El SDDR consigue resultados antes de implantarse.

recogida envases retornables

El debate sobre el modelo de gestión de residuos cada vez está más interesante. Sin haber cerrado la crisis de los chapuceros estudios sobre el coste del sistema de depósito, devolución y retorno (SDDR), ahora pasamos a los logros que este modelo consigue sólo con ser mencionado: una mejora significativa del presupuesto destinado a la gestión de residuos de envases.

Nada más y nada menos que 17 millones de euros adicionales a los municipios de la Comunitat Valenciana según podemos leer en la prensa:

17_millones_envases

Así las cosas -y sin detenerme a comentar los datos de residuos y reciclaje presentados en la noticia- parece que el SDDR ha triunfado antes de empezar:

  • Consigue que se reconozca que el modelo actual de gestión de residuos de envases deja que desear. O por ponerlo en positivo, que tiene muchas oportunidades de mejora.
  • Hace que ecoembes reconozca que se puede gastar 17 millones de euros más al año en esta comunidad autónoma, o que no está haciendo las cosas todo lo bien que debería.

No sé cual es el criterio para esta oferta interesante, pero con 17 millones de euros adicionales, sólo para que no implanten el SDDR, me sale que ecoembes está dispuesta a pagar unos 3,5 euros por habitante al año. Quizá sea una tentación para cualquier responsable regional con competencia en materia de residuos.

Si todas las comunidades autónomas siguen el camino de la valenciana, ¿ecoembes va a soltar cerca de 140 millones de euros al año más para mejorar la recogida selectiva de residuos de envases? Señores y señoras políticos ¿a qué están esperando? Agárrenlos para lo que necesiten: plantas de clasificación mejor dimensionadas, procesos de tratamiento más modernos, más contenedores en las calles, más personal o mejor cualificado… Quizá podríamos hacer una reflexión sobre cómo o de dónde saldría ese 30% adicional de presupuesto con el que ecoembes parece estar dispuesto a frenar la implantación del SDDR.

Pero lo más interesante es que, en esta batalla, se empieza a dibujar un futuro de convivencia. Y eso es lo que realmente hace falta para mejorar el sistema de gestión de residuos en nuestras ciudades: un contenedor amarillo y un sistema SDDR funcionando juntos:

  • Tenemos residuos que encajan muy bien en el sistema de depósito, devolución y retorno ¿por qué no recogerlos de esta manera si maximiza el beneficio ambiental, económico y social?
  • Hay muchos residuos de envases que no se pueden recuperar ni reciclar en el modelo actual ¿por qué tenemos que seguir mezclándolos con los que sí se pueden tratar fácilmente?
  • Necesitamos, urgentemente, desincentivar la fabricación y venta de envases que dificultan los procesos de la economía circular ¿por qué camuflarlos entre los residuos valorizables?
  • La necesaria transición hacia el envase reutilizable pasa por contar con las infraestructuras logísticas que podría poner en marcha el SDDR.

Lo dicho, hay que seguir avanzando. Nos guste o no, el contenedor amarillo se quedó pequeño hace tiempo y toca explorar modelos. No sé si la solución es el quinto contenedor o si me inclinaría más por un sistema húmedo / seco apoyado en SDDR. Pero hay que hacer algo para reducir la cantidad de envases que acaba en vertedero.

10 comentarios

  1. Lo has definido perfectamente, ¿ a que están esperando el resto de comunidades para pedir lo mismo que Valencia?

    si a Valencia van 17 millones para mejoras con la condición de no implantar el SDDR, el resto de comunidades tienen que hacer lo mismo: decir que van a implantar el SDDR y que Ecoembes les de unos millones de mas.

    Bueno, con el baile de cifras que tiene ecoembes lo mismo eran 17 mil euros en vez de 17 millones, y los estudios chapuzas dirán que le salen 14 millones o 18 millones según la página que mires.

  2. Gracias por tu visita y comentario Pedro.

    No sé en qué términos se ha planteado esta propuesta, pero si pudiese opinar al respecto creo que intentaría coger esos 17 millones de euros para cubrir los costes de implantación del SDDR: son una parte importante de lo que calculaba en esos estudios y, quizá, suficiente para poner en marcha el sistema. Después de tantos años de enviar residuos adheridos al punto verde -pagado por los consumidores- a vertedero -con el coste correspondiente al sistema público-, lo menos que podría hacer ecoembes es contribuir a poner en marcha el SDDR.
    Pero no hay más ciego que el que no quiere ver, creo que los socios de ecoembes o no son conscientes de la oportunidad que tienen delante o tienen tanto poder que les damos igual los consumidores y los contribuyentes.

    Saludos.

  3. Muy interesante y muy bien explicado. Más datos: en Valencia se pusieron en el mercado 40.010 toneladas anuales de las que 32.806 se reciclaron, lo que supone el 81,99%, NO el “81,8%” que ponen ellos. ¿Es que en Ecoembes no saben hacer ninguna operación matemática correctamente? Porque precisamente en matemáticas 2+2=4, y no “4,03”.
    Por otra parte, resulta difícil de creeer ese porcentaje, ¿quiere decir que solo el 18% de la población no utiliza el contenedor amarillo? Yo creo que es mucha más gente la NO concienciada…

  4. Ya sé lo que ha pasado. En Las Provincias han sacado incorrectamente los números a la inversa: http://www.lasprovincias.es/valencia-ciudad/201606/18/sistema-actual-recogida-envases-20160618001410-v.html
    Es decir, han calculado el 82% de 40.010 (también mal, por cierto porque es 32.808,2). Pues bien, esa cifra está mal porque Ecoembes siempre se refiere al porcentaje reciclado de todo lo que ha ido a parar al contenedor amarillo. Por tanto, el porcentaje de lo reciclado sobre lo puesto en el mercado (el que de verdad importa) es mucho menor.

  5. Con los datos se juega, con los datos se miente, con los datos se trolea, el SDDR está pendiente.
    Ecoembes debe hacer varias cosas, la primera publicar sus cuentas. La Generalitat Valenciana ( o el gobierno de España) debe decirles que para seguir dándoles dinero,sus cuentas deben ser auditadas y publicadas así como los resultados de su gestión. Todo al alcance de cualquier consumidor que quiera saber. El dinero publico hemos visto hasta la saciedad se roba, pero un robo permitido es recibirlo y luego no hacer lo adecuado con él. Por ello TRANSPARENCIA total.
    El sistema español debe tender al sueco, si allí funciona, nosotros llegaremos también, no somos tontos.
    O quizás sí, porque UP se dedica a las tonterías del idioma, de las nacionalidades,…en lugar de lo que nos interesa al ciudadano medio que es tener los medios adecuados para desarrollarnos a un precio adecuado con calidad adecuada.

  6. El “engaño” del porcentaje de reciclaje es muy sencillo de explicar.

    Ecoembes mete en el denominador las toneladas que pagan el punto verde 1,7 millones de toneladas, estas toneladas teóricamente son las que se ponen en el mercado, pero en realidad solo lo saben ellos.

    Pero luego en el numerador meten todo lo que hay en el contenedor amarillo, lo que ha pagado y lo que no.

    Así sale un setenta y pico por ciento de reciclaje que no se lo cree nadie.

    Hubo una vez un ayuntamiento en Cataluña que le salia que reciclaba el 150 % si hacia las cuentas como ecoembes.

  7. Hola, Román y Pedro,

    Muchas gracias por vuestros comentarios.

    Está claro que hay que seguir hablando sobre las opciones de gestión de residuos y los datos que se publican sobre la materia.

  8. Muy buen articulo y muy buenos comentarios posteriores. A los ciudadanos lo que nos interesa es que haya más transparencia y procesos más eficientes para la gestión de residuos, que cada vez se produzca con menos embalaje y se recicle más. Este debate es super interesante, ojala se extendiese a más temas de interés público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *