2.0 es demasiado rápido

Nací en la frontera. Sí, es cierto que la tecnología me adoptó bastante pronto, pero no soy nativo digital.

Tal vez por eso 2.0 es demasiado rápido para mí. No es que no me hubiese dado cuenta antes, es que ahora (with a little help of my friends) me da menos vergüenza reconocerlo.

Así que me quedo, si es que llego, en el 1.5 que nos mostró Genís Roca hace algún tiempo y del que vuelve a hablar últimamente con motivo de la crisis.

Este regreso al futuro se basa en una lista (a medio hacer) de principios básicos de supervivencia:

– dejar de leer y comentar notas de prensa redifundidas a través de blogs cuya principal misión es la de conseguir impresiones de anuncios y páginas vistas

– desengancharme de las fuentes rss de los, anteriormente gurús altruistas del amor libre, que ahora se autoproclaman profetas de la salvación eterna

– no acomplejarme por participar en conversaciones que ocurrieron tiempo atrás

– ni de escribir de forma crítica o impulsiva cuando toca

– recordar (sólo muy de vez en cuando) que la transparencia no cotiza igual en todas partes

mirar a la ola de frente (para verla llegar, aunque no pueda evitar que me pase por encima)

– escuchar, compartir, enlazar y merendar

En resumen, que a mis 30 tacazos tengo demasiadas cosas pendientes en 1.0 como para seguir el ritmo 2.0.

Ya me pondré al día… o no.

5 comentarios

  1. Desconozco el dígito que te corresponde. Quizá sea 1.4, quizá 2.0, quizá 18.5… lo que sí comparto profundamente es la actitud. Creo fervorosamente que precisamente la actitud es uno de los factores determinantes. Conozco gente en grandes corporaciones de la misma manera que conozco autónomos y freelances. Conozco gente muy competente en lo digital y otros que labran surcos para plantar patatas. Y es la actitud de unos u otros la que me hace sentir confortable y me hace creer en el futuro. Conozco nativos digitales con una actitud insoportable, y otros que apenas tocan lo digital con una actitud abierta, curiosa, flexible, optimista, colaborativa… que comen y dejan comer y son amigos de sus amigos.
    Desconozco el dígito que te corresponde, como desconozco el que me pueda corresponder a mi. Pero me siento cómodo con la actitud.
    No se si somos 2.0, pero lo que es seguro es que somos dos.
    Saludos !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *