Cuidadín con el streaming, piratas.

pirata.

(Del lat. pirāta, y este del gr. πειρατής).

1. adj. pirático.

2. adj. clandestino.

3. com. Persona que, junto con otras de igual condición, se dedica al abordaje de barcos en el mar para robar.

4. com. Persona cruel y despiadada.

Esta mañana la prensa gratuita se preguntaba si el streaming es el futuro de la música digital. El palabro “streaming” se refiere a esos contenidos a los que uno accede, pero no descarga, como, por ejemplo esos sistemas de radio on-line y los vídeos incrustrados en los blogs.

Según leía en el artículo se me venían a la cabeza las dudas razonables, que para la ocasión hago mías, de Jose F. Alcántara en su libro “La sociedad de control”:

¿Quién quiere streaming continuo? ¿Quién les ha dicho a los vendedores que no nos gusta almacenar nuestros contenidos localmente? ¿Acaso creen que las redes p2p sirven para usar y tirar lo que circula por ellas o que no nos gusta tener nuestro reproductor de mp3 cargado de música hasta los topes? ¿Alguien les dijo que no nos gusta leer nuestras revistas o escuchar nuestra música cuando no tenemos acceso a la red?

Como las “medidas anti-crisis” no son suficiente, la cosa va a hora de crear dependencia continua del proveedor del servicio:

Pasar de un modelo de venta a un modelo de suscripción es la mayor de las ambiciones de la industria del copyright; su sueño dorado. Este modelo de suscripción es también conocido como modelo de la jukebox o la jukebox global, en alusión a la clásica máquina de música. En Internet y en la actualidad el modelo de jukebox está encarnado en los sistemas de streaming, en los que se da el tránsito de datos pero éstos no se almacenan, sino que se reproducen en tiempo real y luego se tiran a la basura.

En el modelo de la jukebox, cada vez que queremos oír algo tenemos que acceder a ello de forma remota, hay un servidor que nos transfiere los datos en cada momento y que controla absolutamente la transacción. Si decide eliminar el fichero, ya no tendremos acceso al mismo. ¿Es una ventaja tener que de nuevo una información para volver a acceder a ella? Visto así no lo parece.

Y, a riesgo de parecer pesado, les dejo unas citas selectas de un libro de David Bravo que parece condenado a no pasar de moda, como vacuna a la infoxicación que nos viene:

“La publicidad y el patrocinio deciden los contenidos. Los medios de comunicación tienen que mantener y captar a los patrocinadores que les subvencionan”

“Lo peor de la manipulación es que es contagiosa. Algunos periódicos pueden presentar realidades que son contrarias a lo que su línea ideológica propugna habitualmente solo porque se dejan llevar por la corriente de opinión dominante en el resto de los medios. Al fin y al cabo los periodistas también tienen como mayor fuente de información a los propios periódicos.”

“Hay periodistas que elevan a noticia las opiniones del poder y otros que simplemente han aprendido la profesión leyendo a los primeros.”

“Obviamente es una estupidez, pero no importa porque la información proviene de una fuente fiable que relaja la molesta tarea del contraste.”

“Continúa vigente esa estrategia que se basa en hacer creer que lo que perjudica a un sector privado es en realidad un problema colectivo.”

Por cierto, no me invites a Spotify, en jamendo tengo más música de la que cabe en mi mp3 y de la que tengo previsto escuchar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *