¿Recuerdas el 18 de julio de 2005?

silencioYo estaba becado por FIDA en un curso de verano. Se seguía con interés la evolución del incendio y sabíamos que había víctimas mortales por las que guardamos un minuto de silencio. Todavía no conocíamos su identidad. Poco después se confirmaría la sospecha: el incendio había segado la vida de algún conocido. Un compañero de la facultad. Julio y yo habíamos coincidido en algunas ocasiones. Como aquella entrevista en el despacho de Rosario Arévalo.

Los cargos políticos se recolocan con facilidad y los técnicos no dejan de ser esclavos de lo que hicieron mal otros, incluso cuando intentan echarle la culpa al retén de su propia suerte. ¿Dimisiones? Para que se hiciese justicia tendríamos que profundizar en décadas de gestión forestal deficiente. Tendríamos que revisar el poder de empresas con la capacidad hacer las leyes a la medida de sus clientes. Organizaciones que cuentan con una cantidad de puestos de trabajo que permite comprar la voluntad de colectivos profesionales. Y que disponen de recursos que silencian pueblos enteros. Habría que analizar una gestión y organización de trabajo tan deficientes que permiten errores imposibles.

Para hablar de justicia tendríamos que devolverle la dignidad a habitantes, hijos y nietos de comarcas que han sido despojadas de su territorio e identidad a golpe de medida compensatoria. Para que se hiciese justicia habría que dar voz a todos los que estaban allí aquellos días. Y aquellas noches. No a los 11 que se fueron, esos ya no pueden hablar. A los que, a pesar de todo, no les acompañaron.

A Julio se lo llevaron las llamas en Guadalajara. Unas llamas que deberían habernos iluminado el camino para luchar contra el clientelismo y el servilismo. El fuego asusta, da miedo, paraliza y hace callar. Tal vez se no consiga justicia. Pero podemos mantener vivo el recuerdo. Y no olvidar.

9 comentarios

  1. Gracias por vuestros comentarios. No es fácil escribir sobre según que temas.

    Manu: cuesta medir las palabras.
    Emilio: subo un enlace a la entrada, me había dejado algo importante. Siempre pensé que caeríamos alguno de los hombres grises que nos pasábamos el día en la carretera, vendiendo sistemas de gestión ambiental de un lado para otro… ya ves… Quería haber puesto un párrafo sobre esa semana de llamadas y mensajes en los foros, pero…

    Un abrazo.

  2. Un abrazo, Alberto. Me acuerdo siempre de vosotros cada vez que las portadas se tiñen de fuego. Y recuerdo siempre ese día, sobrecogido detrás de la cámara que hacía esa foto… y me he vuelto a sobrecoger viéndola ahora en tu blog. Gracias

  3. Gracias por tu visita Ignacio.

    Fue una semana muy intensa, se echan de menos esos cursos de verano… una lástima que este año nos acordemos tanto.

    Todavía tenemos mucho que aprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *