Resaca post conama 10

Ayer se clausuró la décima edición de CONAMA. Memorable. Y yo que me la quería perder… Quizá el hito ha estado en ser el primer CONAMA tuiteado. La web 2.0 y las herramientas sociales ya habían asomado por algunas comunicaciones técnicas y ponencias de ediciones anteriores. En ésta, el salto cualitativo lo ha dado el grupo de trabajo NatuRed, visibilizando esas herramientas en una de las actividades de CONAMA. Tanto la Fundación CONAMA como diversas organizaciones han utilizado feisbuc, blogs y twitter para conseguir visibilidad sobre el CONAMA. Y varios congresistas han volcado en la red sus impresiones sobre las actividades en las que han participado.

En este sentido, el punto álgido y culminante ha sido la presentación de NatuRed. Por un lado, ha generado ruido como para llamar la atención sobre el evento, colocando #CONAMA10 en las tablas que toman el pulso a Internet. Por otro lado, la sucesiva presentación de casos de uso de la red para difundir campañas, ha captado la atención de un sector profesional al que, con todo lo que implica una generalización de este calibre, le está costando incorporar las herramientas de la web social. Sin menospreciar otras intervenciones me quedo con:

  • La de @leila_na, pionera en eso de gestionar comunidades y presencia web institucional. El valor añadido de su intervención ha estado en hablar de contenidos abiertos, que para mí es uno de los valores de la red.
  • La de @rgcolsa por su toque de atención en relación a la brecha digital y a lo que falta por desarrollar para que realmente la promesa de la web 2.0 sea una realidad.
  • La de @molcru que nos ha dejado claro que de lo que se trata es de socializar, invitación a cañas incluida.

Como la web social va de escuchar, enlazar y compartir, me gustaría enlazar con la red de aprendices y compartir el manual que, por mucho que su autor se empeñe en decir que se queda obsoleto, toda persona que se acerque a la web 2.0 debería leer alguna vez. En cuanto a la pregunta impertinente que no lancé a la mesa, por si alguien se anima a debatir: Los mercados son conversaciones, pero ¿las conversaciones son mercados?

Acabado CONAMA 10 estamos en tiempo de CONAMA 11 y promete. CONAMA 9 defraudó un poco, la sensación de crisis tenía el ambiente enrarecido, con la gente intentando nadar y guardar la ropa. Nadie se levantaba de la silla por miedo a que se la quitasen. En CONAMA 10 ya estamos en plena crisis y vamos volviendo a la esencia: se dicen verdades como puños y la gente habla sin pelos en la lengua. Sí, se echa de menos la presencia de algunos agentes en alguna mesa. También se ha echado de menos a quien en ediciones anteriores venía sólo a hacerse la foto. Pero parece que estamos dispuestos a olvidarnos del Medio Ambiente en la forma que se definía en un comentario de este blog recientemente y empezamos a darnos cuenta de que está en nuestras manos cambiar las cosas. Y que eso implica decir lo que nos sale de dentro y no lo que se supone que tenemos que decir. Pero no me hagan caso, igual estoy en plena fase de exaltación de la amistad.

CONAMA 11 promete, porque el listón está alto. Igual, alguna queja se escuchó, el nivel no está tan alto como cuando CONAMA era un club selecto de privilegiados, pero CONAMA ha salido de su Palacio y es un viaje de no retorno. Tal vez el nuevo modelo implique tener una torre del homenaje cerrada a cal y canto. Pero también necesita de una plaza pública donde el ciudadano particular pueda sentarse a participar en la conversación y, por qué no, en la gestión. Y también hace falta un mercado de lana al que acudan pastores trashumantes, mercaderes, juglares y el fisco. No hay que reinventar la rueda una y otra vez. 2.0 mola más que 1.0, pero es lo mismo de siempre, un camino con muchas etapas que recorrer, con pasos intermedios y destinos alternativos. Por un día hemos estado en 1.9, pero yo me vuelvo a 1.5, que allí me encuentro cómodo. Y no requiere pagar tarifa plana de acceso a datos para disponer de wifi 24/7.

No podía cerrar sin el capítulo de agradecimientos. No creo que haga falta poner nombres y apellidos y para no dejarme a nadie aquí va la lista: a los que lo han hecho posible, a los que me han abierto la puerta, a los que lo harían si se lo pidiese, a los reencontrados, a los que se han parado a charlar y a los que saben recibir todo lo que va en un leve arqueo de ceja o un pequeño gesto en la distancia, a los nuevos fichajes, a los clásicos, a los desvirtualizados y a los que quedan por desvirtualizar. Ha sido una semana de saltar de actividad en actividad y de persona en persona disfrutando de cada conversación. Lo pasé bien en conama 10, tanto que sabe a poco, así que estaré pendiente de CONAMA 11 desde hoy mismo. Nos leemos.

PD: una de las enseñanzas que me llevo de CONAMA 10 es que, también en la bici, hay que asegurar bien la carga. Una mala praxis en este sentido hizo que mi pieza numerada de la obra de Raúl Bravo sufriese un descalabro por el camino.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *