Categorías
Gestión de residuos

Reciclaje, noticias y falsas noticias.

Este fin de semana se han sucedido dos titulares que se entienden mejor juntos:

Una investigación internacional señala a Ecoembes como el lobo con piel de cordero del reciclaje en España

La reina Sofía, una voluntaria más en la lucha contra la basuraleza en el mar

Digo titulares y no noticias porque uno es información y el otro es propaganda.

La información sale de un estudio internacional en el que se recopilan evidencias sobre la estrategia de la industria del envase de usar y tirar para perpetuar su insostenible modelo de negocio. Ese documento recoge las sempiternas promesas incumplidas de Coca – Cola, entre otras muchas cuestiones interesantes. La bomba saltó el jueves, cuando se publicó el artículo y lleva todo el fin de semana dejando titulares en medios independientes y especializados.

Quizá uno de los que mejor resumen el problema sea este que no para de llegarme en mensajes de amigos y conocidos: «Un lobo con piel de cordero»: un estudio señala a Ecoembes como principal enemigo de la lucha contra el plástico.

Y es que la cuestión de fondo es que los envases de usar y tirar están causando un grave problema de salud, contaminación y daños a la biodiversidad. Un impacto global que amenaza nuestra calidad de vida como vector de contaminación química, incorporando sustancias de efecto hormonal en nuestro organismo.

Ni siquiera el titular es original. Llevamos años hablando del tema, y la metáfora del zorro cuidando las gallinas o del lobo y las ovejas ha salido ya varias veces para referirse a Ecoembalajes España, S.A. Porque lo primero que hay que aclarar es que Ecoembes es una Sociedad Anónima con un modelo de negocio que está bastante claro.

Y parte del modelo de negocio de esta corporación es la manipulación de la información para crear una imagen de marca a favor de quienes nos han traído y favorecen la contaminación por plásticos. Tanto es así que en medios patrocinados o no se habla del estudio o se desvincula de la acusación a Ecoembes como parte del problema.

Estos medios sí mueven la imagen de la reina emérita con una bolsa de plástico en la mano. Lo curioso es que dice que sale con el CEO de Ecoembes a recoger basura, pero no hay ni una sola imagen de la basura que están recogiendo ¿no serán envases vacíos? Tapones de Coca – Cola, latas de bebidas, paquetes de tabaco, restos de botellas de plástico? No sabemos qué lleva la reina emérita en la bolsa ¿Pedos de unicornio? Porque no es una noticia, no es información. Es un titular fabricado en una agencia de comunicación a la medida de los intereses de Ecoembes.

Míralos, qué buenos son todos. Una vez al año (o dos, o cuatro, o seis) se agachan mano a mano el consejero delegado de Ecoembalajes España, S.A., la directora de Comunicación de Ecoembes y la reina emérita a llenar bolsas de plástico de pedos de unicornio. Imaginad el escándalo de que en la foto se viese a Doña Sofía con una lata de Fanta o un envase de pizza de Casa Tarradellas… el revuelo que se podría montar.

Que no se sepa nada sobre esa basura dispersa porque la Unión Europea ha legislado que los sistemas de responsabilidad ampliada del productor deben hacerse cargo de los costes de la recogida de esas basuras dispersas. Ecoembalajes España, S.A. sería, en España, la entidad que tiene que recoger los residuos de envases ligeros que quedan dispersos en nuestras calles, parques, jardines, caminos y playas. Y justamente ahora se está tramitando en nuestro país la legislación que tiene concretar esta obligación.

Pero, como evidencia el estudio de la primera noticia, Ecoembes invierte muchos recursos en desinformación y falsas noticias. Tanto que cuando buscas en Google “ecoembes” lo que muestra el buscador actualmente es, salvo alguna excepción, la larga lista de los medios de comunicación de masas que tienen una sección patrocinada por esta corporación. No siempre fue así.

Es una triste pena que en materia de gestión de residuos, y supongo que en otras cuestiones, el mismo periodismo que se queja de falta de credibilidad tenga como principal fuente de ingresos reproducir falsas noticias de quienes destinan más recursos a lavar su imagen que a resolver los impactos económicos, ambientales y sociales que causan.

En el caso de Ecoembes su capacidad de manipulación es tal que en vez de dotar a las ciudades de recursos suficientes para recoger todos los residuos de envases que se ponen en el mercado adheridos a su sistema de responsabilidad ampliada (en Madrid el contenedor amarillo apenas pueden recoger un tercio de todos los residuos de envases), consigue que los ayuntamientos destinen dinero público a sus campañas de propaganda (el mismo ayuntamiento de Madrid, que declara no tener recursos para promover la prevención de residuos y tampoco tiene contenedores amarillos para recoger todos los residuos de envases que se tiran en la ciudad, estaría destinando medio millón de euros al año a las campañas de Ecoembes).

La noticia debería ser que decenas de recuperadores homologados por Ecoembes, aquellas empresas que se encargan de gestionar los residuos recuperados del contenedor amarillo, han salido ardiendo en los últimos años y no sabemos cuánto material se ha perdido en estos siniestros.

Pero a los medios lo que llega es la nota de prensa con un titular que ayuda a perpetuar el modelo de negocio de usar y tirar. Si es necesario con la sociedad anónima entrando en las escuelas a deformar la mente de la siguiente generación.

La noticia, desgraciadamente, tan interesante o más para el público que la desinformación, no tiene tantos recursos. No está patrocinada, no cuenta con agencias de comunicación dispuestas a moverla en redes sociales, no tiene influencers que la hagan viral.

La noticia podría ser que hemos dejado de producir envases de usar y tirar. O que el ayuntamiento apoya al pequeño comercio que vende productos locales que no requieren ser plastificados para recorrer miles de kilómetros antes de llegar a nuestra cocina. La noticia podría ser que la legislación es eficaz, se cumple y arroja luz sobre la caja negra que es el contenedor amarillo.

Pero la noticia es muy triste: Ecoembes manipula a la opinión pública y a los responsables políticos para evitar que se tomen decisiones adecuadas para frenar el problema de la contaminación por plástico. Y la evidencia está en el otro titular.

Ampliación 24/09/2020: Me ha gustado eso de dos noticias que se entienden mejor juntas, no sé si tanto como para dedicarle un post entero al siguiente par, así que lo dejo aquí.

Cara B de Ecoembes

Contenido patrocinado en El Diario: El negocio oculto del reciclaje ¿mito o realidad?

Contenido en Merca2: La ‘cara B’ de Ecoembes: monopolio con sueldos de infarto y líos con Hacienda

2 respuestas a «Reciclaje, noticias y falsas noticias.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.