Debate energético sí, pero… con las personas.

Abro esta entrada para dar respuesta a una pregunta tuitera de @ivanroblesml, en relación a mi última nota sobre el modelo energético.

Si me preguntas “Crees que potenciará la producción de energías renovables en propiedades privadas? En casas por ejemplo? solar, eólica, etc?” la respuesta corta es que creo que no. Básicamente entiendo que la pregunta es en impersonal “¿se potenciará?”. Pero ese “se” no existe. Oculta una serie de agentes que pueden hacer de la bonita promesa del modelo distribuido de producción energética una realidad más sostenible de la que vivimos ahora.

¿Quienes van a potenciar que cada edificio sea su propia central eléctrica? Desde luego no serán las empresas cuyo modelo de negocio consiste en mantener el control centralizado de la producción y la distribución de energía. Tampoco van a ser los partidos políticos, de alguna manera tienen que financiar sus campañas, garantizar la continuidad de los medios de comunicación afines… Sobre lo que cabría esperar de nuestros representantes, esos que cobran pensiones vitalicias en compensación por decisiones tomadas en favor del interés general, mejor una cita recordatorio:

…los ex presidentes del Gobierno José María Aznar y Felipe González, ‘fichados’ por las grandes compañías energéticas Endesa y Gas Natural Fenosa como asesor externo y como consejero, respectivamente, “tuvieron desde sus importantes cargos públicos mucho que ver en el rosario de privatizaciones que enajenaron el patrimonio público, a veces en condiciones muy oscuras. Tras ese pasado, su incursión ahora en el sector privado energético la considero éticamente reprobable”.

Así las cosas, es importante que las personas tengamos voz y voto en el debate energético. Sí, podemos despotricar en tuiter y crear grupos de feisfull en los que ponernos a parir entre nosotros. Argumentamos para demostrar quién es más afín a qué integrismo radical anti o pro nuclear. Pero la conversación debería ser otra: el camino de la autosuficiencia energética está abierto. Y podemos caminarlo, pero necesitamos hacerlo juntos. Las tecnologías para que cada hogar sea su propia central eléctrica están en la calle. Pero son caras y de disponibilidad limitada. Ni los principales agentes económicos, ni el poder político tienen interés en que eso cambie: nos proponen recetas cocinadas según sus preferencias y se las legitimamos con un voto cada cuatro años. Las opciones que están fuera de los intereses de mercado de las empresas que financian el poder y sus medios de comunicación afines no llegan al gran público, no se debaten y, por su puesto, no se subvencionan.

Tenemos claro qué es lo que quieren y están dispuestos a ofrecernos los distintos grupos de poder. El dinero público es un recurso escaso y  debería destinarse al interés general. Empieza a ser hora de que el ciudadano individual se plantee qué es lo que necesita y cómo quiere resolver sus necesidades. Por todo ello, para saber si realmente existe algo distinto de lo que persiguen los grupos de poder y que podamos llamar interés general, tenemos que hacernos preguntas en voz alta y, si es preciso, salir a la calle a gritar las respuestas:

  • ¿Queremos neumáticos eficientes o preferimos molinos de viento y paneles solares en las azoteas de nuestras casas?
  • ¿Queremos mantener el empleo en la automoción basada en la combustión o aumentar la oferta de vehículos eléctricos?
  • ¿Queremos seguir comprando petróleo caro o preferimos producir residuos radiactivos de alta actividad?
  • ¿Queremos viajar más despacio a cambio de más días de vacaciones?
  • ¿Queremos que nuestros funcionarios reciban cursos de Adobe® Photoshop® o que retoquen fotografía con software libre?

…añada aquí las suyas…

2 comentarios

  1. De acuerdo en la generalidad pero discrepando en determinadas cosas, te hago algunas reflexiones un poco “en alto”.
    .-El problema de la financiación de partidos está en la misma ley de partidos combinada con la ley del suelo que hace que personas sin formación se encuentren que pueden recalificar a su antojo, ahí llegan las grandes, entra el dinero parte se lo quedan y parte para arriba. El suelo urbanizado y a correr.
    .- Con el plan de eficiencia energética de edificios para mas de 2.000 edificios públicos, las grandes empresas de servicios (que son las constructoras) ya se ha reciclado y están fichando expertos para ir a por esa actividad. Por qué no si se abre un mercado infinito de particulares a quien montarles las instalaciones? Lo sé, la diferencia está en quien se queda con los beneficios de la venta de energía
    .- El problemón de la dependencia del petróleo lo está acusando el gobierno y estoy seguro que irá hacia actividades que la palíen, independientemente de los inetreses de las grandes.

    ……En fin un placer y a ver si conseguimos activar al ciudadano para que actue en su propia casa, en su ambito de actuación por pequeño que sea.

  2. Buenas Iván, comparto tus reflexiones y me parece que completan el planteamiento.

    Existe un mercado que se empieza a mover y ha medidas legales que encaminan la actividad económica para ir superando la dependencia del petróleo. Algunas medidas, con más o menos éxito, se plasman en la recientemente publicada Ley de Economía Sostenible. Poco a poco se van moviendo las cosas, pero prima el interés de determinados agentes sobre lo que individual o científicamente sería deseable. Técnica y económicamente hay muchas opciones viables. Los ciudadanos necesitamos conocerlas para participar efectivamente en los procesos de toma de decisiones, si es preciso cambiando leyes que creen incentivos perversos en función de determinaros intereses políticos o monetarios.

    La Ley 27/2006, de 18 de julio, por la que se regulan los derechos de acceso a la información, de participación pública y de acceso a la justicia en materia de medio ambiente, es, por ejemplo, una herramienta que nos permite ejercer nuestro derecho a conocer y nuestro derecho a participar ¿La conocemos? ¿Ejercitamos esos derechos?

    El debate es amplio, extenso y con muchos matices, pues adelante, sigamos con ello y hagamos que toda la información disponible, que todas las opciones posibles y deseables se pongan encima de la mesa en igualdad de condiciones… y hagamos que el individuo particular participe en la toma de decisiones.

    Un placer y muchas gracias por tu visita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *