Categorías
Consumo sosteniblePersonas

Ni llamadas perdidas, ni buzón de voz

Me vas a perdonar, pero no voy a responder ni tus mensajes en el buzón de voz, ni las llamadas perdidas.

telefon i contestadorTengo desactivado el servicio contestador de la línea de teléfono fijo, pero de vez en cuando me avisa de que tengo mensajes nuevos. Mensajes a los que no puedo acceder, ni con la inestimable ayuda de los teleoperadores sobre los que suelo descargar mi frustración. Sí, vale, ellos no tienen la culpa, yo tampoco, así que se acabó. Creo que se trata de una estrategia de ventas: casi todas las llamadas al servicio de ¡atención al cliente! acaban con ofertas de productos y servicios que no me interesan y que seguramente no estaría dispuesto a contratar.

Pero el miedo a perder un mensaje no me va a hacer picar. No voy a activar el contestador, ni el buzón de voz del móvil. Si es urgente intentarás hablar conmigo varias veces y te cobrarán en consecuencia. Pero yo seguiré igual de ocupado y sin poder atenderte. Escribe un mensaje y cuando pueda te contesto. O un correo electrónico. Hay muchas formas de ponerse en contacto con un fricazo como yo. No hay tanta diferencia entre registrar tu intento en una grabación verbal o en un documento escrito. La inmediatez, sí, pero es que estoy ocupado.

Con las llamadas perdidas me pasa lo mismo. El número no está en la agenda y no se quién es. Lo mismo es un amigo que ha cambiado de número, o que desapareció de la tarjeta del móvil aquella vez que me lo cambiaron de dueño. Tal vez era un comercial que me enzarzará en una estúpida discusión para tratar de venderme algo que no necesito. Pero me hará perder el tiempo y el dinero del establecimiento de llamada. Igual simplemente es alguien que se equivocó. Disculpe… unas moneditas a la hucha de la operadora de telefonía…

Algunas veces busco en internet, por si el número de teléfono desconocido me lleva hasta alguien. ¿Sería una oferta interesante? ¿una proposición indecente?… Si les corría tanta prisa ya será tarde de todos modos. Yo no podía saber que me necesitaban o estaban interesados en mí. Se pierden muchos trenes al día, pero no se puede estar en todas las estaciones a la vez.

6 respuestas a «Ni llamadas perdidas, ni buzón de voz»

Sin ninguna duda, es una de las mejores formas. ¡Aunque cuidado! ¡¡Normalmente en la venta se es (casi por rutina) muy impertinente!!

Gracias por tu visita y comentario Eduardo, intentando vender sistemas de gestión ambiental en mi más tiernos inicios profesionales es como descubrí que si realmente tienes interés en hablar con alguien por teléfono le llamas 15 veces al día hasta que te lo coge. Igual es un estigma, pero esa idea me acompaña en mi forma de entender las comunicaciones telefónicas.

[…] También aprendí que para hablar con alguien puede ser necesario realizar varias llamadas. No importa las veces que tengas que insistir a lo largo del día. Ni los días que tengas que seguir insistiendo. Varias veces al día el pretendido interlocutor puede estar comunicando o ausente. Incluso alguna más puede pedirte que le intentes localizar más tarde. Pero con un par de decenas de intentos diarios, antes o después, se establece la conversación. Incluso si estamos ante un maniático que no devuelve llamadas perdidas ni escucha los mensajes del buzón de voz. […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.