Pequeños grandes logros 15-M

Quizá el logro más importante del “movimiento 15-M” es que, a día de hoy, se siga hablando del 15-M. Conseguir colarse a diario entre las “noticias” y los programas de actualidad del verano es, en sí mima, una gran hazaña. Especialmente si ocurre en directo y no mediante un producto enlatado, el único contenido nuevo y relevante de la parrilla televisiva entre los típicos testimonios sobre termómetros al rojo vivo, plagas de medusas o cremas bronceadoras. Pero conviene recordar que el 15-M, la spanishrevolution, no es únicamente un toque de atención, es una llamada a la acción en toda regla.

El 15-M va más allá de la mera protesta contra una situación económica y social que se deteriora a manos de una clase política corrupta. Detrás de símbolos como la acampada en Sol, y otras plazas de la geografía nacional o las marchas indignadas, hay un motor de cambio: las asambleas de barrio que siguen reuniendo periódicamente, permitiendo a los vecinos que se acercan a ellas charlar de igual a igual, evaluar la situación y realizar propuestas.

Para muchos el movimiento va lento. Hay quien tiene prisa y reclama resultados, sin comprender la magnitud del proceso que se ha iniciado en nuestras calles. Pero, por si acaso, conviene repasar lo que se va consiguiendo:

  • Aprendizaje: entre todos se aprende a participar y a aportar en democracia directa, a tomar la palabra, hablar de igual a igual, proponer y escuchar propuestas.
  • Respeto: con independencia del discurso político y mediático, la indignación sigue en la calle, conviviendo con todos los agentes sociales y, en particular, con las fuerzas y cuerpos de seguridad que, si bien tienen que hacer su trabajo, han comprendido la necesidad de responder de manera adecuada a un movimiento de este calibre: no queda más que escuchar, aunque sea desde el otro lado de la barrera.
  • Atención: desde el primer momento, condicionado por la cita electoral, los partidos políticos han estado pendientes del movimiento. La spanishrevolution ha sabido mantenerse en su sitio, forzando que sean las distintas organizaciones políticas y sociales las que escuchen a las personas e incorporen las propuestas de la calle a su discurso. Supongo que de cara al 20-N se verán cada vez más guiños, desde las distintas partes, aunque sólo sea para conseguir el voto.
  • Reacción social: con gran respuesta para las acciones llevadas a cabo, en particular las que se realizan en colaboración con la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, consiguiendo la paralización de la ejecución de desahucios en todo el territorio nacional.
  • Respuesta del mercado: varias entidades financieras han cogido el guante con propuestas como el aplazamiento del pago de la hipoteca para desempleados, o modelos de hipotecas en las que se incluye expresamente la dación en pago.
  • Información: un movimiento transparente consigue que la información llegue a los ciudadanos, a pesar de la infoxicación de los medios de comunicación de masas. Los blogs y herramientas sociales permiten conseguir información de primera mano sobre lo que está ocurriendo en cada momento, con lo que cada vez es más difícil etiquetar o negar lo que pasa en la calle.

Poco a poco, se está demostrando que las personas podemos conseguir un mundo más justo y que es cuestión de hablar y participar. De no olvidar que los representantes están allí porque les hemos elegido. De ser conscientes de que podemos recuperar el poder delegado en el sistema. De no quedarse dormidos pensando que ya vendrán tiempos mejores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *