Construir más hoteles no creará empleo en una región que los cierra por exceso de oferta.

Escuchar las noticias un día como el de ayer deja una idea del nivel de esquizofrenia al que se enfrenta la sociedad en la que vivimos. Podría hablar de las cargas policiales en Valencia, que es lo que me pide el cuerpo, pero vamos a esperar a ver cómo evoluciona. Otra curiosidad de la actualidad es la siguiente sucesión de titulares:

  1. Cierra el hotel “Inglés”, el más antiguo de Madrid, inaugurado en 1886
  2. Aguirre sigue decidida a que Las Vegas se instale en Madrid para crear empleo

En la primera se dice:

En los últimos meses han cerrado cinco establecimientos hoteleros de la Comunidad de Madrid, un hecho que ha sido calificado de “preocupante” por el presidente de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid, Carlos Díaz.

“La debilidad de la demanda en relación a la amplia oferta hotelera sitúan a Madrid a la cola de las grandes ciudades europeas en lo que a rentabilidad de sus establecimientos se refiere”, ha asegurado Díaz en un comunicado.

En la segunda:

La presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, ha dicho que seguirá defendiendo que el complejo de ocio y negocios del magnate norteamericano Sheldon Adelson se instale en Madrid y no en ninguna otra autonomía, porque permitirá que la mitad de los parados madrileños encuentren trabajo en ese lugar.

Vivimos en un estado de aletargamiento tal que ni siquiera los propios periodistas que encadenan las noticias son capaces de hacer un comentario al respecto. A riesgo de convertirme en “el enemigo”, tengo que decirlo: no, construir más hoteles no va a crear empleo en Madrid, región en la que el problema, según el propio sector, pasa por una oferta excesiva frente a la demanda.

Qué bien viene el argumento de los parados y la creación de empleo. Lo mismo sirve para justificar la ubicación de un almacén de residuos nucleares, que para hacer una reforma laboral que arrasa con las conquistas sociales de las últimas décadas. Para descafeinar los requisitos legales en materia de medio ambiente o para desacreditar cualquier manifestación.

Lo bueno es que vamos despertando y hemos aprendido a salir a la calle. Y no hay porras suficientes para detenernos, porque somos el 99%.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *