¿Debate nuclear? no gracias, debate energético.

“Cuando confluyen las revoluciones en el ámbito de las comunicaciones y de la energía, todo cambia, incluido el pensamiento de los seres humanos”

Jeremy Rifkin en la entrevista de la Agenda Viva de primavera de 2008

Está de moda otra vez. Todos los días en prensa y televisión el asunto de las nucleares. ¿Son seguras? ¿Ayudan a paliar el cambio climático? Apasionantes discusiones con todo tipo de contertulios, posicionamientos políticos, argumentos alarmistas, razonamientos científicos… Y la diversidad está muy bien. Si abordamos el problema desde la física teórica diremos que la energía nuclear es segura. Si nos ceñimos algún programa político igual hay que descartarla. Si pensamos en las emisiones de gases de efecto invernadero se nos antoja una buena alternativa. Si somos un poco conspiranoicos veremos amenazas terroristas por todas partes… desde luego no es difícil encontrar argumentos para ser antinuclear. Ni para todo lo contrario.

Abordar el asunto energético desde el punto de vista “nuclear sí, nuclear no” es demasiado simplista. Una visión miope. Creo, sinceramente, deberíamos abrir el debate un poco más y plantearnos ¿qué modelo energético queremos? No discutir sólo sobre los atributos de una determinada forma de obtener energía. Tenemos que mirar qué implicaciones tiene en todos los ámbitos. Generación, distribución, consumo…

Estamos en el momento histórico en el que los ciudadanos podemos superar un sistema energético tradicional y pasar a un modelo energético distribuido. Hasta ahora la producción de energía está concentrada. La solución nuclear conseguiría perpetuar un esquema de producción centralizada. ¿Qué implica esto? Pues básicamente que la mayoría de la población depende de aquellos que controlan las centrales desde las que se distribuye la energía eléctrica. ¿Eso es malo? seguramente no. Pero sería bastante mejor si cada cual fuese su propio productor de energía y su economía doméstica no dependiese de los caprichos del sector eléctrico.

A estas alturas de la película sabemos que nuestros hogares podrían ser autosuficientes energéticamente, que los partidos políticos son conscientes de que existen otros modelos energéticos, que ciertos intereses presionan las decisiones políticasEl debate nuclear está superado: un miedo, más o menos irracional, hace que la sociedad tenga una imagen nefasta sobre la energía nuclear. ¿Por qué intentan imponernos que es la solución? ¿Qué impide que la información sobre nuevos modelos energéticos llegue a la calle y las tertulias de la televisión?

11 comentarios

  1. Ahí le das. Reducción del consumo y modificación de las infraestructuras para que sean más eficientes energéticamente. Eso y no renunciar a ningún medio energético que no antente contra el cambio climático, que es el gran problema del momento y del futuro. La energía de fisión nuclear no es la solución, pero tampoco es el problema. La fúsión lo mismo sí es la solución… y tal vez sea un problema en su momento. Lo bueno es que se está desarrollando a través de proyectos internacionales y sería de esperar que cuando la tecnología este madura esté (más o menos) accesible a buena parte del mundo.

  2. Gracias por tu comentario eulez, ampliando miras a la fusión… parece que no tardará mucho en ser una realidad.

    Soluciones hay muchas, seguramente complementarias. Es una pena ver el debate desvirtuado a nuclear sí o nuclear no.

  3. Stoy de acuerdo con Jeremy Rifkin en que cuánto más cerca esté el centro de producción energética del punto de consumo,
    mejor, pues termodinámicamente el proceso es más reversible y hay menos pérdida y más aprovechamiento.
    Ojala en el futuro la mayor parte del consumo fuese así.
    Pegas, cuando estuve trabajando en una consultoría energética, recomendamos he hicimos los planos de instalación para colocar placas solares en la mayoría de las estaciones de servicio de Campsa y estaciones de Adif (Renfe).
    A los 6 meses detuvieron las instalaciones, pues les robaron las placas en unas 3 de cada 4 estaciones que estaban apartadas o sin vigilancia 24h. En García Noblejas, si te fijas, verás que la de Repsol aún la tiene 😉
    Si lo bueno de las renovables es su capacidad de proximidad al punto de consumo, yo aún les veo la pega de que producen poca potencia (y muy variable) para alimentar a grandes industrias o zonas industriales. Y va a ser muy dificil que produzcan esa potencia. (Que una cosa es la energía y otra la potencia). Ahora, para consumo doméstico (que no es poco si no ingente, espero pronto sea así, aunque habrán de rebajar los precios, porque yo pedí presupuesto para instalación solar en mi pueblo y sólo me la ofrecieron para agua caliente y sólo a base de insistir me acabaron dando uno para enería eléctrica, y salía por más de 12000 euros…)
    Ah, y no comparto el dicho de Rifkin: “Cuando confluyen las revoluciones en el ámbito de las comunicaciones y de la energía, todo cambia, incluido el pensamiento de los seres humanos”; pues pienso que es justo al revés: el cambio en el pensamiento del ser humano lleva a las revoluciones, no al revés. Y no creo que sea un sutil detalle, como el “¿qué fue antes el huevo o la gallina?”. Creo que es un gran error esta afirmación de Rifkin.

  4. Gracias por tu aportación Samuli.

    Tal vez, si en la intervención del sistema económico que estamos viviendo estos días, se hubiese priorizado la autosuficiencia energética, dispondríamos de tal número de paneles solares en nuestros tejados que no podrían ser considerados un bien escaso.

    Mientras tanto, creo que los “incentivos a cambiar de dueño” los paneles solares seguirá siendo un factor crítico en lo que se refiere a penetración de energías renovables para autoconsumo doméstico.

  5. Sobre los paneles solares, por lo que he oído son energía “limpia”. Y es que para producirlo se contamina y bastante.

    La pregunta sería, merece la pena fabricarlos actualmente o esperar a tener técnicas de fabricación más limpia.

  6. El concepto “limpia” es bastante relativo. Es posible que se contamine en el proceso de fabricación, instalación y deshecho al final de la vida útil de los paneles solares. ¿Mucho? ¿Poco?

    Comparemos esa contaminación con la que se genera en la obtención, transporte, procesado de uranio, instalación, operación y cierre de centrales nucleares.

    ¿Qué proceso es comparativamente más limpio?
    ¿Qué tipo de contaminación estamos más dispuestos a asumir?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *