IHOBE, me tienes negro

No sé si toca la canción de Juanes o la de Loquillo. El caso es que llevo la camisa negra. Y te voy a contar el porqué. Si no te interesa mi vida déjalo aquí: esta es una de esas entradas que si se piensan dos veces no se publican.

Desde el principio de mi carrera profesional he mirado con buenos ojos a IHOBE. No sólo por ser un chiringuito en el que apetecía buscar trabajo. También por promover curiosas y ejemplarizantes iniciativas ambientales que parecían llamadas a convertirse en el camino a seguir. Su mítico listado de empresas con sistemas de gestión ambiental certificado fue un clásico para la consulta… cuando se podía consultar. Resulta que “La Misión de IHOBE como entidad consiste en mover a la acción a todos los agentes de la Comunidad Autónoma del País Vasco para lograr una correcta actuación medioambiental“. Palabras clave: “entidades” y “País Vasco“. Ciudadanos del mundo: abstenerse.

La primera decepción fue ni me acuerdo ya cuando. Desde que soy consciente de su existencia, IHOBE edita interesantes publicaciones, al menos en lo relativo a la gestión ambiental en la empresa (que venía siendo lo que me gustaba llamar “lo mío“). En cierta ocasión se me ocurrió la feliz idea de solicitar copia en papel de una edición de distribución gratuita. No voy a reproducir la respuesta, tendría que buscarla en algún volcado de seguridad de principios de la década y remover la mierda no es mi deporte favorito. En cualquier caso, la palabra clave de aquel correo electrónico era “Madrid“.

Este fin de semana Julen me recomendaba la consulta de una publicación disponible en la web de esta entidad. No pude descargarla porque había que ser usuario registrado. Para colmo de males, navegando con Firefox instalado en Ubuntu, el botón “aceptar” del formulario para darse de alta en la web no estaba activo.

No me gusta hablar de mi trabajo, pero, hasta la fecha y con todas sus limitaciones, tiene algo que ver con indicadores ambientales. Decidí que consultar el Ecobarómetro vasco era benchmarking y que lo haría en horario laboral, desde “mi” ordenador en casa del cliente de mi jefe. Uno de esos PCs que funcionan con aplicaciones con un mayor margen de mercado.

El formulario de alta en la web solicita datos incómodos de rellenar para una persona que consulta una publicación por “iniciativa personal” en casa del cliente de su jefe:

Entidad” ¿qué pongo?

es necesario indicar la entidad en la que desempeña su labor profesional. Del mismo modo, los datos personales solicitados corresponden a datos profesionales y en ningún caso a datos personales.

Pero… ¡si soy yo mismo con mi mecanismo! Resultado:

“Este mensaje ha sido enviado por un sistema automático. Por favor no respondas a este e-mail directamente.
Sr. Alberto Vizcaíno / Entidad.

Con fecha 15/09/08 10:36:39 solicitó a través de www.ihobe.net su alta como nuevo usuario de nuestra web.

Lamentamos informarle que su solicitud no ha podido ser aceptada debido al siguiente motivo:
Sus datos son erróneos. Si lo desea, efectúe nuevamente su registro en nuestra página web: www.ihobe.net

Reciba un cordial saludo
Gestión usuarios ihobe.net”

Menos mal que durante el tiempo que he estado como “usuario temporal” he podido descargar literatura institucional para un rato… IHOBE, nos volveremos a ver en el próximo saqueo… si es que no me tienes en la lista negra (y si no también, ya veremos como la rodeamos).

Por supuesto, también podría haber buscado el documento en la web del Departamento de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio del País Vasco, pero… qué aburrida sería la vida si no pasasen estas anecdotillas.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *