¡Alegría! Otra vez horario de verano.

marca spainA pesar de la sensación de atraco por los 60 minutos perdidos cuando a las 2:00 pasaron a ser las 3:00, y de los posibles trastornos de sueño y atención… prefiero este horario al del invierno. Sí, está claro que en los 40 grados de latitud el invierno se caracteriza por la escasez de horas de luz, pero pasárselas todas encerrado en una oficina se lleva fatal. Por eso me gusta más el horario de verano: finalizada la jornada laboral siguen quedando horas de luz solar para disfrutar en horario personal. Ventajas e inconvenientes hay para todos los gustos.

Si vamos al preámbulo del Real Decreto 236/2002, de 1 de marzo, por el que se establece la hora de verano podemos comprobar que el origen de la medida está en el ahorro energético. En particular, en España, se aplicó el horario de verano por primera vez en 1918 como medio de conseguir el ahorro de carbón, la misma excusa con la que se había aplicado a nivel internacional durante la Primera Guerra Mundial. Más recientemente, parece que el horario patrio es fruto de un gesto político.

En España, a la latitud, se nos añade el agravante de la longitud. A pesar de estar atravesados por el meridiano de Greenwich, vivimos en el huso horario equivocado.  Y así pasa, cuando los europeos están recogiendo los bártulos para irse a casa, nosotros estamos empezando el horario de la tarde.

El caso es que, amén de las consideraciones políticas y geográficas, convendría repasar si la excusa del ahorro de carbón sigue siendo válida. ¿Realmente nuestro horario es eficiente para reducir el consumo energético y la contaminación atmosférica? Ahora que sabemos generar electricidad a partir del viento y del sol, en un escenario donde la actividad económica se concentra mayoritariamente en el sector servicios, donde la iluminación artificial en horas de luz natura está a la orden del día, ¿necesitamos un cambio horario o un cambio de modelo energético? Seguramente ahorraríamos bastante combustible fósil y emisiones con una buena regulación del balance neto. Y podríamos ajustar el huso horario para que nos dejase horas de tarde para pasear por el parque ¿no?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *