Adiós Bankia, hola Triodos.

Me ha costado dar el paso, pero, al final ha sido bastante fácil: no quiero ser bankero. Me conformaría con que no me cobrasen comisiones abusivas por mantener mis ahorros en un lugar “seguro”, ni por pagar mis facturas o disponer de mi dinero. ¿A caso no ganan bastante dinero especulando con él?

Recientemente la caja a la que confiaba mis operaciones del día a día me escribió diciendo que no era un cliente interesante, que me tendrían que quitar más dinero todavía. La otra, la que tenía mis ahorros, también me escribió. Me decía que renunciaba al compromiso con el que me habían ganado como cliente. Las dos gotas han colmado un vaso que ya estaba bastante lleno. Pero lo del anuncio… que se gasten el dinero que me sacan en comisiones en esto… menos mal que hay una versión mejorada que permite entender la jugada:

Así pues, que se fusionen, que se junten, que hagan lo que quieran: yo me voy.

La banca ética y sostenible se merece una oportunidad. Llevan tiempo suficiente operando como para ofrecer garantías. No van a especular con mi dinero de forma que suba el precio de las cosas que necesito comprar. Sí, que tengan pocas oficinas tira para atrás, pero no te cobran comisiones en las 5 primeras transferencias que realices por Internet cada mes. Y, si cada vez somos más clientes en este modelo alternativo, llegará el momento en que puedan abrir más sucursales. Tiene cuentas y depósitos para todos los gustos, ofrecidos por una entidad cuya misión es mejorar la calidad de vida de las personas desde el sistema financiero, ¿utopía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *