Más mentiras del reciclaje de envases

tidymanLeo con mucha pena la columna de José Luis (Eco)Gallego en la Vanguardia. Como él mismo escribe, es un reconocido y experimentado divulgador ambiental, por lo que duele especialmente el insulto a la inteligencia colectiva que publica bajo el título “Mentiras contra el reciclaje”.

Por empezar por algún sitio, en el artículo se lee que “El sistema de depósito en los contenedores selectivos (azul, verde y amarillo)” … “es gratuito para el consumidor y no requiere el pago de una tasa previa por gestionar un residuo“. Un poco más abajo “Las empresas envasadoras tampoco se benefician del reciclaje sino todo lo contrario: pagan para que sea posible” y que “Todo lo que se recauda mediante la tasa de reciclado (el símbolo del punto verde que aparece en las etiquetas) se destina a promover la participación ciudadana en la recogida selectiva, hacerla posible y garantizar que los residuos depositados en los contenedores van a reciclaje.

A la vista de lo anterior, no hace falta salir de su escrito para encontrar la primera mentira, o al menos, contradicción: si el sistema de contenedores de recogida selectiva se financia con una tasa que se refleja en un “punto verde” en las etiquetas de los envases: alguien paga una cantidad que no llamaremos tasa. Podríamos suponer que no se repercute de ninguna manera al consumidor y que la asumen las empresas envasadoras, pero lo cierto es que si no tuviesen que pagarla podrían bajar el precio de los productos envasados que ponen en el mercado manteniendo el mismo margen de beneficios. Luego, querido José Luis, antes de que nuestros envases se conviertan en residuos ya hemos pagado el importe que hace posible la “magia” de la recogida selectiva.

La “no tasa” suma 441.382.000 euros que el sistema integrado de gestión de envases (porque sólo hay uno si hablamos de contenedor amarillo) ingresó en 2013. Jurídicamente esta entidad no tiene ánimo de lucro (a pesar de ser una sociedad anónima), pero sí un modelo de negocio muy claro: evitar con todas sus fuerzas (cuatrocientos millones de euros al año) que se instale en España el sistema de depósito devolución y retorno de envases. Como consecuencia aparece un incentivo perverso: se favorece la generalización de envases de usar y tirar.

Con todo ese dinero se pueden hacer muchas cosas, como patrocinar el Congreso Nacional de Periodismo Ambiental en el que el sistema integrado de gestión ambiental patrocinador recibe el premio a la transparencia informativa otorgado por la entidad organizadora del congreso. O crear un premio dotado con 3.000 euros para el trabajo periodístico más afín a la causa. O financiar cátedras universitarias en las que imparte formación parte del cuadro directivo de la entidad sin ánimo de lucro y en cuyos programas formativos se beca la participación de periodistas, políticos y cualquiera que tenga algo que decir o decidir sobre el modelo de gestión de residuos.

contenedores prerecogida

Que, por cierto, no funciona. Basta asomarse a la ventana para ver que la dotación de contenedores amarillos no es adecuada. Basta ver los bailes de cifras para comprender que algo falla. O leer la Directiva 2008/98/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de noviembre de 2008, sobre los residuos, para darse cuenta que en España, en general, la gestión de residuos no se está haciendo fenomenal. Tenemos vertederos que reciben directamente los residuos desde los contenedores de recogida selectiva, los datos institucionales son cuestionados por ecologistas, técnicos y científicos… Y seguimos empeñados en defender y mantener un modelo que en 2015 será contrario a los compromisos adquiridos con la Unión Europea, que nos impone priorizar en la reutilización y hacer una recogida separada por materiales. ¿Alguien está divulgando en España al respecto? En todo caso será alguien cuyo trabajo no dependa de la inversión del sistema integrado de gestión en la empresa que le paga la nómina.

Por cierto, el objetivo del sistema integrado de gestión, si acudimos a la legislación, debería ser recoger los envases usados y residuos de envases garantizando el cumplimiento de los objetivos de reciclado y valorización. No basta con “promover el reciclado de los envases vacíos y de los residuos de envases que se colocan en el mercado”.

ecoembes en zincshower

Otra graciosa es el tándem “nadie cobra por reciclar” con “La industria de la recuperación y el reciclado de los residuos domésticos” … “es uno de los principales yacimientos de empleo de la denominada “economía verde”“. Si la gestión de residuos genera empleo será porque mueve dinero y alguien se lucra con la gestión de mis residuos. Quitando el sistema integrado de gestión (cuyos puestos de trabajo dependen de que decidamos generar una alta cantidad de residuos reciclables y no nos decantemos por el envase reutilizable) el resto de los agentes son empresas privadas que se lucran, todo lo que pueden, con su actividad. Es muy curioso que un naturalista defienda como “economía verde” a algo que no aporta la mejor solución al problema de los residuos: ¿por qué no divulgamos y favorecemos sistemas basados en la prevención de residuos o la reutilización? ¿acaso no sería una economía más verde que la del reciclaje?.

Otra muy buena para justificar la labor del sistema integrado de gestión es decir que sus “cuentas son auditadas e inspeccionadas“. Y lo están igual que estuvieron las cuentas de Bankia: en la parte monetaria. No olvidemos que los datos que nos interesan para decidir si el modelo de gestión de residuos funciona es la cantidad de envases que se ponen en el mercado, la cantidad que se convierten en residuos, cuantos acaban en la sopa de plástico del océano

Otra cuestión que me llama la atención es la del compromiso social del artículo. Cualquiera que pasee por una ciudad de cierto tamaño se da cuenta que el contenido de los contenedores amarillos está a merced de las mafias que explotan personas sin derechos. No es la panacea, pero un modelo de depósito, devolución y retorno (donde el que entrega un envase a un establecimiento recibe la tasa que se paga cuando se compra, como medio que garantiza su correcta gestión cuando se convierte en residuo), permite retribuir directamente al que recoge esos envases que otros tiran (en el contenedor o en la acera) sin condenarle a la economía sumergida para garantizar su subsistencia. Sin techo ni derechos, pero abre la posibilidad a algo más de libertad y dignidad si puede entregar directamente los envases en una máquina que le va a devolver el importe asignado a estos residuos, que si tiene que pasar por un intermediario que se aprovecha de mi situación de exclusión.

recogida envases retornables

¿Nada se mezcla? Esta es mi favorita. Siempre he defendido la recogida selectiva y he abierto muchas mentes explicando qué es un camión compartimentado. Pero no es cierto que no se mezcle: la dotación de contenedores de colores ha llegado a municipios donde se practica la recogida “todo uno”. Y es muy triste pegarse toda la semana de las fiestas de un pueblo concienciando a tus compañeros de juerga para que una madrugada, de empalmada, coincidas con el camión de caja única en el que se recogen los residuos de todos los contenedores del pueblo. La recogida selectiva, como otros muchos servicios municipales, está vinculada al tamaño de la población. Y son muchas las entidades locales en las que los residuos de toda una mancomunidad se juntan en una estación de transferencia. Que a partir de este punto se puedan procesar los residuos y conseguir mejores resultados que con el modelo de recogida selectiva que impera en nuestro país es algo a desarrollar en otro post.

Son tiempos difíciles para el sector ambiental. Y nadie muerde la mano que le da de comer. Pero si dejamos que la divulgación ambiental nos la den hecha empresas con intereses y modelos de negocio tan concretos como los que han comprado la opinión de José Luis, nos esperan tiempos peores.

Por supuesto, independientemente de su conciencia ambiental o su civismo no se olviden de separar bien sus residuos no sea que les multen.

Medios de Comunicación

34 comentarios

  1. No puedo cree que sea la primera persona en opinar. Me encanta todo lo que has plasmado. Siempre he creído que en algo falla en el sistema actual, en el que se desarrolla y también en el sistema en que se educa. Se habla de las 3 R pero en el fondo parece que lo importante es Reciclar y ya, cuando reduciendo y reutilizando se ahorraría gran parte del reciclaje con el consiguiente ahorro energético (y también ahorro económico de los consumidores)

    Un saludo

  2. Muy bueno el artículo! A mi también me extraña que periodistas como Gallego no se planteen temas como el grandísimo incremento de los porcentajes de reciclaje de envases ligeros en el último lustro, en más de 20 puntos, sin construir plantas de selección nuevas…y además no hay que olvidar que la entidad sin ánimo de lucro está formada por los envasadores y distribuidores, como Coca-Cola, Carrefour, El Corte Inglés…que de lucro, y ahorro de costes saben bastante.

  3. Llevaba mucho tiempo esperando un articulo así. Que sutileza y precisión para denunciar algo a la vista de todos. Gracias Alberto. Paso a paso

  4. Alberto,

    Me quito el sombrero. Tantas y tantas mentiras y tan grotescas, vestidas de supuesta información, es insoportable. Pero por fin tanto usar y tirar, ordeno y mando y poderoso caballero es don dinero se les está girando en su contra. Más miedo tienen más zafios son en difundir sus ignominiosa realidad.

    Gracias de veras por contribuir al bien común denunciando con tanto acierto, estilo e ironía.

    Un abrazo!

  5. Muchas gracias por vuestros comentarios, Isa que ha abierto la veda, Alodia, anai y César.

    Es triste el tratamiento mediático que se da al medio ambiente y en particular al asunto de los residuos. Y más que personajes concretos vendan su opinión de esta manera.

    Lo peor es que si no decimos nada nos hacemos cómplices y vivimos un momento en el que no estamos para perder oportunidades de hacer las cosas de una manera más sostenible.

    Nos leemos.

  6. Muy buen articulo Alberto

    Dos denuncias a la vez, una sobre el sistema de reciclaje y otra sobre el nuevo modelo de periodismo subvencionado.

    Desgraciadamente el “gratis total” en la información nos ha llevado a un modelo de información donde los periodistas para sobrevivir se “venden” a los patrocinadores.

    En el caso que comentas a este periodista le falta presentarse como fernando alonso, vestido del patrocinador, con gorra y todo de ecoembes.

    Pero hay otros casos igual de vergonzosos, el año pasado la asociación de periodistas ambientales le dio el premio de información ambiental a quien les patrocinaba su congreso.

    Un premio a un patrocinador debería estar prohibido.

    Todos tenemos que sobrevivir……pero por lo menos hay que hacerlo con un mínimo de principios.

    no me extraña que cuando se trate de denunciar a quien les da de comer estén callados.

  7. Muchas gracias por tu comentario Juan.

    Efectivamente, tenemos un problema en España con el periodismo ambiental. Habrá que dedicarle más entradas a una cuestión que está comprometiendo las posibilidades de avanzar en sostenibilidad. Parece que todo vale si se tiene a sueldo a los periodistas adecuados o que basta con pagar para que los medios de comunicación miren para otro lado.

    Seguiremos hablando de ello.

    Un abrazo y mucho ánimo.

  8. MI madre explicaba que el basurero (Un pages del Prat) le dijo que si le separaba los restos vegetales del resto de la basura, leregalaría un pollo en Navidad. Y así lo hizo hasta el 1955 que nos mudamos.
    Al poco se municipalizó el servicio y surgió el invento de los vertederos.
    Durante los 60, mis hermanos mayores recogían papel de periódico, botellas casquillos de bombillas, etc y lo llevaban al trapero. Con lo que obtenían tenían para las casetas de feria en la fiesta mayor. El ciudadano obtenía beneficios de su trabajo de recuperación- ahora tenemos que pagar por ello, el recibo de recogida de residuos urbanos no es barato que digamos y si te equivocas, la multa es importante. Por que si a la planta de selección llega más de un 5% de inadecuados no es rentable.
    Nada es gratis, y si el fabricante paga una tasa por la recogida y reciclage de embases seguro que lo repercute en el compreador.
    Tampoco se está haciendo mucho por la reducción ¿Es necesario que el paquete de arroz o de galletas lleve un envase de plástico directamente sobre el producto, colocado dentro de una caja de cartón y envuelto nuevamente en un plástico?
    Tampoco tiene mucho sentido que las tiendas que vuelven a vender a granel, te pongan la compra en un recipiente de plástico, que aunque lo reutilices en casa algunas veces acabará en el mejor de los casos en el contenedor. Lo lógico es que llevaramos el recipiente de casa.
    En fín para que seguir.
    Gracias por la labor divulgativa.

  9. Gracias por vuestros comentarios Aynia y Nuria.

    ¿Para qué seguir? Porque parece que no existen alternativas y tenemos mucho en juego, porque dentro de 60 años alguien escribirá contando qué hacían sus padres con los residuos y cómo a afectado su modo de vida.

    Saludos.

  10. Hay que seguir, demostrar la sin razón y la injusticia social que supone continuar con nuestro modelo de gestión de residuos.
    Por mucho dinero que se gasten en campañas de publicidad, Congresos, Cátedras…la verdad y el sentido común terminarán imponiéndose…espero

    Abrazos

  11. Llegan las municipales. ¿Cual es la mejor propuesta para municipios donde no es obligada la recogida selectiva y carecemos de contenedores amarillos, excepto unos pocos junto a las islas de reciclado?

  12. Francisco Javier,

    La solución no es fácil ni única, no existe la receta mágica. En el momento actual dependerá de los acuerdos que tenga el municipio con los sistemas integrados de gestión de residuos, las entidades y empresas que retiran los residuos, la estructura de población y los recursos disponibles.

    Creo que en cualquier caso pasa por priorizar en la recogida separada de materia orgánica: si no se mezcla con otros residuos que puedan contaminarla se puede compostar, dando una buena gestión al 40% de los residuos. El compost se puede aplicar como enmienda orgánica, aplicando determinados controles, de modo que se ataque otro problema, el escaso nivel de materia orgánica en los suelos españoles.

    La clasificación mecánica de residuos funciona bastante bien con fracciones “secas”, por lo que no debería ser un problema que un contenedor se dedicase a todos los materiales (plásticos, metales, mezclas) que no sean materia orgánica. Y sería deseable recoger papel y cartón y vidrio separados de cualquier otro flujo.

    Insisto en que no es fácil. En un pueblo pequeño con población envejecida quizá deberíamos recoger puerta a puerta las fracciones menos frecuentes o las que no queramos que se mezclen. O llegar a acuerdos con los pequeños comerciantes para que faciliten la recogida de residuos que pueden contener sustancias peligrosas que contaminarían la materia orgánica (pilas, envases de pinturas o productos de limpieza, etc.)

    Y siempre queda el problema de la comunicación de masas, los sistemas integrados de gestión van a seguir publicando sus agresivas campañas en prensa, radio, televisión, etc, por lo que los ciudadanos estarán sometidos a una esquizofrenia informativa en relación a qué deben hacer con sus residuos.

    Conseguir resultados óptimos requiere un análisis y una planificación de detalle que debe basarse en las inquietudes de la población, su disponibilidad a colaborar en el sistema que se establezca y su capacidad para entender que los residuos en su municipio se gestionan de una manera concreta que puede diferir en algunos aspectos con el discurso dominante al respecto.

    Una propuesta mejor requiere conocer el municipio en detalle, analizar las peculiaridades de la legislación autonómica vigente, dedicarle tiempo al estudio de la situación y los objetivos que se quieren conseguir y consultar a la población y agentes económicos implicados. En cualquier caso, espero que estas indicaciones sean de utilidad.

  13. Después de mas de 7 años machacado con el tema y a punto de retirarme…encantado de “descubrirte” amigo alvizlo, pues tu información y espíritu crítico y desenmascarador de lodos mediático-políticos que he recibido de tus escritos han sido claves para darme ánimo y escribirlo.

    Acabo un largo artículo de respuesta en un foro de un periódico de Gipuzkoa que te lo dejo aquí para que lo valores…. y seguro que para que disfrutes… por eso de las afinidades.,,, y cercanías.

    http://www.noticiasdegipuzkoa.com/2016/04/22/opinion/tribuna-abierta/el-compost-es-la-clave-del-futuro-de-la-gestion-de-residuos

    Aprovecho para dejarte el último artículo que he enviado a la prensa, sin grandes posibilidades de éxito mas que en la prensa “roja”.

    Un saludo amigo.

    Iulen

    “Sencillamente”

    El consejero delegado de Ecoembes Óscar Martín en un artículo titulado: “Eurostat y la realidad de los datos de reciclaje” dice que el último informe de la UE: “no nos sitúa en buen lugar, ya que nuestro porcentaje de reciclado o compostado se encuentra por debajo de la media europea”.

    Destaca la dificultad para profundizar en el informe para estudiar la comparativa de datos, porque la metodología de cálculo para su puesta en valor varía de un país a otro.

    Clama a las autoridades europeas exigir a los países corregir de una vez esta disfunción estadística, pues: “Tener buenos propósitos no es suficiente”. Extrapolable a Gipuzkoa, pues la confrontación de datos de reciclado entre municipios y sistemas, se viene haciendo partiendo de diferentes vías y denominaciones.

    Lo poco que se debate públicamente se da en foros de periódicos, con el problema añadido que es imposible hablar un mismo lenguaje ya que mientras GHK no homologue una metodología armonizada de cálculo por vía directa, nos mantendremos en diálogos de sordos.

    El porcentaje de valorización material: (reciclado+compostado+ autocompostado) del total generado, es el ratio que la UE utiliza para medir la eficiencia de un sistema de Economía Circular… o no.

    En Gipuzkoa la media kilos/habitante/año generada y caracterización del residuo es una estimación fiel; las toneladas de errefusa que cada municipio lleva a vertedero reflejado en los tickes de la báscula, es el único dato indiscutible; la diferencia entre ambos es lo que cuenta…. lo que debería contar para evaluar: “datos reales y evolución” de los residuos urbanos que menciona el diputado Asensio cuando nos anuncia la futura creación del Observatorio para la Prevención y Gestión de Residuos Urbanos de Gipuzkoa.

    Regresan los contenedores a todos los municipios que han celebrado consultas ciudadanas y recogían PaP. El último Astigarraga en que su alcalde asegura que puerta a puerta venían recogiendo separado el 85% y también asegura: El sistema de contenedores, es un método «más limpio, cómodo y económico y que, al mismo tiempo, logra idénticas tasas de recogida selectiva que el actual PaP”…..Pasaia lo desmiente.

    Sr Asensio: recoger, separar, reciclar, yo ya reciclo, en mi pueblo se recicla mucho… cada uno entiende diferente cuando se habla de datos de reciclado. Todos entendemos igual cuando hablamos de los datos de pesaje en los ticktes del vertedero…sencillamente lo mismo.

  14. Gracias por tus palabras Iulen,

    Ciertamente tenemos un problema grave de desinformación en esta materia y cualquier opinión crítica o propuesta alternativa se anula con la maquinaria del sistema integrado de gestión… el dinero para patrocinios que maneja influye demasiado en los contenidos que llegan al público en general.
    Y como planteas, pesan más las decisiones ideológicas que las soluciones.
    Nos leemos.

  15. El sistema de depósito, devolución y retorno de envases no sólo es bueno para el medioambiente, también para las familias ya que el coste de la bolsa de la compra se reduce considerablemente.
    Gracias por difundir este mensaje, es un artículo excelente.

  16. Muchas gracias por tu comentario Delia.

    No es sólo el coste al recibir de vuelta el depósito del SDDR, desde mi punto de vista favorece un consumo más responsable al fomentar una compra planificada y condicionada con el gesto de devolver los envases. Muchos consumidores serían conscientes de cuestiones que ahora ni se plantean por el hecho de que utilizan envases de usar y tirar, temas como consumo compulsivo, exceso de refrescos azucarados en sus dietas…

    Lo triste es que no estemos avanzando en el modelo de gestión de residuos por culpa de intereses concretos de la industria del envase de usar y tirar, que sería la principal perjudicada si cambiamos a pautas de consumo más sostenibles.

    Un placer poder compartir inquietudes sobre un tema que me parece apasionante.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *