Algunas dudas sobre si el Almacén Temporal Centralizado solucionará el problema del paro.

El alcalde de Villar de Cañas da palmas con las orejas. Este pueblo de Cuenca, no tan pequeño para lo que hay en la geografía nacional, ha sido elegido por el Consejo de Ministros para albergar el Almacén Temporal Centralizado (ATC), popularmente conocido como cementerio nuclear. Curioso que en una referencia oficial los argumentos para la ubicación de esta instalación son empleo y euros:

La previsión de inversión total es de unos setecientos millones de euros. Para la construcción de las instalaciones se estima un promedio diario de unos trescientos trabajadores durante los cinco años de la primera etapa, con algún pico de hasta quinientos trabajadores.

Al impacto ambiental o las posibles afecciones a la salud no se hace referencia, está feo que, con cinco millones de parados, alguien hable de los posibles efectos para la salud del transporte de los residuos de las centrales nucleares hasta el municipio conquense, su procesamiento y acumulación por los siglos de los siglos, amén. Ante la promesa de 300 puestos de trabajo, con algún pico de 500, han respondido, según la prensa unas 2000 personas. Basta abrir cualquier portal de empleo para ver el doble de canditados apuntados a una oferta de reponedor de supermercado o auxiliar administrativo, pero el sensacionalismo disfraza de éxito esa pobre resupesta:

Ante la avalancha de demandas, el Ayuntamiento de Villar de Cañas ha decidido pedir ayuda a la Cámara de Comercio e Industria de Cuenca, para que colabore en la gestión de los aproximadamente 2.000 currículos enviados toda la geografía española por personas que quieren acceder a uno de los puestos de trabajo que se ofertarán.

Y, por si no se cumple la previsión de empleo o por si acaso no se cubriera con mano de obra local, el Ayuntamiento se lava las manos:

El Ayuntamiento de Villar de Cañas, al no ser el encargado de la construcción de esta Infraestructura, no puede realizar ninguna contratación.

Este documento puede encontrarse en la del Ayuntamiento, en la que, haciendo un alarde de transparencia y participación plural, se enlaza a la plataforma de apoyo al ATC, pero no se mencionan las manifestaciones ni los movimientos contrarios a esta instalación.

Las preguntas, por ir cerrando esta entrada, que empieza a ser más larga de lo normal son:

4 comentarios

  1. Si el problema es el miedo ¿por qué no se realiza una fantastica campaña de educación y concienciación? Tener más cultura científica nos hace más democráticos porque nos permite tomar mejores decisiones.

  2. Buenas Txema,

    Llevamos décadas de lavado de cerebro respecto a la nuclear y sigue siendo polémica y sigue habiendo miedo. Llevamos décadas de democracia y las decisiones siguen viniendo impuestas por los intereses del poder, sin procesos suficientemente abiertos de participación pública.

    Seguramente el ATC es una necesidad y posiblemente existe un riesgo muy bajo de afección a la salud y al entorno. Lo que no entiendo es por qué nos lo tienen que colocar con el argumento del paro y la recuperación económica.

    Si el problema son el paro y la economía, ¿por qué no nos gastamos los dineros en fábricas dedicadas a producir paneles solares destinados al autoconsumo doméstico?

    Saludos y gracias por tu comentario, no me dejes caer en el fundamentalismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *