#wethebiocloud en #zincshower

#wethebiocloud odile @zincshower achicamos agua para evitar que nos desliguemos de la naturaleza x #knowdlerAyer tuve la oportunidad de escuchar en directo a Odile Rodríguez de la Fuente en Zinc Shower, hablando de la importancia de inspirarnos en la naturaleza para avanzar en un nuevo modelo de desarrollo.

En su intervención, Odile repasó la evolución de la relación del hombre con la naturaleza, ilustrando cómo a partir del neolítico y, sobre todo, con la revolución industrial, el ser humano se disocia de ese todo del que forma parte. Igualmente llamó la atención sobre la perspectiva errónea del ecologismo que trata de preservar espacios y especies sacando al ser humano de la naturaleza. En la crisis ambiental que estamos afrontando no se trata tanto de achicar agua para evitar que se hunda el barco, que sería lo que propugna el ecologismo, como de sumergirse a localizar y tapar el agujero. Tenemos que tomar conciencia de que somos parte del todo y que, los seres humanos, no vamos a salvar la naturaleza: es la naturaleza la que nos va a salvar como especie. En este sentido, apunta que el reto está en ver el mejor reflejo de nosotros mismos en una naturaleza saludable.

Según Odile, el ser humano, como vida consciente, puede, a través de la bioinspiración, buscar soluciones en la naturaleza como tubo de ensayo donde se han ido acumulando resultados después de miles de años de ensayo y error. No sólo habría que bioinspirarse para encontrar innovaciones tecnológicas, también sería necesario aprender de los sistemas complejos de la naturaleza, que tienen mucho que enseñarnos para mejorar el funcionamiento lineal de nuestra economía. Nuestro modelo, basado en recursos finitos explotados en procesos lineales que no reincorporan los residuos que generan, está abocado al fracaso.

Por el contrario, la naturaleza, con esos mismos recursos finitos es capaz de generar riqueza: gracias al flujo energético solar, los ecosistemas se organizan creciendo en en diversidad, complejidad, creatividad, generando cada vez más riqueza en forma de biodiversidad. Así pues, la solución a los desafíos que enfrenta la humanidad podría venir de plantear una economía circular, basada en energía procedente de fuentes renovables no finitas, creando un desarrollo real y no imaginativo que se traduzca en diversidad, fuerza y resiliencia, como alternativa a una sociedad homogeneizadora.

Para ello, es necesario que ejerzamos nuestras posibilidades de acceso al conocimiento y tomemos decisiones coherentes, por ejemplo, en la forma en la que consumimos diariamente. La verdadera democracia no llega con el voto cada cuatro años, está en las decisiones del día a día. En este sentido, Odile destacó que no queda tiempo para dedicar la energía de las personas a la lucha conservacionista: toca ponerse a construir desde una visión en la que la naturaleza es todo, crear un salto a la era biolítica, multisectorial, creativo y que estimule nuevas iniciativas para formar un nuevo modelo de relaciones entre personas y de estas en la naturaleza.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *