El Congreso Nacional de Medio Ambiente será en IFEMA.

La noticia del cierre preventivo del Palacio Municipal de Congresos ha tenido un par de días al sector ambiental con el alma en vilo. El principal evento del sector, el Congreso Nacional del Medio Ambiente (CONAMA), tenía prevista su celebración en esta sede. Ni que decir tiene que el ajustado programa del evento, de convocatoria bienal, estaba encajado al milímetro en un espacio que ha sido el escenario del encuentro durante la última década.

Afortunadamente, podemos felicitar a la organización de CONAMA por haber encontrado una alternativa a tiempo: el congreso se celebrará en el recinto ferial IFEMA. Ahora queda animar y apoyar al equipo que trabaja para que cada uno de los actos previstos pueda ser reubicado adecuadamente, de modo que el congreso transcurra con normalidad. Gracias a ellos podremos decir eso de #yovoyaconama.

Queda un poco de espacio en esta entrada para la reflexión sobre la actuación de los responsables municipales. Con la alcaldesa de la ciudad más sostenible de España a la cabeza. Sí, seguro que hay que agradecerles la reubicación del CONAMA. Y su reciente preocupación por la seguridad. Quizá el Palacio Municipal de Congresos se caiga a cachos, pero parece un poco oportunista tomar medidas como consecuencia de las muertes del Madrid Arena. ¿No podrían planificar el uso del espacio con más tiempo? ¿Es el cierre temporal y preventivo de varias instalaciones municipales una medida de seguridad o una cortina de humo para confundir a la opinión pública y desviar el debate?

Se nos llena la boca de marca España, pero no se nos ocurre evaluar el impacto que causamos con la precipitada noticia del cierre del Palacio Municipal de Congresos en, por ejemplo, los centenares de personas que tienen vuelos y estancias reservadas para participar en el Encuentro Iberoamericano de Desarrollo Sostenible (EIMA). ¿Qué coste tiene la reubicación de los eventos programados en el Palacio Municipal de Congresos? ¿Quién va a asumir esos costes? ¿Están las arcas municipales para financiar el lucimiento personal de la alcaldesa?

Politiquear con muertos es tan poco elegante como pedir dimisiones en los funerales. Quizá sí toca reflexionar sobre la forma en la que determinados incompetentes acceden al poder, gracias a las manifiestas deficiencias de un sistema de toma de decisiones que cada vez representa menos la voluntad popular y una clase política tan poco sensible con la realidad que gestiona.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *