La #spanishrevolution a la toma de los barrios.

Ayer estuve en la plaza del Carmen, junto a una gran cantidad de vecinos de mi distrito y de otros distritos en la reunión convocada para hablar de la expansión de la #spanisrevolution a los barrios de Madrid. Salí de casa escéptico y me volví a casa con un sabor agridulce. Escéptico porque en una propuesta que había leído en Internet sobre los lugares de asamblea en los barrios de mi distrito, Ciudad Lineal, no se tenía en cuenta ningún criterio aparente, quedando amplias zonas y lugares emblemáticos sin cubrir. A priori tampoco tendría que suponer un problema, pero el escepticismo inicial dejó un sabor agridulce.

El sabor agridulce porque no me quedó claro si la gente que llevó el peso de la reunión no se había enterado bien de qué va la spanishrevolution, si simplemente tenía afán de protagonismo o si de lo que se trata es de que las asociaciones de vecinos quieren fagocitar el movimiento. Nada en particular, pero la forma de moderar, el lenguaje y otros detalles menores me hicieron sentir bastante incómodo y, a la vista de las conversaciones en el metro, de vuelta a casa, no fui el único:

  • ¿Quiénes somos? En un momento de la asamblea se propuso la necesidad de explicar quienes somos y que queremos. Yo pensaba que somos los que salimos a la calle y queremos lo que pidamos ¿vamos a ir a los barrios a imponer quiénes son y qué quieren?
  • Estructura. En contra de lo que sería una organización horizontal asamblearia, para el distrito de Ciudad Lineal ya se empezó a perfilar una estructura vertical basada en representantes y cargos mantenidos en el tiempo ¿no se supone que eso es precisamente lo que queremos cambiar con el movimiento 15m?
  • Prisa. En varias ocasiones se dijo que las cosas no podían ser así, que habíamos tardado demasiado en tomar decisiones. Una de las claves del espíritu de la acampada de Sol es el aprendizaje. ¿Estamos aprendiendo a utilizar la democracia y nos vamos a imponer la tiranía de la prisa? Prisa mata.
  • Propuestas incoherentes. Algunas de las propuestas que quedaron en el aire van en contra de las recomendaciones que salen de Sol.
  • Despiste. Primero alguien se comprometió a crear una lista de distribución de correo electrónico y pasó hojas para que se apuntasen direcciones de e-mail. Al rato, cuando había gente que había abandonado la reunión pensando que seguiría en contacto con el movimiento gracias a ese listado, se propuso que se creaba una cuenta de correo y que el que tuviese interés escribiese allí, pero que no se pasarían las direcciones de correo electrónico recogidas en papel a ningún sitio.
  • Falta de información. Sí, hay gente que lleva desde mucho antes del 15 de mayo en todo esto. Algunos seguimos lo que se publica en Internet. Pero, constantemente, vamos a tener personas que se acerquen por primera vez, sin tener más información que la que reciben por televisión. Es importante acoger a esta gente adecuadamente y ser un poco más tolerante con los que tienen menos experiencia en lo que a participación se refiere.
  • Pescadores. Un poco cerrando todo, me dió la sensación de que las asociaciones de vecinos habían venido a pescar. En lugar de dar la palabra a las personas, la acapararon he intentaron reproducir, y proponer que se reproduzca en las asambleas del distrito, una estructura asociativa que, ni llega a todos los vecinos del distrito, ni los representa.

En definitiva, creo que tenemos que estar vigilantes, porque corremos el riesgo que lo que no han conseguido varias empresas y organizaciones políticas durante estos días: fagocitar la spanishrevolution y capitalizar el movimiento 15m para sus propios intereses, lo van a conseguir las asociaciones de vecinos.

Para que la spanishrevolution siga creciendo es imprescindible que llegue a todo el mundo, a cada plaza, a cada parque. Que todos las personas tengan la oportunidad de hablar y ser escuchadas, de participar directamente. Demasiada estructura, y movimiento vertical demasiado pronto, acabarán por hacer del 15 de mayo una anécdota que recordar con nostalgia. Las semillas han germinado, pero para la cosecha todavía falta mucho recorrido.

Pescadores. Un poco cerrando todo me dió la sensación de que las asociaciones de vecinos habían venido a pescar. En lugar de dar la palabra a las personas la acapararon he intentaron reproducir, y proponer que se reproduzca en las asambleas del distrito una estructura asociativa que ni llega a todos los vecinos del distrito ni los representa.

2 comentarios

  1. Yo tenía el mismo miedo (el de las asociaciones, y eso que me he involucrado en muchas) y creo que en general la gente era consciente de que en algunos barrios habrá pasado eso en esta primera asamblea. En otros, tranquilo, que no. Ahora se trata de que actuemos como vecinos de nuestros barrios y recordemos en la continuidad de nuestras asambleas que “a viejos problemas, nuevas soluciones” porque las viejas ya no funcionan. Es decir que recordemos a nuestro barrio que esto no es una cuestión de asociaciones sino de personas. Si son inteligentes y realmentedemocráticos lo entenderán.
    No desautorizo la gran labor que ha realizado el asociacionismo en los barrios y en las ciudades pequeñas (y hasta en las aldehuelas), la veo necesaria, pero los colectivos tienen que entender que esto es otra cosa.

  2. Gracias por tu comentario Javito, buena reflexión. Comparto tu reconociendo a la labor del asociacionismo.

    Efectivamente, esto es otra cosa: me gusta la idea de que los barrios son personas, no asociaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *