de Ruta, propuso simplificar las partes más farragosas dedicadas a la legislación o el análisis de datos. Revisaron las innumerables erratas de este aporreador de teclas, aplicaron las correcciones necesarias para que el texto fuese correcto y su lectura fluida… y encargaron una portada que resumía en una imagen la esencia del contenido.

Esta vez no fue nada fácil encontrar a alguien que se mojase con el prólogo. Pero finalmente dos personas a las que admiro se sumaron a la aventura. Yago hizo un prólogo que me ayudo a entender la necesidad del libro en un momento en que el vértigo y las dudas me tenían paralizado. Y Antonio se prestó a escribir una introducción que ponía en contexto el resto del documento.

Así fue pasando el verano y llegamos al mágico día de octubre en el que Contenedor Amarillo S.A. entró finalmente en las librerías. La experiencia había merecido mucho la pena. Pero la aventura no se acababa aquí. Yo había cumplido el sueño de publicar un libro. Ahora la cuestión es si el libro se leerá. Si la editorial recuperará la apuesta que supone invertir sus recursos en mi texto.

Mientras escribo estas palabras no tengo cifras ni datos para saber cómo va el libro. Sí mucho agradecimiento por la acogida que está teniendo entre conocidos y amigos. Las entrevistas por profesionales con los que alguna vez he tenido oportunidad de hablar de gestión de residuos, cariñosas reseñas en medios especializados, el número de librerías que lo tienen a disposición de sus clientes o las listas de libros más vendidos en su categoría en el gigante de la distribución parecen indicar que “Contenedor Amarillo” está llegando a más lectores que mi experimento autopublicado.

Y es que en esto de los libros parece que también se aplica lo de ir rápido o ir acompañado. Sí, quizá me hubiese gustado verlo antes en papel, pero el viaje también merece la pena. Ahora continúa en forma de presentaciones, como la que hizo la librería Somnis de Paper, en la que mi editor y yo charlábamos tranquilamente sobre el contenido de Contenedor Amarillo S.A.

O descubrimientos, como la sorpresa de aparecer en el escaparate de una librería de mi barrio.

Si te animas puedes ser parte de esta aventura. Leyendo el libro, compartiendo impresiones o participando en los eventos que se van convocando para, lo que realmente se busca, seguir reflexionando sobre el modelo de gestión de residuos y buscando formas de mejorar nuestro sistema de producción y consumo.

Gracias por leer.

4 respuestas a «La aventura de publicar “Contenedor Amarillo S.A.”»

No sabes la ilusión que me hace haber formado parte de esta aventura. Me alegro infinitamente de que haya llegado a buen puerto. ¡Era tan necesario!Seguro que está siendo un éxito y la publicación del informe de Greenpeace sobre el tema no podía ser más oportuna. Enhorabuena, Alberto.

Así es Àngels, sin tu aportación nada de esto hubiese sido posible. Gracias a ti conocí a Jorge y hemos seguido en contacto hasta que el libro ha visto la luz. Muchas gracias.

A ver cuándo lo pillo y me pongo con la lectura. Diosssss, tanta lectura en la lista de pendientes. Muy interesante el recorrido que escribes, de peripecia en peripecia, gigante Amazon incluido en el parchís 🙂
Ya das envidia, no creas.

Muchas gracias Julen,

Amazon… a ver si consigo dejarlo del todo. Al menos, como leí en «¡Cállate Alexa!», de pizza de fondo de congelador. Siempre aparece de alguna manera y de algún apuro saca. Pero que no vuelva a ser la primera opción.

Envidia… ya me gustaría tener la facilidad que tienes para escribir y compartir conocimiento.

Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.