De neutralidad tecnológica y Administración.

“Principio de neutralidad tecnológica y de adaptabilidad al progreso de las técnicas y sistemas de comunicaciones electrónicas garantizando la independencia en la elección de las alternativas tecnológicas por los ciudadanos y por las Administraciones Públicas, así como la libertad de desarrollar e implantar los avances tecnológicos en un ámbito de libre mercado. A estos efectos las Administraciones Públicas utilizarán estándares abiertos así como, en su caso y de forma complementaria, estándares que sean de uso generalizado por los ciudadanos.”

Con demasiada frecuencia, cuando uno intenta acceder a la Administración utilizando un ordenador con software libre se tropieza con errores a través de los que se trasluce la poca voluntad política de incorporar soluciones libres:

“Se ha detectado un navegador que no permite la ejecución de controles ActiveX, Por ello, la posibilidad de firmar tu queja con un certificado personal emitido por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre no estará disponible.”

Ante la queja amarga del ciudadano que no puede acceder desde su ordenador equipado con software libre la Administración lo tiene fácil: “No es posible desarrollar las aplicaciones teniendo en cuenta todas las soluciones libres disponibles“, “El coste de probar la aplicación en todos los sistemas operativos posibles en inasumible“… Pero ¿han probado si quiera con la distribución institucional? resulta esquizofrénico que cada comunidad autónoma desarrolle una distribución linux pero, de puertas para adentro y en el desarrollo de la Administración electrónica, sigan trabajando con software privativo.

¡Claro, el libre mercado! si no hay transacción monetaria, intermediarios, comisiones… no hay mercado. Adoptar software libre es no mercado. Un sistema operativo que está disponible gratuitamente para que el ciudadano lo utilice sin gastar un duro no deja unas estadísticas económicas con las que sacar pecho. Salvo que quieras presumir de ahorro, pero eso es de pobres. Eso por no hablar de la partida en licencias para paquetes ofimáticos, programas gráficos y demás… Sí, la distribución linux autonómica podría cubrir las necesidades del usuario funcionario de un modo barato, pero ¡el dinero público no es de nadie! y tenemos que dar de comer a los que nos mantienen en el poder…  Pues a pasarnos la neutralidad tecnológica por el forro y a utilizar los recursos públicos para defender intereses privados en contra del beneficio colectivo. Al fin y al cabo, todos los ordenadores se comercializan con windows y los programas… ya se apaña la gente para conseguirlos sin pagar.

Para salir en la foto tiene que haber alguien que la haga… y dinero público para financiarla.

¿No tienes un iPad? ¿Qué clase de madrileño eres?

¿No tienes un iPad? ¡asígnate uno!

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *