Placa madre sólo hay una…

…y la fuente de alimentación la encontré en la calle.

Esta es una historia, algo dramatizada, de reciclaje urbano.

Un buen día de la semana pasada el ordenador de sobremesa de casa decidió no arrancar. Tenía mala pinta. En estos 20 años como usuario de informática nunca me había pasado nada parecido, pero sabía que podía ocurrir. Todo indicaba que se había quemado la fuente de alimentación. ¿Las causas? Tal vez demasiadas ampliaciones para un ordenador de más de 10 años. Que si tarjeta de red inalámbrica, que si otro poquito de memoria ram. Donde antes hubo un lector de CDs ahora hay una regrabadora de DVD más un DVD a secas y lo que fue un disco duro ahora son dos…

Parecía que con Ubuntu la cosa iba más ligera, pero claro, las palizas que le meto con el Hugin pueden haber sido la puntilla. Demasiado trabajo para un equipo, que por no ser fotótrofo, quimiótrofo, ni autótrofo de ninguna otra forma, se alimenta a través de un cacharro que coge la energía eléctrica de la red, la transforma y la rectifica (o algo así) para que sea útil para el metabolismo del ordenador.

Llevaba un tiempo planteándome la posibilidad de cambiar de máquina. Sustituir el cansado AMD de finales del siglo pasado por algún cacharro con microprocesador de varios núcleos. También es cierto que últimamente había oído hablar de sistemas operativos eficientes que podían alargar la vida útil de mi viejo equipo informático. Pero las dudas me asaltaban ¿será realmente la fuente de alimentación? ¿sólo la fuente de alimentación? si me hago con una nueva compatible con esta antigualla ¿podré utilizarla para montar otra máquina basada en las tecnologías del presente?

Busqué otra CPU que llevaba años acumulando polvo en algún rincón. Había quedado relegada al olvido, pero allí estaba, esperando paciente su momento de gloria. Un horizonte repleto de posibilidades se abría de la mano de un destornillador de estrella. Vamos a ver qué fuente de alimentación tienes… una totalmente incompatible con el otro ordenador. Mi gozo en un pozo. Aquella fuente de alimentación no se podía acoplar en el equipo para el que necesitaba el repuesto. El enchufe de la placa madre era distinto y el interruptor no se adaptaba a la carcasa. Tampoco veía la forma de montar los componentes del ordenador averiado en la caja de aquel 486 DX2. ¿Qué tendrá este disco duro?

Y para colmo de males, otro problema de compatibilidad. El teclado y el ratón no me sirven. Dos generaciones de conectores separan mis periféricos actuales de aquel ordenador y su maravilloso botón que permitía elegir entre 33 y 66 megahercios como velocidad de procesador… Pedí presupuesto para un cacharro nuevo. Que no sea lo último del mercado, pero que me permita olvidarme del hardware durante una temporada.

Pero la solución al problema estaba en la calle. Un día llegando a casa del trabajo vi la caja de un ordenador tirada junto al contenedor amarillo. Estaba allí, abierta, posiblemente de una patada. Asomaba una flamante fuente de alimentación. Tenía una nueva misión, corrí a casa a por el destornillador de estrella, debía ser más rápido que el hombre que suele pasar a esas horas buscando chatarra.

Cuando volví, dispuesto para la acción, el cacharro seguía allí. Solté los cables, quité tres tornillos… faltaba uno ¿indicativo de que las circunstancias que llevaron a este equipo a su situación actual era la misma que quería solucionar con esa pieza? La mirada furtiva de algún viandante me hizo sentir como un ladrón. Pero rápido encontré un argumento para justificar esta forma de actuar. Sí, es cierto que los residuos en la calle son propiedad del Ayuntamiento y está muy feo hacer uso privativo de los recursos públicos. Pero como mi intención era la reutilización, aquella fuente de alimentación no se podía considerar un residuo, por lo que estábamos en uno de esos vacíos legales de la normativa ambiental, por una vez a mi favor.

Volví a casa, limpié un poco la fuente de alimentación, enchufé…. ¡funciona!. La desenchufé, la limpié algo mejor y la monté. No acopla especialmente bien en la caja, pero cumple su función… 200W frente a 250W de la que he tenido que sustituir… todo indica que no durará mucho. Sí, está claro que la solución no pasa ningún examen de seguridad, pero… es provisional. Para tranquilizar mi conciencia desenchufo un DVD redundante y tal vez alguna cosa más que ha caído en desuso.

El disco duro del 486 DX2, aquella reliquia, tenía… menos capacidad que un CD, sí, creo recordar que había hecho una copia de seguridad del contenido cuando el ordenador pasó a la reserva… aquí está.

Antes de que deposite los restos en el punto limpio, ¿alguien necesita algún tornillo?

4 comentarios

  1. conchale vale dejen algo interesante en esta pagina, clara aparte de esto no en este dia necesitaba el acoplamiento de la targeta madre y no lo encontre en esta pagina sera que para la proxima la pueden colocar si plis, ah y zorri si eri sus sentimientos ok visista mi correo y si quieres podemos chatear esto es con el dueño de esta pagina te espero ok.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *