Al CONAMA hay que ir en bici.

Del 22 al 26 de noviembre se está celebrando en Madrid la décima edición del Congreso Nacional del Medio Ambiente. Ayer pasé a tomarle el pulso y aquí os dejo unas notas con impresiones variadas. Si habéis llegado buscando información sobre contenidos del CONAMA mejor este enlace.

Sólo tenía la mañana libre y se me pasó petardeando con amigos y conocidos. A penas tuve tiempo para picotear un poco en dos de las actividades del programa. Lo bueno de que en esta edición CONAMA se encuentre con la web 2.0, es que se puede hacer un mejor seguimiento de lo que ocurre en cada una de las salas del Palacio de Congresos. El ruido que se está generando en twitter pone de manifiesto que el evento sigue vivo y tiene capacidad de seguir creciendo. Es una buena noticia, si bien en el apartado de adopción de las nuevas tecnologías cabe destacar algunas de las observaciones que se han hecho en twitter y que ponen de manifiesto que CONAMA sigue sin ser un sarao 2.0 (ni falta que hace): se echa de menos retransmisión en directo y más interacción dentro – fuera. Lo dicho, un pequeño paso que promete recorrido futuro y que está muy a la medida de los que nos encontramos cómodos en el 1.5.

Un paso que ya está superado es la accesibilidad en bicicleta. La edición anterior del CONAMA dejó claro el compromiso con este medio de transporte. Hoy lo que se podría poner en duda es el interés de los asistentes. Esta mañana, soleada y de temperatura bastante agradable, sólo había aparcadas tres bicicletas a la puerta del Palacio de Congresos. ¿Qué nos pasa? Ahora más que nunca, al CONAMA en bici. Mi experiencia, por si anima: el trayecto Ascao – Palacio de Congresos me ha llevado poco más de un cuarto de hora, la mitad de tiempo que me hubiese tomado llegar en transporte público. La ruta es bastante plana si salimos por el eje Hermanos García Noblejas – Arturo Soria y buscamos la calle de Juan Ignacio Luca de Tena.  A pesar de la tirria que los tengo, hoy me he decidido a probar uno de los tramos de acera bici que más funcionales me han parecido hasta el momento: el tramo entre la calle López de Aranda  y el puente de Felipe Juvara. Antes y después, en la medida de lo posible, mejor por la calzada.

Otra cosa que se deja ver en CONAMA es el efecto de la crisis. Era palpable en la edición anterior y sigue acechando en la sombra. Al menos entre los expositores, se nota menos apoyo institucional: los políticos parecen tener otras prioridades a la hora de gastarse los cuartos ¿dónde irán a hacerse la foto ahora?. Aparentemente, el hueco dejado ha sido ocupado por distintas empresas y organizaciones privadas. Sin un flujo monetario importante, un evento como el CONAMA es imposible de mantener con el formato actual. Así pues,  si mi percepción es correcta, la entra de capital privado a sustituir la inversión pública puede ser un signo de madurez bastante esperanzador, sobre todo para los que, como el que escribe, vamos de gorrones por la vida. Al margen de la coña, CONAMA no es una feria y el público está muy segmentado por lo que la presencia de organizaciones privadas demuestra que, a pesar de todo, sigue habiendo algo de interés en la materia.

En cuanto a pichigüilis, la cosa sigue floja, lo que seguro que ayuda a reducir el impacto ambiental del Congreso. Como cosa chula la “calculadora solar – tarjetero – boli” de la Red Española de Ciudades por el Clima o el chubasquero de EMASESA. No es como aquel amarillo que en su día repartió Red Eléctrica, pero es lo que hay. Plantas, que suelen ser el pichi estrella de este sarao, con un poco de suerte, en el expositor de la Comunidad de Madrid atendido por la gente de FIDA. Sí hay mucha literatura, especialmente en los expositores de las Administraciones. Destacable la ocasión para hacerse, en el stand del MARM, con la versión en papel de aquellas publicaciones de la etapa de Ministerio de Medio Ambiente que siempre tuviste en pdf y jamás te atreviste a comprar o imprimir. También me ha llegado, de la mano de Alicia Torrego (gracias por todo), el resumen ejecutivo del informe “Cambio Global España 20020/50. Energía, Economía y Sociedad”. Espero que pronto tengamos disponible para comentar y enlazar el pdf del documento completo, estaremos atentos a la web del Centro Complutense de Estudios e Información Medioambiental.

Y ahora a otra jornada CONAMA, ayer me dejé a gente sin saludar y sin desvirtualizar, a ver si poco a poco…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *