Profesor ¿dónde miro los valores límites de emisión?

ChimeneaEs una de las preguntas más repetidas cuando uno da clase sobre medio ambiente. El alumno siente una increíble paz de espíritu si el profesor le da una lista de contaminantes y los valores máximos de los que pueden ser emitidos. Era la forma tradicional de legislar en medio ambiente, pero eso está cambiando. Ahora la cosa es un poco más compleja.

Sí, seguimos teniendo listas de contaminantes malos o muy malos. Algunas normas prohíben, recomiendan la sustitución o limitan la utilización de sustancias y compuestos químicos que son peligrosos para la salud de las personas y para el medio ambiente. Pero, cada vez menos, lo que una determinada industria puede emitir a la atmósfera o verter en el agua aparece en un listado en el anexo de una norma concreta.

Entonces, ¿dónde miro los valores límites de emisión? Pues, si resulta de aplicación a la actividad, los valores límites de emisión van a estar recogidos en su Autorización Ambiental Integrada. Los habrá decidido un técnico basándose en información sobre las Mejores Técnicas Disponibles del sector al que pertenezca la actividad concreta y las normas de calidad ambiental que correspondan al lugar donde se ubica la instalación. Por su puesto, también habrá de tener en consideración cualquier norma en la que aparezcan las sustancias y, en su caso, los valores regulados.

Y sí, evidentemente, los valores límites de emisión para una mi fábrica no van a coincidir, necesariamente, con los de otra fábrica que se dedique a hacer lo mismo que yo hago: dependerá de del valor del entorno en el que se ubique y de otros factores considerados en el proceso de autorización. ¿Injusto? No, es la forma de incentivar la incorporación de mejoras que permitan reducir el impacto ambiental de la actividad , conseguir que los ecosistemas no reciban más contaminación de la que pueden soportar y premiar al empresario responsable de poner en marcha su actividad siempre que asuma las responsabilidades asociadas a las externalidades negativas que causa.

3 comentarios

  1. Estoy de acuerdo contigo en el espíritu de la aplicación de los VLE en función de las MTDs.

    Pero al final en lo que se convierte esto es que para las no IPPC, cuando vas donde el técnico de turno a pedir tu Autorización de emisión el trámite se convierte en un purgatorio…

    Que si mira esta legislación de no sé qué Comunidad Autónoma, que si mira los BREF (perdone, ¿me va a aplicar los mismos límites que a una instalación que es dos-tres-cuatro veces más grande que yo?), que si pregunta a no sé quién…

    Y otra viene cuando te pones a planificar una instalación, y te toca “lidiar” con los suministradores. Hacerles entender, como bien dices, que lo que han instalado y funciona en la comunidad de al lado puede no valer aquí cuesta lo suyo.

    Saludos.

  2. Efectivamente Tomás, quizá la clave está en que, si la legislación va mucho más despacio que la técnica, las personas somos todavía más lentas que la legislación. Es un problema que muchos técnicos, sean funcionarios, proveedores, clientes o compañeros quieran seguir haciendo las cosas como hace 20 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *