Datos que dan pena: 11 vertederos sin cerrar.

Ustedes me perdonen pero no tengo otra forma de expresarlo: estoy flipando con el asunto de los vertederos.

cartel indicando la dirección a la escombreraRecapitulando:

En fin… mucho que decir a todo esto, pero, sobre todo, llamar la atención al juego de datos. Que como en 2008 esto era no se como y desde entonces hemos hecho no se qué ahora ya sólo queda no se cuantos… Rebatir este argumento es tan sencillo como salir a hacer un estudio de campo o, por mantenerse en el sillón del despacho, no sea que se enfríe o nos la quiten, consultar cualquier fotografía aérea actualizada del territorio patrio.

Si bien es cierto que las operaciones de sellado de vertederos (en muchos casos una mera compactación y cubierta, en otras un laboreo en la zona de vertido que dejase bien mezclada y mimetizada la basura acumulada con el terreno que la soportaba) han podido mejorar considerablemente la situación en relación al vertido de residuos en las últimas décadas, la escasez de recursos e información sobre cómo asumir y ejecutar las competencias en materia de gestión de residuos han hecho que los vertederos ilegales sigan floreciendo por toda la geografía patria.

Las mancomunidades de para la gestión de residuos han hecho que un volumen importante de la basura doméstica generada en pueblos y ciudades dejase de abandonarse a la intemperie en esos lugares en los que tradicionalmente se tiraban, pero los escombros y otros voluminosos que no caben en los contenedores han acabado reviviendo algún que otro viejo vertedero.

Porque aquí siempre se ha hecho así: con el dinero de la época de vacas gordas, tiraste la vieja casa del pueblo para hacerte un chalezote, todo lo que desencombraste (vigas de madera carcomida, televisor de culo gordo, nevera que hacía ruido y colchones de muelles incluidos), fueron a parar a ese sitio donde siempre se habían tirado. Y ya puestos, el vecino hizo lo propio con las latas que le quedaron de pintar la fachada de un color bien llamativo. Un paisano sigue llevando allí el gato muerto y el otro aprovecha para dejar unas garrafas de no se qué que han aparecido no se donde. Es la costumbre.

Acúsenme de enemigo de la patria, pero contestar a la Comisión Europea que en España sólo quedan 11 vertederos funcionando ilegalmente, porque en 2008 había (inventariados) 42 y se han sellado 11 desde entonces es un ejercicio de irresponsabilidad. Dice mucho sobre cómo se gestiona en el país, genera confianza y demuestra que somos capaces de responder a los compromisos que implica nuestra permanencia a la Unión Europea.

Marca España S.A. en estado puro.

3 comentarios

  1. Es increíble, por muchas cosas que pasen en esté país siempre te pueden seguir sorprendiendo. Me he quedado a cuadros con esa respuesta “fundada, detallada, científica y contrastada”, más propia de un capítulo de barrio sésamo….También seré yo un enemigo de la patria, pero estas “actuaciones estelares” me dan ganas de reír y llorar al mismo tiempo.

  2. Así es Julián. Es bastante triste, pero no es la única comunicación que hace nuestro país en este sentido a los requisitos de información de la Unión Europea. Lo bueno de esta es que se ha aireado en prensa. Supongo que la respuesta final será algo más elaborada, pero si eso es lo que los responsables políticos quieren trasladara Europa será la línea argumental sobre la que le tocará redactar y firmar a alguien. En cualquier caso, los datos publicados sobre gestión de residuos, no sólo en lo relativo a vertederos donde la cosa es más que evidente, no aguantan un análisis en detalle y parece que los socios europeos se empiezan a cansar de ver cómo el dinero público fluye sin resolver los problemas a los que deberían destinarse las ayudas.

    Sobre informes “barrio sésamo” de cumplimiento a la Unión Europea aquí tienes otro ejemplo documentado.

    Gracias por tu visita y comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *