Desmontando el Informe Anual de 2010 del Defensor del Pueblo.

Impacto Ambiental de las infraestructuras lineales.Estos días he estado consultando el Informe Anual a las Cortes Generales de 2010 del Defensor del Pueblo. Una interesante lectura para este recién estrenado verano, de la que he ido sacando unas notas que se irán publicando en la Comunidad del Instituto Superior del Medio Ambiente (ISM).

La primera entrega, relativa a consideraciones generales sobre medio ambiente recogidas en el informe de la Defensoría, ya está publicada, disponible para consulta y comentario.

El Defensor del Pueblo plantea que no puede aceptarse que los fondos para paliar o rectificar los impactos de una obra sean considerados como un ‘coste ambiental’, en tanto que el verdadero coste ambiental es la pérdida de masas forestales, de playas, de los valores de la flora y la fauna, de los fondos marinos, de los valores paisajísticos.

Lo dicho, una lectura más que recomendable si queremos tomarle el pulso a la aplicación, por parte de la Administración, de las distintas disposiciones legales en materia de medio ambiente, especialmente ilustrativo en aspectos relacionados con la evaluación ambiental del impacto de las actividades humanas en el medio natural, la aplicación de la normativa de acceso a la información ambiental, los procesos de toma de decisiones con implicaciones ambientales o la justificación de tasas, como la aplicable a los residuos domiciliarios en Madrid capital.

Espero que esos apuntes sirvan para animar a la lectura del Informe y motivar una mayor implicación, tanto de personas con inquietudes ambientales, como de profesionales que vean a diario abusos sobre el medio ambiente. Conseguir un tirón de orejas para aquellos que interponen intereses particulares a la conservación de un patrimonio común, comienza en un gesto tan sencillo como enviar una queja documentada al Defensor del Pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *