al CONAMA ¿en bici?

Ya sabes, “el reto es actuar“. Una de las propuestas del Congreso Nacional de Medio Ambiente es acudir en bici:

“La entrada del Palacio de Congresos está a unos 300 metros del Anillo Verde Ciclista.
Salida Avenida de los Andes – Avenida Europa, Glorieta S.M. Juan Carlos I.

Hasta aquí todo bien. Esos 300 metros suelen tener un tráfico bastante hostil, pero las amplias aceras de la zona y la presencia de semáforos en todos los cruces ayudan a salvar la distancia sin riesgo: ánimo.

El problema viene después. Cuando lleguemos al Palacio Municipal de Congresos ¿dónde dejamos la bicicleta? Las barandillas en las que he apoyado la mía para hacer las fotos tienen otra funcionalidad, que pueden perder si se llenan de bicicletas candadas. Los mástiles de las banderas, en un sitio tan protocolario, no se si se prestan…

En la Avenida de la Capital de España Madrid los aparcabicis brillan por su… escasez. Lo que aparece en la foto de la izquierda tiene pinta de ser uno, de capacidad bastante limitada ¿habrá más plazas en el aparcamiento? No tengo ni idea.

Dudo que la falta de estos elementos en las proximidades del edificio sea por motivos de seguridad. Cualquiera que quisiese atentar contra un evento celebrado en su interior podría meter un coche bomba hasta la cocina, por la fachada principal y sin más limitación que la falta de acreditación. Un aparcabicis podría ser la frontera estratégica entre el edificio y la calzada.

Tampoco creo que sea por falta de espacio, ni en esta acera, ni en el bulevar frente al edificio ¿lo utiliza mucha gente para pasear? El sábado por la mañana parece que no.

¿La capacidad de convocatoria, los contactos y el presupuesto que mueve el evento podrían dotar de este elemento al Palacio de Municipal de Congresos?

Tampoco le vendría mal algún aparcabicis a la sede del Área de Gobierno de Seguridad y Movilidad, que, a la vista de la web del CONAMA, seguramente será origen de algunos desplazamientos hasta el Palacio de Congresos ¿qué medio de transporte será el elegido?

De todas formas, la falta de espacio adecuado para dejar la bicicleta puede que no sea el factor más determinante a la hora de tomar una decisión sobre la forma de llegar hasta aquí.

Tanto la buena presencia, interpretada como perfume artificial cubierto de traje de chaqueta, como la cuenta del taxi en la partida de representación comercial, serán dos de los factores que apartarán a muchos de los asistentes de este medio de transporte.

Lo confieso: no se si acudiré en bici. Pero si te encuentras la que aparece en las fotos es que no estoy muy lejos.

En cualquier caso, una idea trasnochada podría ser facilitar, con la acreditación de congresista, bicicletas baratas para los cientos de personas que se desplazarán hasta Madrid con motivo del CONAMA. Supongo que una parte importante de los asistentes estarán alojados a menos de dos kilómetros del Palacio Municipal de Congresos. Igual alguno viene con una plegable en la maleta, pero la mayoría seguramente acudirá a la cita sin su bicicleta. ¿Por qué no prestarles una durante la semana? (siempre la pueden alquilar, claro está).

Una vez concluido el evento la inversión en bicis podría servir para que otros se beneficien de futuras infraestructuras municipales, con independencia de la capacidad económica de sus padres: la existencia de carril bici no es suficiente para que todos vengamos en bici al cole.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *