¿Adiós Garoña?

los-peones-y-la-torreDice la prensa que hoy desconectan Garoña, adelantando su cierre. La central nuclear más antigua de España parece caer víctima de la reforma energética. Y digo parece porque no está claro que el anuncio sea definitivo: estamos ante un nuevo pulso, esta vez eléctricas – gobierno.

En este nuevo capítulo los titulares de la central amenazan con el cierre definitivo como respuesta a la normativa que pretende la internalización de parte de los costes de la actividad nuclear, en particular, relativos a la gestión de los residuos radiactivos. Porque parece que, a pesar de estar amortizada, resulta que la central no sería rentable si tuviese que costear la gestión de sus residuos radiactivos. ¿Evidencia de que la nuclear no es ni limpia ni barata?

El caso es que Garoña, por encima del riesgo cierto que supone el funcionamiento de la instalación, se ha convertido en el símbolo de los pulsos políticos en este país. Ecologistas – eléctricas, gobierno – oposición, eléctricas – gobierno,… pero el interés general, el modelo energético o el riesgo nuclear parecen ser elementos secundarios en el debate sobre si hay que cerrar o no Garoña.

En cualquier caso no parece muy sensato mantener activa una bomba de relojería como Garoña en un país excedentario en energía eléctrica, con gran potencial para las renovables y donde modelos alternativos de generación y consumo distribuido podrían ayudar a resolver el problema de la pobreza energética.

En los próximos días veremos quién gana el pulso y qué coste tiene para todos. Porque las eléctricas, como la banca, nunca pierden.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *