Las europeas no son la final de la Champions

Se acercan peligrosamente las elecciones europeas. Hay un festival de blogs hablando del tema. Con la resaca del triplete no es fácil evitar la comparación futbolera, así que me lanzo. Las elecciones no son una final entre dos equipos: para el día 7 de junio podemos votar 35 candidaturas. Interesante oportunidad para  distribuir el poder.

No hace falta ser socio para ir a votar. Y lo bueno de no serlo es que no te debes a una camiseta. Puedes mirar la alineación y decidir si te sientes representado por ese equipo. ¿Esta vez no? Pues busca otra lista. Igual no conoces a los candidatos pero te sorprenden sus propuestas ¿No les vas a dar una oportunidad? Esto no es el fútbol, donde pierde el que menos goles mete. Aquí cada voto cuenta. Lo importante es que se escuche a todos, con independencia de que nuestra opción no sea la que más votos consiga. Las elecciones no consisten en traerse un título a casa para lucirlo hasta la próxima temporada. Con nuestro voto permitimos que alguien nos represente durante los próximos años en instituciones donde se toman decisiones que afectarán a nuestra vida cotidiana.

En el fútbol cuando nuestro equipo no juega nos podemos sentir consolados con la derrota de uno de los dos que participan. En las elecciones esto no ocurre y votar para que pierda un determinado partido puede dejarnos como consecuencia legitimar en el poder a otro cuyas decisiones nos gusten todavía menos. Por eso es importante buscar la opción que mejor nos representa en lugar de ir a votar contra la que más nos indigna.

Sí, los que más títulos acumulan son siempre los mismos. Y menudas fiestas montan. Pero las competiciones más emocionantes son las que ganan los equipos pequeños, esos que ilusionan de verdad y con los que puedes sentirse identificado a pesar de no saber que ni que existían. ¿Por qué no le damos una oportunidad a la política de las personas y nos olvidamos de los partidos?

Créditos: la viñeta es de Mauro Entrialgo, la idea de escribir sobre el tema del grupo politika 2.0 y la invitación a escribir de M@k.

9 comentarios

  1. Gracias por tu comentario M@k.
    Me inquieta que en un ecosistema tan diverso el poder esté tan concentrado.
    En breve veremos si es una inquietud compartida o no, en cualquier caso, es mi inquietud y con ella iré a votar.

    Saludos y gracias por promover la reflexión.

  2. Que el poder esté concentrado es inquietante… en verdad es espeluznante, cierto. Nuestro principal problema.
    A votar, a votar, que para una vez que nos dejan a nuestro libre albedrío. Yo aconsejaría el siguiente criterio:

    “Nadie promete más que el que no piensa cumplir”

  3. Muy bonito, muy bien expresado “distribuir el poder”, pero totalmente alejado de la realidad. Los resultados de las elecciones han sido los de siempre, con la novedad de UPyD, que no es más que un trasvase de votos, probablemente, desde los más de derechas del PSOE y de los menos radicales del PP. No hay distribución del poder porque para que la haya hace falta unas campañas de publicidad y unos medios que la mayoría de la gente no tiene. Tenemos Interné para movilizarnos, pero en España Interné sigue siendo secundario para la mayoría de la gente, a diferencia de países más desarrollados, como Suecia, donde el Partido Pirata ha conseguido un resultado excepcional. Aunque mirando también a otros países más desarrollados, el aumento del voto a la ultraderecha resulta de lo más preocupante.

  4. Tienes razón eulez, a la vista del resultado parece que la mayoría no está por distribuir el poder. Es más, la mayoría pasa de votar.

    Gracias por tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *