El detergente para lavavajillas ecológico es más barato.

Pastillas ecológicas para el lavavajillasUna de las asociaciones más repetidas cuando hablamos de productos respetuosos con el medio ambiente es la que dice que los productos ecológicos son más caros. Y no es cierto en todos los casos: el lavavajillas ecológico es más barato que el convencional. Hacer la comparación no es fácil, porque no hay muchas opciones de encontrarse con lavavajillas ecológico en el mercado. En mi caso acudo a un hipermercado que lo comercializa desde hace algún tiempo. Y que tiene a bien dificultar la tarea de encontrar este producto entre sus estanterías.

La primera vez que lo encontré se exponía entre los lavavajillas convencionales y de marca: la comparación del precio resultaba tan escandalosa, que al poco tiempo sacaron el producto ecológico a un lineal distinto para que la gente no se diese cuenta del sobre coste que implica comprar marcas anunciadas en televisión (sobre eso volveremos más tarde en esta misma entrada). Así el lavavajillas ecológico fue a parar a un espacio reservado para productos ecológicos del hogar que hacía las delicias del consumidor responsable y del que quería ahorrarse unos euros en la cesta de la compra. Posteriormente ese paraíso del producto ecológico fue dispersado, de modo que para encontrar esos productos tienes que recorrer toda la sección de limpieza del hogar y ninguno de ellos está cerca de sus compañeros de gama con los que compiten en desempeño ambiental, prestaciones y, en más de un caso, precio.

La cuestión quizá sería ¿cómo puede ser el lavavajillas ecológico es más barato? pues en este caso son varios los factores que afectan al precio. Los podemos agrupar en factores asociados a la condición ecológica del producto y asociados a otras cuestiones estratégicas, pero se resumen en que ecológico es más racional y eso repercute en el precio.

Si repasamos los criterios ecológicos para la concesión de la etiqueta ecológica comunitaria a los detergentes para lavavajillas, encontramos que, de modo general:

“La finalidad de estos criterios es fomentar:

  •  la reducción de la contaminación del agua disminuyendo la cantidad de detergente utilizado y limitando la cantidad de ingredientes peligrosos,
  • la reducción del consumo de energía promocionando los detergentes para temperaturas bajas,
  • la reducción al mínimo de la producción de residuos disminuyendo la cantidad de envases primarios.”

Así pues, el último criterio contribuye mucho al precio final del producto: viene con el envase mínimo posible, lo que redunda, entre otras cosas, en la optimización de costes en el transporte y  almacenamiento. Si tienen a mano una caja de pastillas para el lavavajillas compárenla con las dimensiones de esta:

dimensionc dimensionb dimensiona

¿Cómo se consigue incluir 30 pastillas en una caja de dimensiones tan reducidas? Ordenándolas, tal y como se aprecia en la siguiente imagen:

Detalle pastillas ecológicas para lavavajillas

Normalmente este producto viene en una caja el doble de grande o una bolsa de plástico, formas menos eficientes para envasar un producto con esta forma. Comparando lo que cuesta transportar cada una de las pastillas incluidas en el embalaje compacto frente a lo que cuesta transportar las que vienen en un paquete más voluminoso, empezamos a rascar al precio final. Cuanto más producto se traslade en cada unidad de transporte más se ahorra:  menos combustible, menos desgaste de los medios de transporte, menos sueldos de transportistas, menos jornadas de carga y descarga, menos emisiones de gases de efecto invernadero…

Otro aspecto interesante es el envoltorio hidrosoluble. En otros productos es de un plástico que genera residuos por los que el fabricante debería responder económicamente, repercutiendo el coste al consumidor.

Otro ahorro para el consumidor es el que se deriva de la eficacia de lavado que debe cumplir este producto para optar al etiquetado ecológico, lo que, en principio, es una garantía que no tienen por qué ofrecer las pastillas de detergente lavavajillas que no sean ecológicas. Igualmente, las condiciones de etiquetado y el conjunto de requisitos legislados para acceder a la etiqueta ecológica son garantías de información a disposición de los consumidores.

Otro aspecto, estratégico esta vez, que influye en el precio es que se trata de un producto de marca blanca de la cadena de hipermercados que lo comercializa. Como decía antes, la diferenciación de muchos productos, ese factor que nos hace comprar uno u otro, viene de la “imagen de marca”, construida con un bombardeo publicitario que tiene un coste que, a la vez, obliga a y permite subir el precio en el mercado.

En este caso, la cadena de hipermercados, a pesar de tener un modelo de negocio bastante insostenible, incluyendo la política de despedir al personal cuando llega a cumplir cierta edad, pretende atraer al consumidor ambientalmente concienciado con productos ecológicos de gama blanca en una gran variedad de productos. Quizá el precio relativamente bajo de los productos ecológicos responda a la necesidad de atraer a un sector de consumidores que de otra forma no se gastaría los cuartos en los establecimientos de la cadena. Eso sí, cada vez que compro el detergente ecológico el establecimiento me “regala” un descuento para comprar uno de marca que sigue resultando más caro incluso con esa promoción.

Por cierto que si quieren saber el fabricante del producto y los lugares donde se comercializa les recomiendo que busquen en el catálogo de la etiqueta ecológica.

Así pues, mejor para el planeta, mejor para el bolsillo, yo utilizo detergente para lavavajillas ecológico. Y tú ¿sabes de más productos ecológicos que sean más baratos que otros de la misma categoría?

4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *