Para reflexionar: #unyacimientoenlabasura

La campaña #unyacimientoenlabasura, puesta en marcha por Retorna, pretende dar a conocer la problemática asociada a la forma en la que nos deshacemos de nuestros residuos: estamos enterrando 275 millones de toneladas de materias primas valiosas en nuestros vertederos.

La campaña se basa en dos documentos de recomendable lectura, el primero de los cuales es “Un yacimiento en la basura. Análisis de los vertederos de residuos domésticos en España (noviembre 2013)“. En la introducción  encontramos la declaración de principios que hila todo el texto:

“los vertederos son verdaderos yacimientos de recursos; pero mientras tanto los residuos se descomponen y contaminan aguas, aire y suelo”

El desarrollo presenta el baile de cifras al que se enfrenta cualquiera que intente aproximarse al estudio de la cuestión. Plantea una mirada detrás del cubo de la basura, poniendo énfasis en una cuestión clave: casi la mitad del contenido del cubo de la basura podría destinarse a compostaje. Desde el repaso a lo que podemos encontrar en la bolsa típica de residuos domésticos, se analiza qué es lo que debería hacerse con ellos y qué es lo que realmente ocurre, poniendo especial énfasis en los incumplimientos de la normativa europea.

Un ejemplo claro de este incumplimiento lo veíamos en el reportaje de Clemente, en el que los camiones de basura descargaban directamente en vertedero. Esa práctica es contraria a la Directiva europea de residuos, que obliga a dar tratamiento a todos los residuos antes de que puedan ser destinados a eliminación. En la práctica es más honesto depositarlos directamente que someterlos a según que caro paripé, pero… tela.

Otro apartado interesante es el que refleja aspectos relacionados con la corrupción en el sector de la basura, mención a la camorra napolitana incluida. Entre las empresas citadas en el análisis, a cuenta de un expediente de la Comisión Nacional de la Competencia, aparecen las del ERE que también están en los papeles de Bárcenas.

Además del impacto en el juego democrático, se analizan impactos sobre la salud y el medio ambiente, impactos sociales, efectos sobre nuestra economía y el impacto sobre el turismo, proponiendo un cambio de paradigma. En concreto convertir, mediante sistemas de retorno, los 2.000 camiones de residuos de envases que van diariamente a vertedero en un recurso.

Cierran este primer documento unas conclusiones claras, que reflejan la necesidad de un vuelco al modelo actual de modo que, mediante una nueva cultura de gestión de los residuos, se haga casi innecesaria la utilización de vertederos.

El segundo documento son las conclusiones del estudio del “Estudio sobre la recogida selectiva de envases en España (noviembre 2013)“, una caracterización de los residuos en distintas localidades de la que se deduciría que:

  • Las poblaciones turísticas duplican la producción de envases ligeros: tanto por un efecto estadístico debido a la población no residente como por los hábitos de consumo diferentes de esa población no residente.
  • Los envases de bebidas son los más producidos.
  • La mayor parte de los envases no van a parar al contenedor de recogida selectiva: según la caracterización, sólo entre el 25 y el 50% de los envases puestos en el mercado inician su viaje de la basura en el contenedor amarillo.
  • El consumo en itineraria tiene un impacto elevado sobre la recogida selectiva: los envases consumidos fuera de casa no suelen acabar en el contenedor amarillo.

No tengo la barita mágica del residuo cero, ni el poder de convocatoria suficiente para provocar la reacción ciudadana capaz de cambiar las cosas. Pero algo habrá que hacer para evitar acabar enterrados en nuestra propia basura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *