La Comunidad de Madrid necesita recoger mejor sus residuos

La Comunidad de Madrid necesita recoger mejor sus residuos

La Comunidad de Madrid necesita recoger mejor sus residuos

Estos días están en fase de información pública el Estudio Ambiental Estratégico y la versión inicial de la Estrategia de Gestión Sostenible de los Residuos de la Comunidad de Madrid. Esto significa que cualquier persona puede consultar dichos documentos y hacer los comentarios que estime pertinentes. Es un ejercicio más que recomendable para entender la situación actual de la gestión de residuos en este territorio y de la necesidad de replantearse el futuro.

En particular en esta entrada me centro en el análisis del documento relativo al Plan de Gestión de Residuos Domésticos y Comerciales, que, como su nombre indica, incluye:

  • Residuos domésticos: residuos generados en los hogares como consecuencia de las actividades domésticas. Se consideran también residuos domésticos los similares a los anteriores generados en servicios e industrias. Se incluyen generados en los hogares de aparatos eléctricos y electrónicos, ropa, pilas, acumuladores, muebles y enseres así como los residuos procedentes de obras menores de construcción y reparación domiciliaria. También tienen consideración de residuos domésticos los residuos procedentes de limpieza de vías públicas, zonas verdes, áreas recreativas y playas, los animales domésticos muertos y los vehículos abandonados.
  • Residuos comerciales: residuos generados por la actividad propia del comercio, al por mayor y al por menor, de los servicios de restauración y bares, de las oficinas y de los mercados, así como del resto del sector servicios.

Como Síntesis de la situación actual, el documento recoge datos muy interesantes, indicando que:

  • En el caso de envases ligeros se recogen en la bolsa resto 25,97 kg/hab.año y en los contenedores de recogida específica de bolsa amarilla 11,20 kg/hab.año (65,81% en la bolsa resto y 28,39% en bolsa amarilla).
  • Para envases de vidrio tenemos que se recogen en la bolsa resto 8,90 kg/hab.año y en el contenedor de vidrio 12,35 kg/hab.año (39,33% en bolsa resto y 54,61% en contenedor de vidrio).
  • En el caso de papel y cartón e recogen en la bolsa resto 33,99 kg/hab.año y en el contenedor de calle de papel y cartón 12,28 kg/hab.año (descontada la retirada informal de material de este contenedor).
  • De materia orgánica se recogen, en la bolsa resto, 67,87 kg/hab año, lo que representa el 92,12% de la materia orgánica y 32,37 kg/hab.año de residuos de jardín y podas que representan el 60,14% de los restos de jardín y podas.
  • En la bolsa resto se recogen 25,48 kg/hab.año de residuos textiles, es decir el 83,29% de los residuos textiles.

A la vista de estos datos “se concluye que en la Comunidad de Madrid se debe abordar un ambicioso plan de construcción de nuevas instalaciones de tratamiento y de modernización y adecuación de las existentes”.

Quizá sea cierto, tal vez necesitamos más y mejores infraestructuras para mejorar los resultados del tratamiento de los residuos. Pero lo que sí que está claro es que el sistema de contenedores de colores no da buenos resultados: la mayoría de los residuos no acaban en un lugar adecuado para su tratamiento y gestión.

plásticos, metales, materia orgánica, papel y cartón, recuperados en una planta de clasificación de residuos

Para que funcionen bien las instalaciones de gestión y tratamiento los residuos deben llegar separados de forma que puedan ser procesados en dichas instalaciones. Es decir, si construyo una planta de clasificación de envases ligeros para recuperar materiales reciclables, necesito que allí me lleguen los envases ligeros. Si el 65,81% de los envases ligeros no van a mi planta de clasificación… no los puedo recuperar para el reciclaje.

¿Cuál es el objetivo? Es una buena pregunta para un Plan de Gestión ¿Qué objetivos y metas quiere conseguir la Comunidad de Madrid con su Estrategia de Gestión Sostenible de los Residuos? Vamos a suponer que lo que se plantea es “incrementar la recogida separada de residuos de envases domésticos de forma que en 2020 como mínimo el 70% del reciclado proceda de residuos de envases recogidos separadamente”, alcanzando para 2020 los siguientes objetivos de reciclado aplicables a envases por tipo de material:

  • Papel: 85% de reciclado
  • Vidrio: 75% de reciclado
  • Metales: 70:70 (Aluminio: Acero)
  • Plástico: 40% de reciclado
  • Madera: 60% de reciclado

¿Puedo reciclar el 75% del vidrio si cerca del 40% se recoge en un contenedor que va a parar a una planta de tratamiento que no está preparada para recuperarlo?

Sí, una asignatura pendiente es mejorar las instalaciones de tratamiento para que puedan procesar la basura tal y como la presentamos las personas que llenamos los contenedores de residuos. Pero si después de 20 años funcionando el sistema se ha estancado y no es capaz de mejorar los resultados… toca hacer cambios. ¿Qué podemos hacer para mejorar la cifra de recogida que nos dice que más del 65% de los residuos de envases de los madrileños no van al contenedor amarillo?

Quizá una opción sea cambiar la forma en la que se recogen los residuos. De una parte está claro que sabemos tirar la materia orgánica al contenedor de restos, pues consagremos ese contenedor a la materia orgánica y llevemos todo lo demás a otra parte. ¿Dónde? Pues hay cosas que por su gran tamaño o peligrosidad habrá que llevar a lugares específicos, como los puntos limpios. Pero quizá sea hora de asumir que es fácil entender que podríamos utilizar el contenedor amarillo como contenedor de “plásticos y metales”. Y establecer que se procese su contenido para recuperar plásticos y metales. Una recogida separada como manda la Unión Europea.

Y no podemos perder de vista que con los contenedores de colores estamos trasladando responsabilidades. Si quienes ponen en el mercado productos envasados aceptasen los envases vacíos de vuelta en sus establecimientos reduciríamos significativamente muchos de los problemas y costes del modelo actual de gestión. Todo lo que entregásemos de vuelta a los centros comerciales no estaría abandonado en el campo, no tendría que ser barrido de las calles y no viajaría en los camiones de la recogida municipal. ¿Por qué no aprovechamos la nueva estrategia de residuos para implicar directamente a quienes tienen un modelo de negocio que implica la generación de residuos?

envases de plástico recuperados y listos para el reciclaje

Por otro lado parece que las campañas de concienciación, en las que descansa la esperanza de que los residuos acaben correctamente depositados en los contenedores de colores, no están bien enfocadas: cada vez consumimos más envases de usar y tirar, lo que implica que generamos más residuos y más costes ambientales y económicos. Tampoco parecen adecuadas para mejorar los resultados de participación en el modelo actual de recogida de residuos: 20 años después seguimos tirando más de la mitad de los residuos donde no corresponde. Quizá es que quienes diseñan esas campañas tienen otros intereses y lo que hacen es perpetuar modelos insostenibles de consumo con la excusa de la concienciación ambiental.

Tampoco estaría de más implantar medidas que incentiven la participación, favoreciendo una recogida que optimice el reciclaje o permita la reutilización. Porque no podemos perder de vista que el modelo de basado en contenedores perpetúa los envases de usar y tirar y obstaculiza la implantación de sistemas basados en envases reutilizables. Parece que estamos más dispuestos a hacer las cosas bien si tenemos una respuesta positiva que si se nos castiga ¿por qué no probar si mejora la recogida con sistemas de depósito, devolución y retorno?

Por algún extraño motivo la Comunidad de Madrid rechaza en la versión inicial de su Estrategia de Gestión Sostenible de los Residuos los sistemas de depósito, devolución y retorno. No presenta conclusiones de investigaciones sobre la viabilidad o los posibles resultados que podría generar en la región esta forma de recoger los residuos. Por el contrario reproduce argumentos que hemos leído en estudios chapuceros y argumentaciones sesgadas por instituciones y personas a sueldo de la industria del envase de usar y tirar.

Quizá no estaría de más que el Plan de Gestión de Residuos Domésticos y Comerciales de la Comunidad de Madrid dedicase unas líneas al modelo de recogida de residuos y propusiese medidas encaminadas a cambiar algo en una forma de retirar la basura de nuestros municipios que no nos lleva a alcanzar los objetivos europeos de reciclaje. Y que, por supuesto, no nos acerca a la economía circular, ni mucho menos a la sostenibilidad en la gestión de residuos.

Lo bueno es que estamos en pleno proceso de información pública, durante el cual todas y cada una de las personas que queramos tomarnos la molestia de hacerlo podemos presentar alegaciones y propuestas siguiendo las indicaciones del enlace. Yo estoy preparando las mías, no esperes más y presenta las tuyas, seguro que tienes algo interesante que aportar.

4 comentarios

  1. Sí, estamos estancados y mucho. Otro de los grandes problemas es que en general la gente cree que reciclamos un montón, que lo hacemos fenonenal y ya no se puede mejorar….gracias a campañas y datos que nos tapan los ojos y nos tienen engañados. Me incluyo. Que el amarillo es desastroso lo sabía, pero los datos del vidrio me parten el alma!! De verdad se sigue tirando tanto vidrio en el de resto? Totalmente de acuerdo en que hay que cambiar de sistema.

  2. Pues esos son los datos en la Comunidad de Madrid María, sí que es un poco desalentador.

    Como dices demasiada propaganda buenista nos está separando de la realidad y la magnitud del problema.

    Gracias por tu visita y comentario.

  3. No os podéis imaginar la cantidad de vidrio que va a parar al camion de restos en Madrid… como trabajador de recogida de residuos y viendo a diario lo que va a parar al contenedor… mucho tiene que cambiar la estrategia para poder aumentar en reciclaje. O aprendemos a reutilizar ciertos envases y a incentivar a quien lo hace bien… O esto no tiene futuro… este sistema sólo es rentable para las empresas que hay alrededor de la recogida y transporte y los grandes productores de envases

  4. Creo que esa es una parte importante del problema. El común de los mortales no sabe qué está pasando con los residuos más allá de las campañas de propaganda buenista. Y así no resolvemos los problemas.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.