Este blog cumple años.

El 22 septiembre 2007 empecé a escribir en este blog. Quería disponer de un canal de participación en la sociedad de la conversación. Entre las opciones posibles, y tras haber probado otras alternativas, decidí hacerlo con nombre y apellidos. Podría haber continuado con aquel blog “anónimo” que había estado escribiendo desde principios de 2006 pero,  si bien es cierto que estar expuesto es un riesgo, ¿de qué te sirve el anonimato si nadie sabe quién eres?

Desde entonces se han ido juntando 216 entradas  y 442 comentarios. Los números indican que no le dedico demasiado tiempo.  Se sabe que  es más divertido comer pipas junto a un hormiguero. Los datos, posibles gracias a los que estais al otro lado, también reflejan una escasa participación. Supongo que es difícil despertar interés con un blog que salta desde las impresiones del que lo escribe sobre un concierto, hasta un resumen sobre no se que ley de medio ambiente, pasando por un vómito producido por la visita a un portal institucional o el relato de un paseo en bici al curro. Es lo que hay. Podría llevar tres blogs en paralelo separando cada temática, pero no busco ganar dinero con anuncios contextuales.

Tampoco pretendo potenciar mi trayectoria profesional con este blog. Lo que no quita para haber conseguido o reforzado algunos contactos laborales. En este sentido, el balance es positivo. Si he perdido alguna oportunidad por lo que escribo aquí, que es posible, no me he enterado. Otras han aparecido gracias a mi presencia en internet. Lo que no tiene precio es la sensación que se produce cuando una entrevista de trabajo se vuelve humana a partir de alguna pregunta, aparentemente fuera de contexto, relacionada con algo de lo que escribiste meses antes de la cita. “Sí, claro que tengo una opinión personal sobre ese asunto. Y también tengo un criterio profesional sobre como abordarlo si trabajase para esta organización”.

Últimamente lo tengo algo más descuidado que de costumbre. No por falta de ganas de escribir. Estoy atravesando una delicada transición en la que todo lo que diga podrá ser utilizado en mi contra, pero eso es otra historia. Tal vez podría, siguiendo los apuntes de Loretahur, aprovechar el momento para maquear el blog un poco. En cualquier caso, a pesar de alguna entrada tipo Sputnik, espero que, si sigues esto, no tengas la sensación de que aquí se escribe por rellenar.

4 comentarios

  1. Gracias IrA,

    Por cierto ¿”vosotros” seguís estando en internet o ya ni eso?

    Esas entradas didácticas sobre el sistema métrico y tal… se echan de menos.

    Saludos,

    alberto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *