escuchando sobre empresa abierta

Ayer no pudo ser “La empresa abierta, competitividad en el siglo XXI”. Una llamada visando a tiempo del percance invitaba a ir hoy a un mano a mano con Julen y Genís, en el “Ciclo Ecoinnovación y el futuro de las economías abiertas”, de EOI. Una clase distinta de gestión diferente, aperitivo del curso sobre EFQM que la próxima semana me hará llegar con un poco de retraso a la conferencia de alorza.

Del evento me han gustado la forma y el fondo. Un diálogo entre los participantes donde los ponentes rompen el hielo y llevan la conversación hasta la siguiente pregunta del público asistente. Con un pinchito previo para no desfallecer con el estómago vacío. Y un cafelito después para posar ideas. Han sido muchas y algunas efervescerán durante algún tiempo en mi cabeza.

Sintonizo con la inquietud de Julen sobre si se ha agotado un modelo. Y pienso que sí. Tal vez estamos ante la necesidad de revisar el uso que hacemos de la palabra competitividad. Hasta hace poco era sinónimo de ganar más. ¿Es momento de asimilar competitividad y sostenibilidad? Julen abría el partido aclarando que, hasta ahora el por qué en la empresa se respondía justificando un impacto positivo en la cuenta de resultados. ¿Es más competitiva la organización que gana más o la que gana lo suficiente para seguir ganando a medio y largo plazo? A título particular  lo tengo claro, estoy acomodado en los límites del subsistir y  dejar que otros subsistan, pero ¿puede eso trasladarse a la empresa?

Además de recopilar algunas ideas sobre los cambios que se están produciendo y que están por venir en las relaciones entre las organizaciones y las personas, la tarde ha dado para descubrir a gente como Jose María Peláez o Tona Pou (yo que creía que lo de las tarjetas era algo aburrido que ya estaba pasado de moda y voy a añadir a mi colección la más chula de todas).

Hoy es uno de estos días en que me siento demasiado joven para resignarme pero demasiado viejo como para no saber lo que quiero ser de mayor, me quedo con la cita de Genís: “Uno hace la carrera profesional con la que la vida le sorprende”.

5 comentarios

  1. Ains… Me da on the nose que hay gente que nunca seremos mayores… No sé todavía si para bien o para mal.
    Viendo lo que vimos tú y yo en ese debate, no quiero ser nunca mayor, no quiero conformarme. Pero claro, ese no es el camino fácil…

    Tienes un email larguíssimo, que lo sepas 🙂

  2. Corrijo: deberías tener un email larguíssimo. No sé si finalmente lo has recibido o no, que la conexión va asín como de cualquier manera… Ains… Ya no recuerdo qué te escribía! 🙁

    Muás!

  3. Gracias por la pista, creo que me acabo de encontrar en el camino… del escepticismo al inconformismo.

    Ya sabes donde me tienes.

    Besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *