Adiós a la chicharra.

Septiembre.

Se acaba el verano.

Refresca por las tardes y entre, otras muchas cosas de las que echaremos de menos durante los próximos meses, está el sonido de la cigarra que nos acompañaba en el paseo, recordándonos constantemente la chicharrera que nos hacía sudar sin tregua.

Vienen las uvas, los higos, las moras… Pero se va la cigarra y toca trabajar como hormigas.

Viene el invierno. Un frío y duro invierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *