El metro en Madrid es caro #diseloametro.

Estos días navideños, a demás de las luces y los escaparates, la decoración de Madrid se completa con las reacciones de los usuarios de Metro a la última campaña institucional para convencernos de algo que es mentira. Porque lo cierto, le pese a quien le pese, es que el Metro, en Madrid, es caro. Muy caro. En valor absoluto, relativo y comparado. En Madrid me mata han recogido algunos ejemplos visuales, que van desde la comparativa de los salarios en las ciudades que se proponen en la publicidad de Metro:

 

hasta ratios salario/billete:

Lo más grave del caso no es el precio del billete, que también. No sorprende el burdo intento político de convencer al ciudadano de algo que es mentira. Lo alarmante es que, en tiempo de crisis, Metro de Madrid siga gastando dinero en anunciarse dentro de Metro de Madrid. ¿Cuánto dinero cuestan estas campañas? ¿Para qué sirven?

A la vista de casos recientes de corrupción, sabemos que el gasto público en publicidad institucional favorece enriquecimientos poco éticos. Mientras la Comunidad de Madrid reduce sueldos de profesores, personal sanitario y demás profesionales imprescindibles para mantener la cohesión social, gasta dinero en propaganda, deformando la realidad en contra del interés general. ¿Algún político cree que con carteles publicitarios va a conseguir abstraer al usuario de Metro de los olores de la estación, de los tiempos de espera, de la escasez y deficiencias del servicio…?

Parece que la sociedad no está tan adormecida y la respuesta a esta campaña de desinformación está tanto en Internet, por ejemplo en twitter con la etiqueta hashtag #diseloametro, como en la calle, sobre los propios carteles de la campaña, con todo tipo de comentarios e impresiones de los ciudadanos. ¿Conseguiremos acabar con el abuso de poder ejercido a través de la publicidad institucional?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *