empleo ambiental contra la crisis

La fuente es una nota de prensa del Ayuntamiento:

“Nueve proyectos de infraestructuras hidráulicas con una inversión de 200 millones de euros que van a suponer la creación de 6.000 nuevos puestos de trabajo. Esta es la forma que tiene el Ayuntamiento de Madrid de luchar contra la crisis económica, y así lo ha explicado hoy el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, durante la presentación de estas iniciativas que mejorarán la red de saneamiento, la de agua regenerada y el sistema de depuración de la ciudad.”

No está mal que en tiempos de disminución del consumo y de intervencionismo, las inyecciones de liquidez al sistema se hagan por la base. Utilizar el dinero público para crear empleo (o subir los salarios mínimos) me parece bastante mejor que regalarlo.

Los beneficiarios (al principio o al final) siempre son los mismos, con una pequeña diferencia: si el dinero entra por la parte baja de la pirámide, tiene que recorrerla entera hasta llegar a los que están arriba. Inyectar la pasta en la cúspide esperando que cale algo a los que están abajo me parece bastante ingenuo y, sobre todo, una medida que poco o nada puede reactivar el consumo doméstico, al menos el de inmensa mayoría de la población que no es familia de promotores, constructores, bancarios y allegados.

Adicionalmente, la inversión en infraestructuras ambientales nos puede ayudar a mejorar el estado de nuestro entorno. El beneficio para la población no es sólo monetario, también puede repercutir en la mejora de su calidad de vida. Bastante evidente en el asunto de la depuración de aguas residuales. ¿Es el momento de acelerar la ejecución del Plan Nacional de Calidad de las Aguas?

No soy experto en materia económica, pero me voy a permitir el lujo de apuntar otra obviedad. Si hemos decidido que es el momento de intervenir el sistema con nuestro dinero público ¿qué tal utilizarlo para crear empleo? ¿qué tal fabricar cosas que puedan tener demanda y satisfacer necesidades que la población necesita cubrir?

Parece evidente que no hacen falta más viviendas nuevas ni más coches de lujo. ¿Por qué no reconvertimos las factorías que cierran en plantas para la producción de energía solar? ¿Tanto cuesta?

“invertirán 4,7 millones de euros para la construcción de una fábrica de paneles de energía solar fotovoltaica”

Pues eso, contra la crisis, la inversión en medio ambiente puede ser una forma de rescatar puestos de trabajo y capacidad económica familiar. La autosuficiencia energética también liberaría recursos monetarios que podrían ser invertidos en compras navideñas. La duda que me asalta es ¿la película va de eso o de otra cosa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *