Gracias por parar el Metro de Madrid.

En la jornada de ayer se deslizó por los medios de comunicación la noticia: 13 trenes del metro fueron parados a eso de las 8:30 de la mañana. Un “sabotaje” atribuido a activistas en protesta por la subida de las tarifas del transporte público. Si realmente fue una acción de protesta, me gustaría dar las gracias a las personas que las llevaron a cabo por tan genial respuesta al abuso que estamos sufriendo todos los ciudadanos a cuenta de las medidas de ajuste para satisfacer a los mercados.

  • Gracias por hacer que salga la presidenta de la Comunidad de Madrid diciendo que no se van a ir de rositas.  Así vemos todos el doble rasero de la misma persona que pretende cambiar la legislación para favorecer la instalación, en el territorio que gobierna, de un turbio negocio, que se movería con dinero negro procedente de la corrupción, y en el que se fomentaría la prostitución, condiciones laborales cercanas a la esclavitud.
  • Gracias por demostrar que las leyes sólo se aplican contra los ciudadanos. La publicidad sobre el precio del metro se consideró engañosa y yo no he visto que se tomen medidas contra ningún cargo político responsable del dispendio de dinero público destinado a implantar en el cerebro del personal una idea falsa para justificar una subida de tarifas inadmisible.
  • Gracias por demostrar que hay mucha gente que no tiene nada que perder: si no tienes empleo, estás embargado por el banco y no has podido formar una familia a cuenta de una precaria trayectoria laboral, la amenaza de una multa económica no parece ser una traba para luchar por aquello en lo que crees. 13 personas han demostrado que pueden hacer algo para llamar la atención y el sistema no tiene herramientas para evitar que vuelvan a hacerlo.
  • Gracias por poner a prueba el código penal: en caso de que realmente se decida aplicar esta vía ¿qué clase de sanción penal se puede exigir a alguien que no ha hecho ningún daño salvo al orgullo político de los mercados?
  • Gracias por demostrar lo poco atentos que están nuestros representantes a nuestros problemas: Todos los días hay gente tirando de los frenos de emergencia y desbloqueando las puertas de trenes del metro en Madrid y todos los días se van de rositas ¿por qué lo de hoy es diferente? Quizá porque normalmente los políticos, desplazándose en esos coches oficiales que pagamos entre todos, no se enteran, no sufren a diario retrasos injustificados de 15 y 20 minutos de los que nadie se responsabiliza
  • Gracias por protestar contra la tarifa: el metro de Madrid es caro, pese a que cada día los usuarios soportan más publicidad ¿donde van los ingresos que generan los anuncios de las paredes, las pantallas, los vagones, incluso el nombre de las estaciones? A ver si investigan eso y publican los resultados, creo que interesa bastante más que la identidad de los que parearon ayer los vagones y, supuestamente, es información a la que cualquier ciudadano debería poder acceder.
  • Gracias por poner a prueba la normativa sobre protección de datos de carácter personal y los derechos al honor y la intimidad ¿cuanto tardarán en aparecer imágenes de las personas que pararon los trenes acusadas de ser violentos antisistema? ¿Entraremos todos en las listas negras?
  • Gracias por demostrar que, a cuenta de los abusos que estamos sufriendo, otro camino es posible. Tal vez en España no tenemos la cultura suficiente como para seguir la opción islandesa. Tal vez no estemos todavía en el extremo de seguir el camino griego. Pero las cosas se están llevando, por parte del poder, a un límite en el que la ciudadanía tiene que responder de alguna manera. La escalada de violencia de los mercados contra las personas está empezando a ser insoportable.

Por terminar, gracias por demostrar que se puede protestar de forma pacífica. Que se puede responder a una situación de expolio. Y que se puede hacer sin hacer daño a otros, ganando la simpatía de los iguales y dejando en evidencia el papel de los políticos, títeres de los mercados, que no nos representan.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *