La Huella ecológica – La calefacción

Hoy quería traer al blog otro de los capítulos de la serie de Clemente Álvarez. Un ejemplo de cómo la forma de edificar afecta al consumo energético. Se comparan dos viviendas, una construida siguiendo el estándar de la casa pasiva, o la casa termo por su capacidad de mantener la temperatura, y otra normal.

Con la conservación de la energía que se consigue en la casa pasiva podemos climatizar nuestro hogar con la décima parte de la inversión en calefacción que requiere una casa convencional. El ahorro permite amortizar rápidamente la inversión inicial y garantizar un menor coste en calefacción durante toda la vida útil de la vivienda.

Así nos lo cuenta Clemente:

Un comentario

  1. Esperemos que este tipo de construcciones sean cada vez más habituales. Mientras todos podemos comenzar a optimizar nuestra calefacción con, por ejemplo, no colocar la temperatura a más de 21ºC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *