En España, los pañales de un sólo uso no son tan ecológicos como los reutilizables.

NappiesUno asiste perplejo a la forma en que las “redes sociales”, como decía hace unos días uno de El Bierzo, están matando el pensamiento crítico. Hoy la cosa va de un estudio, financiado por una empresa de pañales, que, supuestamente, dice que sus productos desechables son más ecológicos que los pañales reutilizables. La noticia, que no es nueva, corre como la pólvora por las páginas web de las empresas de pañales desechables. Emiten notas de prensa para las agencias de noticias, con las que los usuarios crean enlaces en facebook, twitter o la herramienta social de moda (¿os habéis dado cuenta que he puesto un botón de pinterest debajo de cada entrada del blog?… por si os mola la foto).

Nada de malo, porque está avalado por científicos. Y, como todo el mundo sabe, lo que se demuestra con el método científico va a misa. Pero una cosa es lo que dice el artículo de la Agencia de Medio Ambiente del Reino Unido, y otra muy distinta lo que se publica en las notas de prensa y se divulga por la red. Una estrategia que ya hemos visto, por ejemplo, para vender teléfonos móviles verdes, que no ecológicos. Por no hablar del bosque azul. Y es una triste pena, pero el discurso ambiental en la red está dominado por empresas que nos quieren vender un montón de cosas que no necesitamos como si consumir más fuese a salvar el planeta.

Es lo malo de las herramientas sociales de Internet. No importa el contenido o la calidad de la información. Lo importante es la cantidad y el ruido que hace. Cientos de páginas diciendo que los pañales desechables son tan ecológicos o más (según el caso) que los reutilizables, con el aval de un estudio científico, y tendremos la creencia colectiva de que es así. Entre otras cosas porque miles de retuiteos y “me gusta” no pueden estar equivocados. A pesar de que es mentira.

El estudio incluye dos premisas básicas para que el impacto, medido en emisiones de efecto invernadero, a lo largo del ciclo de vida del pañal, sean superiores para el uso de pañales reutilizables frente a los desechables:

  • Que los pañales reutilizables se sequen en secadora. El estudio se hace en Reino Unido, no sé si la costumbre de utilizar secadora es extrapolable a otras latitudes.
  • Que los pañales de un sólo uso se reciclan. Cosa que no sé si ocurrirá en el Reino Unido, pero en España me da que entre el 15% del total de los residuos que se reciclan no están los pañales. Como mucho unas cuantas botellas de plástico, latas metálicas o papel y cartón, pero dudo mucho que estemos reciclando de forma masiva cosas complejas y sucias.

Adicionalmente, habría que ver qué ocurre con la distribución de costes. De otro estudio, sobre pañales reutilizables como estrategia de prevención de residuos, (igual de científico que el otro) sacamos algunas ideas interesantes sobre los pañales de un sólo uso:

  • Los pañales desechables constituyen, entre los residuos municipales, la fracción no reciclable más importante en peso.
  • Su compleja composición, sumada a los restos orgánicos que contienen los pañales usados hace que su reciclaje sea técnica y económicamente inviable.
  • Los pañales de un sólo uso no internalizan los costes de recogida y tratamiento que implican para la Administración pública, tampoco sus costes ambientales.

Para aclarar algunas cosas sobre qué es más ecológico, el primer estudio dice que, frente a los 550 kilogramos equivalentes de CO2 que producirían los pañales desechables de un bebé durante dos años y medio, empleando pañales reutilizables que se lavasen en lavadoras llenas, sedados al aire y reutilizados para un segundo niño sólo se generarían 200 kilogramos equivalentes de CO2, es decir, unos padres concienciados con el medio ambiente que hagan un uso racional de la lavadora (y de los pañales) generarán un impacto menor con pañales reutilizables que con pañales desechables.

Eso sí, en el estudio, que es la novedad, se reconoce que las empresas fabricantes de pañales están reduciendo el impacto, medido en emisiones de gases de efecto invernadero, que causan al medio ambiente. Pero eso no es suficiente si se pudiera hacer más.

Así las cosas ¿por qué no aplicamos el principio de responsabilidad del productor al fabricante de los pañales? ¿Qué tal un sistema integrado de gestión? o, mejor todavía, uno de devolución y retorno. Que quien los pone en el mercado se encargue de la correcta gestión de los residuos que generan los pañales usados. Porque el precio del pañal desechable se pondría por las nubes y todos utilizaríamos pañales reutilizables. Pero mientras podamos usar y tirar y nos digan que es ecológico dormiremos tranquilos.

Lo último, un consejo: no se fíen de empresas en cuyas campañas publicitarias se dice que, para amortizar el alto precio de sus productos, deben dejar a un bebé 12 horas con el mismo pañal. La caca y el pis irritan la piel. El culo y los genitales son muy sensibles. Y 12 horas son muchas horas. En pañales, como en otras muchas cosas, la calidad no es cara… hagan el estudio de mercado y me cuentan.

6 comentarios

  1. Los efectos virales de la red son eso transmisión de información, la calidad la ponen las personas que analizan y debaten o no la problemática. La noticia referenciada en este post me dejó estupefacto y como otras las introduzco en la red, tal cuales, para evaluar si alguien hace alguna referencia crítica. El autor de este blog ha sido el único por el momento. Es divertido advertir, en la propia noticia, referencias que hacen ver cómo el estudio posee sus sesgos (lo de la secadora es grande!!) y se lanzan este tipo de noticias sin acceso al estudio.

    Las referencias son numerosas y lo más importante, o eso creo yo, es lo señalado sobre la problemática que genera esta fracción de residuo, muy complicada de gestionar. Aquí en esta ponencia se exponen datos sobre esta cuestión (http://www.minidechets.org/pdf/Couches_Forum.pdf) para el caso francés, que incluso apunta que una inversión estatal en pañales reutilizables a los padres franceses, podría ahorrar una interesante cifra de millones de euros al Estado en tratamiento de residuos ¿Esto no es otra forma de reducir déficit público? ¡Ahh no! que la única forma de reducir déficit no es optimizar, sino reducir presupuestos y subir impuestos …. perdonar se me olvidaba esta cuestión, hoy que ha subido el IVA (¡en que estaba yo pensando!)

    Gracias por el post!!

  2. Gracias por tu visita y comentario Eduardo.

    Desde mi punto de vista el problema es la inmediatez impuesta por el modelo de negocio de las herramientas sociales de Internet. No da tiempo a leer ni opinar. Mucho menos a elaborar un contenido reflexionado. Se impone el consumo rápido de información y los usuarios no tenemos capacidad para contrastar cada mensaje en 140 caracteres, especialmente si viene de un amigo en el que confiamos, de un empresario para el que queremos trabajar o de alguien con varios miles de seguidores (de los cuales unos cientos no son más que robots programados para responder automáticamente para conseguir mayor visibilidad en los contenidos de un determinado usuario).

    Estamos convirtiendo Internet en escalada insostenible, e insoportable, de contenidos elaborados para mostrar publicidad contextual. El indicador de éxito consiste en medir quién es capaz de volcar a la red más cantidad de material capaz de rodearse de anuncios. Y, mientras esté escrito en un tono agradable para el lector e incluya palabras clave que posicionen bien el producto o servicio que se quiere vender, parece que todo vale.

    Me da a mi que facebook y twitter contribuyen más a las emisiones de gases de efecto invernadero que a salvar el planeta.

    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *