Regar, golfear y el uso recreativo del agua

golf ¿uso agua recreativo?Ante la amenaza de sequía, en zonas con restricciones para determinados usos del agua o en casos de acuíferos sobre explotados, llama poderosamente la atención que los campos de golf se sigan manteniendo verdes. ¿Acaso no hay una legislación que regule la utilización del agua?

La verdad es que sí. En una realidad geográfica donde el agua escasea y está mal repartida, tanto en el tiempo como en el espacio, la normativa establece un orden de preferencia a la hora de asignar agua a distintos usos. De modo general, es orden es el siguiente:

Abastecimiento de población.

Regadíos y usos agrarios.

Usos industriales para producción de energía eléctrica.

Otros usos industriales no incluidos en los apartados anteriores.

Acuicultura.

Usos recreativos.

Navegación y transporte acuático.

Otros aprovechamientos.

La cuestión radica en ponerse de acuerdo en las diferencias entre regadío y recreo. Al parecer, regar un green no deleita a nadie.

“Regar un campo de golf no divierte a nadie”. Usar el agua para mantener el mullido césped de los ‘green’ no tiene nada que ver con un uso recreativo de este elemento vital, porque el operario que riega las hermosas praderas no se deleita en ello.

La polémica se justifica en que para disponer del volumen de agua necesario para mantener un campo de golf necesitas extraer del dominio público hidráulico un volumen de agua para el que se requiere una concesión administrativa. Ésta se otorga para un uso concreto y, salvo excepciones, no puede cederse a terceros. Así las cosas, asimilamos el césped de un campo de gol a una huerta, nos ponemos a regar sin mover muchos papeles y nos dejamos de líos. Ya se sabe:

lo baila el promotor,

lo paga el ciudadano,

lo baila la administración

y esto es un secano.

golfea, glofea…

Desde la entrada en vigor del Real Decreto 1620/2007, de 7 de diciembre, por el que se establece el régimen jurídico de la reutilización de las aguas depuradas, el riego de campos de golf es uso recreativo, al menos en lo relativo a los criterios de calidad para reutilización de las aguas.

Ahora nos queda esperar a ver qué clase de uso es el riego de campo de golf cuando las aguas, en vez de ser regeneradas procedentes de depuración, son de aguas de primera utilización…

Madrid, 15 de mayo, 2008, San Isidro, labrador.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *