¿te conozco?

Lorena lanza una encuesta en su blog con esta pregunta:

¿Participas en alguna red social donde no conoces a nadie físicamente?

Y no se muy bien qué responder, es más, se me ocurría un comentario outofftopicante del estilo ¿Conocer? ¿en el sentido bíblico de la palabra?

A día de hoy, en todas las herramientas sociales de Internet en las que participo conozco gente físicamente. Incluso hay herramientas en las que todos los usuarios a los que estoy conectado eran previamente conocidos. Pero no siempre fue así.

De un tiempo a esta parte utilizo Internet para comunicarme con gente a la que conozco, pero hubo un momento en el que no era común tener correo electrónico o utilizar herramientas sociales de Internet. Ahora algunos eventos familiares se organizan con ayuda de la red y las fotos se ponen a disposición de los compañeros de viaje por medios digitales. Poco a poco descubres, a base de ser etiquetado en las fotos del colegio, que todas esas personas a las que no mantuviste contacto analógico están al alcance del un golpe de ratón.

En la línea de la reflexión contactos vs interacciones, el correo electrónico siempre ha sido mi favorito. Las herramientas a través de las que más he interaccionado en Internet (con gente que conociese o no físicamente) siempre han sido las listas de distribución de correo electrónico.

Volviendo al asunto de personas que conozco físicamente en plataformas para redes sociales, depende el uso que haga de esas redes. Algunas tienen vocación de ser una lista de contactos multifuncional. La libreta de direcciones del correo electrónico, pero con fotos y apuntes sobre la vida de las personas con las que tengo algo que ver. Una agenda que (a cambio de mi privacidad) no se perderá, para siempre, la próxima vez que me cambien de dueño el teléfono móvil. Aquí cabe todo el mundo: puede que lo único en común sea la curiosidad por aprender a utilizar un programa para hacer música electrónica, la investigación sobre el origen de un apellido común o el haber pasado unos cuantos años en el mismo aula.

Es posible que algún día acuda a algún sarao por la curiosidad de conocer físicamente o por compartir algo de tiempo con gente con la que me relaciono en diferido a través de herramientas informáticas. ¿Eso cuenta como conocerlas físicamente? ¿es muy distinto de una cena de antiguos alumnos que llevan más de una década sin verse? seguro que quedar de forma presencial sirve para hacer química, pero…  ¿por qué invitan a cenar unos tipos cuyo blog leo de vez en cuando? ¿qué relación necesito tener con la persona que desarrolla un software que traduzco a mi idioma?

Como reflexión y para ir terminando, las redes sociales en Internet, para mí, son, básicamente, una herramienta de comunicación. Me dan la posibilidad de mantener contacto con personas (o perfiles, ¿la diferencia importa en según que casos?) con las que, seguramente, no interactuaría de otra manera y con otras con las que normalmente me relacionaré sin necesidad de acudir a esas herramientas sociales. Es posible que algunas de las relaciones que he establecido a través de Internet no tengan sentido fuera de la red. No digo que sean relaciones ficticias o que no jueguen un papel importante. Es sólo que, para un tipo en cuya religión no existe second life, hay muchas formas distintas de interaccionar en first life.

2 comentarios

  1. Lo que quiero plantear en la comunicación es el equilibrio que habrá que lograr a la hora de orquestar el ocio entre el espacio físico y el espacio virtual. Poco a poco, Internet va solapándose a nuestras vidas de forma transversal. Una de las cosas que más lo está notando es el mundo del ocio. Sin embargo, yo no concibo redes sustentadas exclusivamente por la Red. En mantener un justo equilibrio, dependiendo de la actividad, estará la clave del éxito.

  2. Gracias por tu comentario, me ayuda a contextualizar la pregunta para la que no encontraba una respuesta en términos de si / no. Me parecía que todo este rollo que he escrito es demasiado largo para un comentario a tu entrada.

    No es un tema que domine, por lo que, seguramente desde la ignorancia, sí concibo redes sustentadas exclusivamente en Internet (cualquiera cuya única función sea intercambiar información ¿una lista de distribución de correo electrónico?), lo que no se si es tan fácil delimitar esa Red y abstraerla de la realidad física de los individuos que interaccionan en ella (algunos de los usuarios se conocen físicamente, pero no es condición necesaria para participar en la lista de distribución de correo electrónico). Incluso, desde mi visión profana, como decía en la entrada, se me ocurren redes que no tienen sentido fuera de Internet, lo que no quita que tengan una influencia sobre la realidad física del individuo.

    No se si es un ejemplo válido, pero, en el caso del ocio, podría ocurrir que algunos jugadores on-line no tengan interés en interacción física con otros participantes de ese juego. Le dedican un tiempo a ese ocio on-line, participan en una comunidad de usuarios, pero no tienen necesidad de dedicar más tiempo adicional a esa red.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *